Lore

Assassin's Creed: Valhalla | Orígenes de la Orden, mitos y realidades de la saga

Ubisoft juega con los diferentes períodos históricos para crear historias de ciencia ficción, a las que infunde empaque a través de la mitología y de personajes reales y ficticios.

Asesinos y Templarios, dos órdenes antagónicas que sin embargo tienen mucho en común. En la ficción de Ubisoft, ambas hermandades nacieron en el mundo antiguo, concretamente en Egipto, aunque en épocas diferentes y con nombres distintos. Las crónicas cuentan que la Orden de los Antiguos fue fundada por el faraón Semenjkara en el año1334 a.c.; el gérmen de los Asesinos, la Orden de los Ocultos, surgió más de un milenio después, en el 47 a.c. Así se los conocía todavía cuando Eivor tomó el hacha de guerra para invadir las tierras inglesas en Assassin's Creed Valhalla, la entrega más reciente de la saga. La búsqueda de las reliquias de los antiguos dioses se entrelaza con la mitología clásica, hasta constituir un totum revolutum rico y complejo.

¿Existió la Orden los Asesinos?

Jean de Joinville, persona de confianza del rey francés Luis XIV, hablaba de un grupo perteneciente a una siniestra orden, cuyos miembros se infiltraban en la corte y asesinaban a reyes y a otros miembros de la sociedad. Cuando “el viejo de la montaña salía cabalgando, le precedía un pregonero que portaba un hacha danesa con un largo mango forrado de plata en el que se habían fijado numerosos cuchillos. Mientras caminaba, el hombre decía continuamente a gritos: 'Apartaos del camino de aquel que tiene en sus manos la muerte de reyes'”. Ubisoft se basó en estos asesinos para construir el lore de la marca, un culto que adquirió tono de leyenda porque eran temidos por los hombres más poderosos de aquella era.

Assassin's Creed Valhalla
Eivor en Assassin's Creed Valhalla.

El libro Los Asesinos: Leyenda y realidad histórica de la secta secreta del islam medieval, escrito por W.B. Bartlett, cuenta que los Asesinos vivían en realidad en las fortalezas de las montañas de Siria, desde donde se abalanzaban contra el enemigo. “Eran expertos en el arte de congraciarse con su futura víctima y ganarse su favor. Podían esperar durante meses antes de intentar llevar a cabo su misión, mostrándose durante ese tiempo como buenos amigos hasta que llegara el momento propicio en el que la víctima bajara la guardia”. En Assassin's Creed, los protagonistas también son unos maestros del engaño. Se ocultan en las sombras para llevar a cabo su misión, que por lo general concluye en un asesinato. Los juegos clásicos introdujeron numerosos elementos para jugar con el sigilo y salir airoso de las situaciones más comprometidas, entre los que se encuentran inventos e ingenios de todo tipo.

Los hassassin reales surgieron en Irán, durante las guerras religiosas que enfrentaron al mundo cristiano y al Islam en las cruzadas. La fecha, según el libro antes mencionado, se sitúa en el siglo XI aproximadamente. “Poco después de que Mahoma, el gran profeta fundador del islam, muriera en el año 632, se desencadenó una encarnizada guerra civil que escindió el mundo musulmán en diversas facciones. Varios siglos más tarde, una de estas, la de los chiíes, se fragmentaría a su vez y surgiría un grupo conocido como los ismailíes”. Con los años, se produjeron nuevas escisiones, que terminaron constituyendo un nuevo grupo, los nizaríes, los herederos de los Asesinos.

La derrota de los hassassin

Su destino cambió para siempre debido al conflicto con el imperio mongol, un pueblo que consiguió derrotarlos, aunque no sin esfuerzo. “Cuando los nazaríes se vieron confrontados con la imposible marea mongol, uno de sus castillos resistiría frente a lo inevitable durante diecisiete años, hasta que cayó por fin en 1270, o alrededor de esa fecha. El hecho de que este asedio se mantuviera durante un período tan largo pone claramente de manifiesto el temor que este movimiento infundía entre sus enemigos, que insistieron durante tanto tiempo para que el castillo sucumbiera”. La destrucción de los hassassins fue prácticamente total, pues solo sobrevivieron en pequeñas comunidades. Sin embargo, esa perseverancia, unida a su fama de asesinos profesionales, mitificó su figura.

En la saga de Ubisoft, tanto Templarios como Asesinos continúan existiendo en el mundo contemporáneo; en la realidad, la Orden del Temple desapareció después de que el papa Clemente V la suprimiera tras una conspiración urdida por el rey de Francia, Felipe el Hermoso. El soberano, acuciado por las deudas, pidió un préstamo a los Templarios, pero estos se lo denegaron. Como consecuencia de ello, fueron acusaron de sodomía y de pactar con el diablo, por lo que las condenas a la hoguera se produjeron después de saquear todos los bienes de la orden (que en parte fueron a parar, por supuesto, a los bolsillos del monarca francés). Lo curioso es que el gran maestre de los Templarios pronunció una especie de premonición antes de arder en las llamas. “Las últimas palabras del gran maestre fueron dirigidas al rey y al papa. Afirmó que debido a la injusticia que se había cometido ambos rendirían cuentas ante Dios antes de un año. Clemente V murió al cabo de apenas un mes, y el rey Felipe el Hermoso en el mes de noviembre de ese mismo año”, sostiene el libro Templarios: Del origen de las cruzadas al final de la Orden del Temple.

Assassin's Creed
El papa Clemente V.

¿Siguen existiendo los hassassins en la actualidad? Si los imaginamos como en Assassin's Creed o como en la época medieval desde luego que no. Lo que queda es una corriente religiosa nizarí que todavía se puede encontrar en países como Siria, Yemen o Pakistán. Son unos 15 millones y están liderados por el imán Aga Khan.

De vuelta al pasado, resulta interesante analizar las influencias de las que bebía el primer Assassin's Creed. Después de repasar la historia del culto real, se puede entender por qué el equipo de Patrice Désilets optó por esa ambientación. Altaïr era un miembro de la Orden de los Asesinos que vivió en el siglo XII, es decir, en la época de la Tercera Cruzada. Habida cuenta de que los hassassins operaban en aquellos tiempos, los desarrolladores tomaron esa base veraz y la introdujeron en un título de ciencia ficción. Antes nombrábamos al viejo de la montaña, un personaje histórico que no aparece directamente en Assassin's Creed. Con todo, sabemos que Hassan-I Sabbah, que así se llamaba en realidad, figura en los códices (ficticios de AC) como el primer mentor de los Asesinos Sirios. Se le atribuye la frase que ha sido utilizado como lema de la Hermandad en el videojuego: “Nada es verdad, todo está permitido”.

Los personajes históricos han sido un elemento crucial en todas las entregas de la saga. A lo largo de todos estos años hemos conocido a Leonardo da Vinci, el papa Borgia, George Washington, el rey Luis XVI de Francia, la reina Victoria, Charles Dickens, Julio César o los hijos de Ragnar Lothbrook, entre otros muchos. Esto ayuda a entretejer una historia que mezcla realidad, ciencia ficción y mitología, construida sobre un lore propio.

Assassin's Creed
Leonardo da Vinci en Assassin's Creed: La Hermandad.

Antes de la Orden de los Asesinos y los Templarios

Con Assassin's Creed Origins, Ubisoft abrió las puertas a una nueva fórmula jugable. Al estar ambientado en una época anterior a la propia fundación de la Orden de los Asesinos, algunas de las mecánicas clásicas desaparecieron. Algo parecido ocurrió con Odyssey, pues la narración se sitúa cronológicamente antes que la aventura protagonizada por Bayek de Siwa. En cambio, Assassin's Creed Valhalla recupera estos elementos de antaño y los integra dentro de las nuevas mecánicas RPG. Es por ello que el sigilo social, uno de los grandes olvidados, ha regresado en esta entrega, al igual que la hoja oculta.

Resulta interesante el modo en el que Ubisoft ha retratado al pueblo vikingo. Muchos de los tópicos clásicos de la fantasía vikinga están presentes. Son guerreros formidables y feroces, asaltan los monasterios cristianos sin ningún rubor y no dudan en actuar si ello supone acercarse más a su objetivo final: morir en batalla para alcanzar el Valhalla. Eivor, el personaje principal, mantiene una pugna en su interior, una dualidad que marca todos sus pasos. Por un lado, desea la gloria personal para acercarse a los dioses; por otro, como líder del Clan del Cuervo, rubrica un compromiso con el resto de su pueblo. Confían en él para que los lidere y para que establezca un asentamiento permanente y duradero en Inglaterra. No es posible lograr ambas metas solo con la guerra, de ahí que Ubisoft haya introducido la diplomacia. Eivor negocia con otras partes, se alía con los cristianos y hace todo lo necesario para completar su tarea. Como personaje, contrasta completamente con Ivarr El Deshuesado, un hombre que solo vive para la batalla y que desdeña la diplomacia.

En entrevista con MeriStation, el productor de Assassin's Creed Valhalla, Julien Laferriere, recuerda que el dios Loki es la deidad del engaño, de modo que los vikingos también se valían de triquiñuelas que nada tenían que ver con el hacha de guerra. De ahí que la fórmula del sigilo social encaje bien en esta ambientación: . “El sigilo social se diseñó teniendo en cuenta cómo evolucionas dentro del país, en un contexto en el que la gente es hostil hacia tu persona. La capucha y las masas se convierten en una herramienta, de forma que no eres fácilmente reconocible”, comenta.

Assassin's Creed Valhalla
Assassin's Creed Valhalla.

¿Existen los dioses en Assassin's Creed?

En Assassin's Creed, sobre todo en las entregas más recientes, los dioses y la mitología han cobrado relevancia. Pero ¿existen los dioses en el universo de la saga? La respuesta es negativa. En la segunda entrega, Ezio Auditore le formula una pregunta a Minerva: “¿Sois dioses?”. Y responde: “No, no somos dioses, simplemente llegamos antes”. La Primera Civilización, también conocidos como homo sapiens divinus o isu, era una raza avanzada que poseía 6 sentidos en lugar de los 5 de los humanos. Ellos fueron los que crearon a las personas, aunque estos terminaron volviéndose contra sus creadores. Ni el Fruto del Edén, construido para controlarlos, evitó la extinción de esta poderosa raza. El principio del fin se inició cuando Adán y Eva robaron la Manzana del Edén, una acción que provocó una guerra entre los supuestos dioses y los seres que ellos mismos habían creado. Diezmados tras la batalla, finalmente desaparecieron del mundo, aunque algunos seres de sangre mixta todavía caminen entre los hombres.

Los dioses, al fin y al cabo, terminaron siendo constructos sociales que surgieron de la incapacidad del ser humano para comprender: “Varios mitos usan diferentes nombres, pero todos ellos se refieren a figuras de la civilización isu. Por ejemplo, Juno era mencionado como Uni por parte de algunos pueblos y Hera por otros. Minerva fue luego denominada Mera y Merva. A Júpiter se le llamó también Tino”, se lee en The Codex. Luego hubo algunos humanos con sangre mixta, herederos de los isu y con poderes especiales. Su legado siguió desarrollándose con el avance de la humanidad.

Assassin's Creed Valhalla

Assassin's Creed Valhalla es una nueva entrega de la saga de aventura y acción histórica a cargo de Ubisoft para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series X y Stadia ambientada en la era vikinga. Ponte en la piel de Eivor y lidera a tu clan desde los gélidos páramos de Noruega hasta un nuevo hogar en los exuberantes campos de la Inglaterra del siglo IX. Funda tu asentamiento, conquista esa tierra hostil cueste lo que cueste y gánate un lugar en el Valhalla. La Inglaterra de la era vikinga es una nación fracturada, plagada de ruines señores feudales y reinos en guerra, pero bajo ese caos yace una tierra rica e indómita que aguarda a que alguien la conquiste.

Assassin's Creed Valhalla