Pensando en el futuro

Nintendo Switch, ¿el camino a una nueva versión OLED y 4K?

Tras cuatro años en el mercado, diferentes reportes adelantan que Nintendo ya trabaja en un rediseño que mejore las características del actual modelo.

Nintendo Switch ha cumplido este 3 de marzo cuatro años en el mercado. La plataforma híbrida, que consta de dos modelos actualmente —el tradicional con Joy-Con y Nintendo Switch Lite—, alcanza hasta el pasado 31 de diciembre 79,87 millones de unidades vendidas en todo el mundo. La pregunta ahora es qué viene después y cómo se puede mejorar lo visto hasta ahora en una consola original de 2017.

Pantalla OLED, resolución 4K, mayor diagonal de pantalla…

Bloomberg ha publicado en la madrugada de este jueves un reporte donde adelanta los posibles planes de Nintendo para 2021 con pantalla OLED y salida a TV con resolución hasta 4K. Ante la llegada al mercado de nuevos componentes y el abaratamiento de costes de otros antes impensables para ajustar el PVP de la máquina, el medio norteamericano revela que Nintendo ha acordado con Samsung la producción de nuevos paneles OLED de 7 pulgadas y una resolución de 720p, la misma que los actuales miembros de la familia, a razón de un objetivo de producción de casi un millón de pantallas al mes a partir de este mes de junio.

Nintendo Switch
Nintendo Switch y Nintendo Switch Lite; esta última, opción solamente portátil.

Con esos plazos, las pantallas en cuestión empezarían a despacharse en julio a ensambladoras, iniciando así una cadena de producción con el objetivo puesto a una posible presentación de ese rediseño a finales de 2021. Tanto Nintendo como Samsung han declinado comentar el reporte de Bloomberg.

Fuentes cercanas a la noticia explican el porqué de estas decisiones recientemente conocidas. Actualmente, Nintendo Switch apuesta por un panel LED tradicional, mientras que este nuevo modelo con OLED —diodos orgánicos de emisión de luz— permitiría, si se mantiene la misma resolución, un menor consumo energético, mayor contraste de color, como PS Vita (Sony, 2012), que ya usó este tipo de pantallas de led orgánico, y un mejor tiempo de respuesta en comparación con los paneles táctiles actualmente en circulación. En concreto, se habla de paneles OLED rígidos, menos flexibles pero más baratos que los que utilizan smartphones actuales de gama alta y media alta.

Nintendo declaró el pasado mes de febrero que Switch está en la mitad de su ciclo de vida y que planean extender su éxito durante los próximos años. Ante la posibilidad de nuevo hardware, aseguran no tener nada previsto a corto plazo, pero “siempre estamos haciendo análisis técnicos y de mercado”.

¿Qué mejoras incluiríamos en una nueva Nintendo Switch?

Batería: la duración de la batería debe aumentar. Actualmente, con una capacidad de 4310 miliamperios, deja resultados que oscilan entre las 2 y las 5 horas de autonomía en modo portátil, tal como se analizó con más de 50 juegos de la consola. Se antoja por tanto necesario un aumento en el tipo de batería o la implementación de una con más mAh sin que ello afecte el grosor. Otra forma de mejorar la autonomía es utilizando un SoC que haga mejor uso del sistema operativo y no consuma tanta energía.

Peso: otra de las solicitudes más plausibles. Con los Joy-Con acoplados, Nintendo Switch pesa 398 gramos, algo que se hace algo excesivo para algunos jugadores con manos pequeñas. Una forma fácil de aligerar el total sería a través de la tablet, donde con otro tipo de materiales se ganaría entre un 20% y un 30% sin mucha complicación. Más aún si es cierto que la nueva pantalla sería más delgada y ligera.

Almacenamiento interno: este punto es casi una necesidad determinada por el propio mercado. Actualmente tenemos 32 GB. Son numerosos los juegos de third parties que requieren de una descarga adicional para poder ejecutarse, ya que la capacidad actual de los cartuchos (32 GB o 64 GB en algunos casos) es insuficiente. Dado que hay juegos que pesan más de la memoria de almacenamiento interno actual, se hace casi imprescindible comprar una tarjeta microSD adicional. ¿La solución? Al menos 64/128 GB de almacenamiento interno de base en el futuro con posibilidad de ampliación mediante microSD –como hasta ahora–.

Mayor aprovechamiento del frontal: el modelo actual de Nintendo Switch presenta marcos negros muy pronunciados alrededor de la pantalla de 6 pulgadas de la consola. Si Nintendo no quisiera aumentar el tamaño del panel para respetar los DPI –dado que la resolución no aumentará­–, al menos se reduciría el tamaño de la consola, que con un mismo tamaño de pantalla ocuparía menos espacio. Esto tendría un efecto colateral, y es que al ser un producto de menor altura afectaría también a los Joy-Con, que no serían compatibles entre diferentes modelos. Este punto es complicado. Bloomberg apunta a un panel de 7 pulgadas para el modelo de Nintendo Switch para 2021.

Bluetooth y antena WiFi mejorada: Conectividad. Aunque Nintendo Switch cuenta con una antena capaz de tomar señal de 5 GHz, lo cierto es que el rendimiento Wifi no es óptimo, o no tanto como otros dispositivos portátiles del hogar como smartphones actuales o consolas de la competencia. Es necesario que la consola mejore este aspecto y permita distanciarse más del router; asimismo, un dock con puerto Ethernet de serie no estaría nada mal para no tener que pasar por caja comprando adaptadores. Del mismo modo, Bluetooth permitiría conectar auriculares inalámbricos.

Diferentes colores y pestaña trasera: otra de las peticiones más sugeridas, aunque en este caso fuese algo más secundario: el color. Es especialmente común en Japón ver los modelos de las consolas portátiles de Nintendo con una amplia gama cromática para elegir; desde negros pasando por blancos, rojos, verdes, azules… Por ahora solo hemos tenido cambios en los Joy-Con y en ediciones temáticas limitadas. Asimismo, se puede aprovechar para endurecer la pestaña trasera no vendría nada mal.

Joy-Con con cruceta: este punto no tiene por qué esperar hasta un rediseño de Nintendo Switch para producirse, pero no cabe duda que sería un incentivo de compra más. Actualmente no tenemos una cruceta tradicional sino un esquema de cuatro botones para la dirección; esto dificulta la comodidad en juegos del género de lucha, entre otros, así que puede ser cuestión de tiempo que esta petición se materialice.

Referencias | Bloomberg