FUT FIFA 21: 4 mejores formaciones y tácticas de Ultimate Team

Ultimate Team requiere no solo encontrar un buen grupo de jugadores, sino lograr la formación ideal. Os contamos nuestras recomendaciones desde la pizarra.

FIFA 21 se mete de lleno en el principio de la temporada 20/21. El simulador de EA Sports no logra esquivar el bache de la presente edición. Eso sí, este año tendrá otro cartucho que gastar a través de la nueva generación. PS5 y Xbox Series X recibirán su propia versión amoldada al hardware que les acompaña; si das el salto, podrás hacerlo sin coste adicional.

Como parte de nuestra guía detallada, hoy seguiremos profundizando en los aspectos alrededor de Ultimate Team. En especial, los engranajes en la trastienda que todo manager debe realizar. Os contaremos las 4 mejores formaciones y tácticas en FUT de FIFA 21.

Formación 1: 4-3-3 (4)

El 4-3-3 por antonomasia, pero relegando el protagonismo a las bandas por encima del esquema básico. La variante 4 permite que los laterales conecten en química con los extremos. Las bandas se refuerzan con la sinergia complementaria entre ambos lado del terreno de juego. El lateral defiende y sube, mientras que el extremo intenta desmarcarse y cubrir la salida de su compañero en caso de realizar una pared.

En esta formación debemos insistir en lograr que el centro del campo juegue en sintonía con los 3 de arriba. Perdemos músculo defensivo, es cierto, pero lo ganamos con una fuerza arrolladora sin igual. Colocad mentalidad rearme rápido y disfrutad de la velocidad del tridente.

Formación 2: 4-1-2-1-2 (2)

Cada vez se ven menos rombos en el mediocentro del fútbol moderno. Sin embargo, FIFA nos permite cumplir nuestros sueños de calcio defensivo sin olvidar que aquí hemos venido a marcar más goles que el rival. Todo el peso del juego se centra en la composición de los cuatro pivotes mediocampistas. Buscaremos tener un ancla en el MCD, amasar la posesión con los dos MC y buscar el desmarque oportuno del MCO hacia ambos delanteros.

Un mediocentro ofensivo con gran estadística de regate y pase es esencial para llevar a cabo esta técnica. No necesita el mayor ritmo, eso se lo dejaremos a las dos referencias arriba; lo que sí debemos buscar es un buen cerrajero que cierre la salida del balón en caso de contraataque. La defensa debe contar siempre con este seguro de vida.

Formación 3: 3-4-3

En FUT hay reglas no escritas. Una de ellas parece ser que siempre hay que jugar con cuatro atrás. Mentira. Si algo hemos aprendido es que el fútbol es de los futbolistas, los guerreros que hay en el campo. Con tres centrales atrás serás un muro de contención frente a aquellos extremos veloces. El objetivo es tomar el balón, ganar en posesión y esperar con paciencia los pases filtrados.

Como podéis comprobar en la imagen aquí debajo, no tendremos MCD, sino que los mediocentros clásicos estarán acompañados de extremos reconvertidos en las bandas, quienes acompañarán a los extremos reales. Jugadores como Joaquín IF o incluso Marcelo cumplen esa función. Con cuatro acompañando es más fácil entrar en el remate de los balones colgados.

Formación 4: 4-4-2

Con el 4-4-2 tendremos una mentalidad similar a la del 3-4-3, solo que con la seguridad que ofrecen los dos medios defensivos. No existirá un enganche hacia la delantera, como ocurre en anteriores formaciones, pero la química entre el lateral, medio en la banda y delantero será total. Buscaremos un juego desde las bandas, con ambas bandas protagonizadas por jugadores que sepan tratar bien al cuero. El ritmo lo buscaremos en los dos puntas, que se ofrecerán al pase corto hacia el centro mientras que su compañero ya busca la diagonal.

¿Sirve un mediocentro ofensivo como defensivo? Podría suplirlo en un equipo sin alternativas; tened presente que perderá 1 punto de química. En cualquier caso, pese a lo difícil que puede resultar cubrir las posiciones MD y MI, extremos o mediocentros puros pueden hacer el trabajo a la perfección.