Series

La Casa del Dragón y el gran problema que se encontraron los reyes Targaryen en Poniente

La dinastía estaba acostumbrada a casarse entre hermanos, pero eso era muy mal visto en los Siete Reinos.

Durante 300 años, la dinastía de los Targaryen gobernó los Siete Reinos de forma ininterrumpida. La Casa del Dragón, la nueva serie de HBO Max narra precisamente algunas de las historias que vivieron los monarcas de esta familia antes de los acontecimientos acaecidos en Juego de Tronos. Desde Aegon El Conquistador, los reyes sucesivos tuvieron que enfrentarse a un problema que les generó más de un disgusto: su costumbre de casarse entre hermanos.

Los Targaryen eran señores del dragón, pero no se encontraban entre las únicas familias que se subían a lomos de estas bestias. Originarios de la antigua Valyria, como los Velaryon y los Celtigar, ni siquiera eran los más poderosos de entre los jinetes, pero sí lograron sobrevivir a la maldición de Valyria. Seguidamente, se trasladaron a Poniente, se convirtieron en señores de Rocadragón y se hicieron con el trono de los Siete Reinos.

Pugna entrega la monarquía y la Fe

Cuando Aegon El Conquistador se sentó en el Trono de Hierro, su casamiento con su hermana no provocó zozobra, pero sus descendientes iban a mantener una continua pugna con la Fe. Para conservar pura la sangre del dragón, era costumbre el casamiento entre hermanos, algo inconcebible en los Siete Reinos. Algunos reyes consiguieron que el Septón Supremo apoyara su causa, pero otros religiosos denunciaron sus prácticas e incluso se llegaron a producir reyertas y batallas por esta cuestión.

“La cuestión del matrimonio incestuoso se cocía a fuego lento bajo las cortesías”, dice el libro Fuego y Sangre en el que se basa La Casa del Dragón. “Aunque los septones supremos que ocuparon el cargo durante el reinado de Aegon nunca se pronunciaron en contra del matrimonio del rey y de sus hermanas, tampoco lo declararon legítimo. Para los miembros más modesto de la Fe, como los septones rurales, las Hermanas Sagradas, los Hermanos Mendicantes y los Clérigos Humildes, seguía siendo pecaminoso que el hermano yaciera con la hermana y que un hombre se casara con dos mujeres.

La Casa del Dragón, Juego de Tronos
Daemon Targaryen en La Casa del Dragón.

Un problema demasiado recurrente

Maegor, que fue uno de los reyes más sanguinarios de los Targaryen, no dudó en desposar a varias mujeres, una de ellas Rhaena Targaryen. Durante su reinado, el monarca desafió a la Fe y se enfrentó a ella de forma abierta. Por eso, cuando el príncipe Jaehaerys lo sucedió como soberano, la regente —su madre— y la Mano del Rey trataron de impedir a toda costa que se casara con su hermana Alysanne. “¡Maldecirán vuestro incesto desde las Marcas de Dorne hasta el Muro, y todos y cada uno de los hijos devotos de la Madre y el Padre os denunciarán como pecadores que sois”, dijo sel septón Mattheus al entererse.

Mattheus, uno de los candidatos a Septon Supremo, hubiera sido un claro opositor si se hubiera alzado con el cargo. Sin embargo, los reyes maniobraron y manipularon las votaciones para que nunca fuera elegido. Poderoso caballero es don dinero.

La Casa del Dragón, Juego de Tronos
Jaehaerys y su hermana y esposa Alysanne Targaryen.

La Casa del Dragón se estrena el 22 de agosto en HBO Max. La primera temporada no arranca desde la época de Aegon el Conquistador, sino más de un siglo después de que los Targaryen se hicieran con el Trono de Hierro.