BeTech: noticias de tecnología

ENERGÍAS RENOVABLES

Las calles del futuro en Barcelona: Aceras solares para generar energía renovable

Una prueba piloto instalará 50 metros cuadrados de suelos con pavimento generador fotovoltaico capaz de generar energía.

0
Las calles del futuro en Barcelona: Aceras solares para generar energía renovable

El mundo (casi) entero depende en exceso de la Electricidad. Es tan evidente que un mero apagón de 1 hora en una zona determinada de una ciudad provoca el caos. La necesitamos para todo, pero contaminamos y gastamos demasiados recursos en generarla a la par que no echamos cuenta en otros que nos ayudarían.

Por suerte, la conciencia social está cada vez más centrada en las energías renovables. Tenemos fabricantes creando camiones solares para cuánto ahorran en combustibles fósiles; baterías de nanodiamantes para móviles que nos ahorrarían el tener que poner a cargar el dispositivo; trenes con pilas de hidrógeno como alternativa al diésel; gotas de lluvia que iluminan cientos de bombillas; gimnasios que crean su propia electricidad, etc.

Aceras fotovoltaicas

Pero es en Barcelona donde vemos la que puede ser la guía de las calles del futuro, porque en la Ciudad Condal preparan una prueba piloto consistente en un pavimento solar capaz de generar energía eléctrica por sí solo. La instalación de 50 metros cuadrados, situada en la plaza de las Glòries, generará 7.560 kWh/año, que supone el equivalente al consumo anual de 3 hogares.

Una comisión se encargará de monitorizar en tiempo real la prueba para para controlar la eficiencia del sistema, evaluará los resultados y analizará la idoneidad de reproducir la fórmula en otros puntos de la ciudad. Pero, ¿cómo funciona este pavimento?

Pavimento generador de energía solar

Se trata de un vidrio altamente resistente y antideslizante conectado a módulos fotovoltaicos y cableado que verterá la energía a la red general. El pavimento tendrá un uso doble, ya que mantendrá su función de espacio de tráfico. La iniciativa responde al objetivo global de ciudad de cambiar el modelo energético para contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, un 50 % en el año 2030 respecto a 1992, y para que la ciudad sea neutra en carbono en el año 2050.

Según el diario The Guardian, Barcelona ha contribuido con 30.000 euros al coste del proyecto, mientras que el resto corre a cargo del fabricante. La viabilidad del proyecto se evaluará al cabo de seis meses. "Tendremos que evaluar el desgaste porque, obviamente, no es lo mismo que poner paneles en un tejado, aunque sean muy resistentes", dice Eloi Badia, responsable de emergencia climática y transición ecológica del Ayuntamiento de Barcelona.

Este tipo de infraestructuras generadoras dentro de la propia ciudad están vistas más como una ayuda que como una fuente principal, por lo que para alcanzar el estado ideal de ‘cero emisiones de gases’, las aceras fotovoltaicas y otros como paneles solares en techos de edificios deben combinarse con “parques solares y eólicos fuera de la ciudad”, según Badia. Aunque sin duda su utilidad parece muy alta.