Tokyo Mirage Sessions #FE Encore
Tokyo Mirage Sessions #FE Encore
Carátula de Tokyo Mirage Sessions #FE Encore

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore, análisis Switch

¿Alguna vez has soñado con subirte a un escenario? Tokyo Mirage Sessions #FE Encore te ofrece la posibilidad de vivir en propias carnes lo que se siente al ser un héroe de masas, tanto por tus habilidades al micrófono como empuñando una espada celestial.

Cuando Iori Yoshizuki (co-protagonista del manga de Katsura I’’s) ejerce como modelo en su primer trabajo estando aún en el instituto, aparecer en bañador dentro de una revista para hombres supone un vuelco en su vida. La fama, el estatus que le otorga dentro de su clase y el no saber realmente si lo que hace es lo correcto, muestra a todas luces que algo no va bien.

El fenómeno Idol en Japón, con grupos tan conocidos como Momoiro Clover Z o AKB48, suelen estar unido a una gran cantidad de merchandising, elementos relacionados con las canciones, rimbombantes conciertos en directo, fotografías para revistas de todo tipo y una audiencia que van desde la adolescencia hasta la madurez: efectivamente, hay muchos seguidores que se acercan a los cincuenta años.

En Tokyo Mirage Sessions se abordan estas inseguridades, al ponernos en la piel de un grupo de jóvenes que desean ser estrellas, y también surgen las dudas cuando las sesiones de fotos subidas de tono o los anuncios de refrescos en bañador empiezan a protagonizar las ofertas de trabajo que llegan hasta la agencia Fortuna: el miedo a la crítica o el fracaso se acrecentan. Es una pena que todo ello se edulcore y no se apueste por una visión algo más cercana a la realidad de Japón (trasladado con más fuerza hoy en día a Corea del Sur), siendo simplemente temas que sirven de hilo conductor de la trama principal del juego: los Mirages más peligrosos de la Idolesfera están absorbiendo el talento de la humanidad, para concluir su maléfico plan en pos de gobernar ambos mundos.

Pese a ello, quedando en este aspecto por debajo de producciones como Persona 5, resulta sorprendente cómo la fórmula utilizada en Tokyo Mirage Sessions #FE Encore —data de 2015, fecha de lanzamiento inicial del juego bajo la premisa de un crossover entre Sin Megami Tensei y Fire Emblem— sigue estando a la altura de las circunstancias. Pues este JRPG, pese a que puede echar para atrás a más de uno por la temática J-Pop sobre la que se sustenta, tiene muchas de las virtudes que nos hace amar juegos como los de la saga Persona, y algunos matices de Fire Emblem que, lejos de interferir en las mecánicas de juego, otorgan un aire distintivo a nuestros compañeros de viaje: los Mirages buenrolleros.

Tsubasa, tú puedes

Pese a que en el juego que nos ocupa interpretaremos el rol de Itsuki, son las circunstancias que rodean a su compañera de viaje sobre las que gira la trama principal del juego. Pese a que su sueño es convertirse en una gran cantante, ve imposible lograr lo que artistas como Kiria Kurono o Yashiro Tsurugi han construído.

Son sus compañeros de viaje, los trabajadores de la agencia Fortuna y la fortaleza que adquiere cuando se ve obligada a luchar contra el mal, los elementos que desatan todo su talento innato. Y es que, ¿se os ocurre alguna forma más espectacular para acabar con los demonios que asolan Tokyo que aniquilándolos gracias a las dotes artísticas del elenco protagonista?

Tokyo Mirage Sessions en un videojuego JRPG donde el combate, la mejora de nuestros protagonistas y sus Mirages (equivalentes a los Persona), la exploración ligera y la consecución de misiones secundarias acompañan al objetivo más importante del título: avanzar a través de la historia principal superando una serie de mazmorras (parecidos a los palacios de Persona 5) plagadas de enemigos, objetos interesantes y enfrentamientos con jefes. Todo ello salpimentado por variadas propuestas: cada idolesfera cuenta con su propia ambientación, incluyen mecánicas exclusivas y mini-puzzles sencillos que amenizan el viaje y, pese a estar lejos de lo propuesto en otros videojuegos del mercado, no resultan tan monótonas como las de algunos Dungeon Crawlers.

El cuartel general está establecido en el edificio de la agencia Fortuna, lugar donde rastrearemos la actividad de los Mirage malvados, podremos ver el estado de las misiones secundarias y acceder a otro plano de la realidad: el Bloom Palace, comandado por nuestra querida Tiki (personaje recurrente de la serie Fire Emblem). Ella refuerza el vínculo que nuestros personajes comparten con sus Mirage, podremos desbloquear habilidades secundarias para los protagonistas —utilizando recursos que encontraremos en las mazmorras—, acceder a nuevas y poderosas armas —recordemos que se distribuyen entre lanzas, espadas y hachas—, despertar nuevos y espectaculares ataques Mirage y, pasadas bastantes horas de juego, acceder a algunas sorpresas bastante llamativas.

El Bloom Palace será de los pocos sitios donde entablaremos conversación con nuestros compañeros etéreos cara a cara, y también tendremos la posibilidad de acceder a una parte de la Idolesfera donde entrenar, ganar tomos de experiencia (que aceleran el progreso de los personajes) y desbloquear las nuevas aventuras EX, de las que hablaremos más adelante. Lo bueno de todo esto es que está muy bien enlazado con el sistema de combate: los progresos alcanzados se notan ipso facto.

Que empiece el espectáculo

Uno de los factores que más nos han gustado de Tokyo Mirage Sessions #FE Encore es su inspirado sistema de combate por turnos. Con importantes trazas de la saga Persona, manejaremos a tres de nuestros protagonistas mientras, en la parte superior de la pantalla, se nos indican de forma pormenorizada los turnos de cada contendiente (enemigos incluídos).

Cada uno con su grupo de armas específico, así como ataques y hechizos exclusivos, los protagonistas desatan un festival de efectos de fuego, viento o electricidad asistidos por sus Mirage, mientras los clásicos buffs (mejora de la velocidad, aumento de fuerza, etc) y debuffs (veneno o sueño, por ejemplo) se suceden en pantalla. Lo más interesante de este sistema es el hecho de que, al encontrar las debilidades del oponente, podemos desencadenar las Sessions, en los que uno o varios compañeros más entran en juego en un mismo turno.

Al principio sólo intervendrán los del equipo principal, aunque cuando avanza la trama podremos superar la decena de ofensivas encadenadas contra nuestros enemigos con la asistencia del casting secundario y la intervención de personajes no jugables (novedad de la versión de Switch). Sin duda, un espectáculo que resulta aún más llamativo si el movimiento inicial es un Special exclusivo. Su funcionamiento viene supeditado a los ataques que vayamos acumulando contra nuestros adversarios, los cuales rellenan las barras de Special hasta un máximo de tres. En ahí donde pondremos contra las cuerdas a los Mirages Finales más desafiantes.

Recorriendo Tokyo

Siendo los combates protagonistas indiscutibles de las mazmorras, entre capítulo y capítulo se nos ofrecerán un período de descanso llamado “intermission”. Pese a que pueden realizarse en cualquier momento, las misiones y tareas secundarias cobrarán mayor sentido durante estos “respiros”.

Mientras afianzamos nuestra relación con personajes tan diferentes como Tsubasa o Touma, seremos testigos de momentos tronchantes, emocionantes e incluso sorprendentes. En algunos de ellos se nos pedirá combatir en dentro de la Idolesfera, pese a que el carácter “visual novel” sea el que más destaque dentro de estas misiones.

Además, muchos personajes repartidos por los distintos escenarios de Tokyo requerirán de nuestra ayuda. El sistema de pequeños recados es entretenido, ofrece un plus de contenido al juego y nos hace progresar. Desafortunadamente, recurren en muchas ocasiones a las mismas premisas de “recadero” o a revisitar mazmorras que ya hemos superado con anterioridad.

Sea como fuere, toda excusa es buena para visitar lugares tan emblemáticos de Tokyo como Shibuya, el Observatorio Daitama o el barrio comercial de Harajuku. Están recreados con bastante mimo, podremos acceder a varios comercios para conseguir accesorios especiales, trajes exclusivos o diferentes colecciones de Pósters, y si debemos recargar las pilas, siempre podremos comprar un buen Ramen en Shibuya, optar por la cafetería si somos más de dulce, o utilizar las diferentes máquinas expendedoras que hay distribuidas por el juego.

Es una pena la escasez de establecimientos, así como la ausencia de animaciones exclusivas cuando usas sus servicios o la recreación de la comida típica de cada lugar, elementos que están más cuidados en títulos como los pertenecientes a las sagas Shenmue o Yakuza. No obstante, resulta muy agradable desbloquear nuevas zonas, resolver las misiones secundarias que nos propone Tiki, o visitar los lugares comerciales para ver si hay nuevos productos a la venta.

El camino hacia la fama

Mientras superamos nuestros miedos a la interpretación, a medida que las aptitudes vocales de los cantantes van mejorando, y nuevos anuncios y ofertas llegan a la agencia Fortuna, nuestra relación con los protagonistas de la aventura irá creciendo. El elenco es lo suficientemente abultado y diverso como para mantener nuestro interés a lo largo de las más de 40 horas de aventura principal —a pesar de los manidos clichés con los que nos encontraremos cada dos por tres—, resolver misiones y encargos secundarios nos premia directamente en combate —con nuevas opciones, movimientos especiales y habilidades alternativas— y, si queremos completar el juego al 100% (superando los retos de la Arena y resolviendo las misiones EX exclusivas de Switch) es fácil que alcancemos el centenar.

Estas misiones toman los deseos, inseguridades y aspiraciones de los protagonistas como telón de fondo. El objetivo será superar un palacio dividido en capítulos (se irán desbloqueando poco a poco mientras progresamos en la historia principal) donde los poderosos enemigos y los tesoros por doquier nos llevan hacia un premio mayor: desarrollar nuevas y potentes habilidades de nuestros compañeros de viaje.

Con todo, estamos ante un videojuego que, si bien no llega a las cotas de contenidos de calidad disponibles en títulos como Dragon Quest XI o Persona 5, nos ha sorprendido gratamente por su nivel general. Y eso se ve reflejado también en su particular dirección artística.

Luces, cámara, sonido y… ¡Acción!

El acabado anime de Tokyo Mirage Sessions, de estilizados diseño de personajes a cargo de Toi8 y embaucadora dirección artística cortesía de Hideo Minaba, funciona de maravilla. Estamos ante un videojuego que no destaca en lo técnico, más resulta realmente vistoso al disfrutar de sus coloridos combates o sus llamativos escenarios, que nos recuerdan irremediablemente a las películas de Makoto Shinkai o Mamoru Hosoda.

Hablando de rendimiento, el videojuego que nos ocupa corrige la mayoría de problemas de la versión original, ofreciendo un framerate estable a 30fps tanto en dock como en modo TV, mientras que la nitidez que presenta en portátil se ve algo desmejorada al jugarlo en pantalla grande. Eso sí, resultan realmente sorprendentes (tanto a nivel artístico como sonoro) las recreaciones de los conciertos, las cinemáticas de los videoclips, así como la bonita introducción animada de forma tradicional a cargo de Studio 4ºC. Una pena que las voces en japonés no vengan subtituladas en nuestro idioma, algo que hubiese facilitado seguir la historia de estos aspirantes a artistas que, tras su silencioso paso por Wii-U, pretenden dar la nota en este nuevo intento vía Nintendo Switch.

CONCLUSIÓN

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore es un muy buen JRPG. Lejos de ser un mero Spin Off de las sagas a las que referencia, posee su propio carácter. Los personajes —a pesar de los clichés— se hacen querer, a nivel jugable el título funciona muy bien, y los contenidos que ofrece dan para muchas horas de diversión. Las discretas novedades de esta versión (se agradece la nueva aventura EX, los trajes o la canción exclusiva), así como la polémica generada por el hecho de que mantienen ciertos detalles censurados, no son motivos para dejar pasar este videojuego de temática Idol, pues esconde mucho más de lo que pueda parecer en un primer momento.

LO MEJOR

  • Audiovisualmente es un espectáculo
  • Una buena combinación de acción por turnos, visual novel y progresión de personajes
  • Ofrece una gran cantidad de variados contenidos…

LO PEOR

  • … aunque algunos de ellos de escasa profundidad
  • La resolución del modo TV provoca un aliashing algo molesto
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...