Halo Reach
Halo Reach
Carátula de Halo Reach

Halo: Reach en The Master Chief Collection, análisis: recuerdos a 4k

Analizamos la remasterización de Halo: Reach en el recopilatorio The Master Chief Collection. Vuelve el Equipo Noble en su mejor y más completa versión hasta la fecha.

El círculo se completa. Cinco años nos separan desde que uno de los recopilatorios más importantes de esta generación llegara al mercado. Halo: The Master Chief Collection era un sueño para los seguidores de las épicas de John-117. Sin embargo, la polémica por su estado alteró un producto que parecía a prueba de bombas. 343 Industries tomaría el camino durante todos estos años no solo en vistas a corregir el conjunto, sino también a formar el paquete completo de experiencias Halo. Porque salvando sus dos andaduras en la estrategia, todos los motivos que ensalzaron a la marca se encuentran reunidos, por fin, en un único lugar.

Pero todavía faltaba colocar la guinda al pastel. Completar, como decíamos, el anillo; introducir uno de los momentos más especiales para todos aquellos que vibraron junto a Bungie por casi una década. Halo: Reach aterriza en la Colección del Jefe Maestro con una adaptación a la altura del mito. Porque esta carta de despedida interactiva que nos dejó en 2010 se mantiene igual de emotiva que la primera vez.

Remember Reach

Halo: Reach trasciende a la trilogía original. En él se nos introducía a un hecho clave del trasfondo de la marca: el primer avistamiento y posterior ocupación del planeta por parte de las fuerzas del Covenant. Al igual que en las tropas de ODST, aquí nos enfundamos en el traje de “novato" recién llegado al Equipo Noble, un “dream team” compuesto por los mejores Spartan-III a este lado del universo (y Jorge, el veterano, único soldado del grupo formado en el anterior proyecto, al igual que el Jefe Maestro).

Tras el cierre de Halo 3 y la experimentación de Halo 3: ODST, era difícil avistar el futuro de la marca en términos jugables. Bungie cerró con la inclusión de varias mecánicas inéditas hasta la fecha, como las habilidades Spartan. Por primera vez en la saga podíamos hacer uso de acciones extras más típicas de un shooter moderno. Pese al sprint, mochila cohete e invisibilidad (entre otras), a los mandos se seguía sintiendo fiel a sus raíces.

A estas alturas poco podemos descubrir sobre uno de los títulos que marcaron a Xbox 360. En nuestro análisis original, decíamos que la compañía se despedía “en lo más alto, volviendo a marcar el ritmo en muchos de los puntos y con la sensación del trabajo bien hecho”. Quienes vivieron con intensidad aquellos momentos no olvidarán varios de los puntos clave de la campaña principal. El puente de la Corbeta Covenant en Larga Noche de Consuelo, la soledad de los cielos de Nueva Alejandría, o la huida entre Scarabs de El Pillar of Autumn. Son tantos los recuerdos vividos en Halo: Reach que es imposible enumerarlos en su totalidad.

Por ello, nuestro veredicto fue claro: “Todos los elementos de los que se conforman este juego, juntos, lo convierten en una obra maestra”. Un conjunto total, único, de los de la vieja Xbox que parece haberse recuperado con otros proyectos como Gears 5. Pese a las discrepancias sobre ciertos elementos del multijugador en su fase temprana (el famoso bloom de la DMR), una vez 343 Industries tomó las riendas del juego ofreció todos los cambios que la comunidad pedía, hasta culminar en el contenido descargable de Halo: Combat Evolved Anniversary, que ponía sobre la mesa la fórmula tradicional nunca vista hasta el momento en él. Por no hablar del modo Forge, versión más avanzada de lo visto en Halo 3 y que dio muchísimo de sí. Halo: Reach fue un título incombustible, pensado para durar a lo largo de los años. Y vaya si lo hizo.

Remasterización, con todas las letras

Durante el pasado X019 tuvimos la oportunidad de probar una pequeñísima demostración durante Plan de Invierno. Esos diez minutos de juego fueron una especie de regreso al pasado. Todo estaba fresco en nuestra cabeza, al mismo tiempo que nos sorprendía la forma en la que se desenvolvía. Había una comunión perfecta entre Halo y, en este caso, el ordenador, algo que no ocurría desde tiempos de Halo 2.

Una vez llega a nuestro poder la versión final no podemos sino alabar el trabajo del estudio a la hora de transportar con fidelidad visual el conjunto. En Xbox One X, donde hemos realizado este análisis, asombra por momentos por la calidad gráfica lograda en un producto con nueve años a sus espaldas. Vivir a 4k y 60 imágenes por segundo los eventos que nos hicieron vibrar en su día es una sensación única, todo ello sin el famoso “ghosting” del que sufría la pasada generación, incluido en el programa retrocompatible.

Hay ciertos desajustes que empañan un poquito el resultado final. Al haber aumentando la resolución de todos los assets, los fondos pre-renderizados mantienen su calidad original, y como podéis imaginar es sensiblemente menor de la imagen actual. Esto hace que el envoltorio de las escenas se sienta feo, pierde empaque respecto a toda la labor realizada. Pese a ello, Halo: Reach en Xbox One X pasa perfectamente por un título de principio de generación con aprobado. Es todo un gusto poder disfrutar el trabajo visual de Bungie con la mejora que nos ofrece la tecnología de estos momentos.

Aunque hayamos pasado la mayor parte del tiempo en consola, hemos querido profundizar en las oportunidades que ofrece la versión de ordenador. En cuanto a opciones gráficas toca prácticamente todos los ajustes demandados por los usuarios de la plataforma. Hay libertad total de configuración; ya estés en un ordenador de gama media, portátil o superior, podrás disfrutar de Halo: Reach de la manera que quieras. Esta versión cuenta con una opción extra, que permite saltar “de los gráficos originales” a una versión “alternativa” que hace uso de características inéditas, como el aumento significativo de la distancia de diibujado.

El paquete definitivo

La actual edición renovada de Halo: Reach es la más completa hasta la fecha. Todos los contenidos descargables (Noble, Desafiant y Anniversary) se encuentran incluidos y forman parte de la rotación de mapas de los modos de juego básicos, tal como sucediera en su día. No podemos olvidar la inclusión exacta del modo tiroteo, aunque nos encantaría que también formara parte de la colección la modalidad de Halo 3: ODST.

Sin embargo, en estos momentos faltan dos piezas del puzle: cine y forge. Pese a que los mapas creados con el editor se encuentran presentes dentro de la oficialidad, llegarán en algún momento próximo. Debemos subrayar su disponibilidad en el servicio Xbox Game Pass, tanto en su versión para consola como en PC. Como ya es habitual en los first de la división, todos los usuarios adheridos a la suscripción podrán disfrutarlo sin coste adicional.

La llegada de Reach en PC coincide con el debut de Master Chief Collection en el mismo sistema. La diferencia respecto a la llegada a consola es que el resto de entregas se añadirán de manera escalonada, comenzando con Halo: Combat Evolved Anniversary a principios de año y terminando con Halo 4, en una fecha mucho más avanzada del 2020. Lo que está claro es que queda Halo para rato.

Actualmente tampoco existe juego cruzado entre Xbox One y ordenador. Sí podemos hacer uso del guardado cruzado, pudiendo saltar entre sistemas manteniendo todos los progresos realizados: el cien por cien estará guardado en nuestro perfil de Xbox Live, llave imprescindible para continuar

CONCLUSIÓN

La remasterización de Halo: Reach hace honor al mito. Nunca antes el juego había lucido tan bien. Vivirlo a 4k y 60 frames por segundo en Xbox One X es una experiencia que todos los seguidores acérrimos de la marca deben vivir. Luce como un título de principios de generación. Incluyendo todos los paquetes descargables adicionales y el conjunto de la experiencia original, Halo: Reach en The Master Chief Collection es un auténtico regalo para los fans. Remember Reach.

LO MEJOR

  • 4k y 60 imágenes por segundo en Xbox One X.
  • El paquete definitivo de Halo: Reach.
  • Incluye todos los contenidos descargables.
  • Buena optimización y variedad de ajustes en PC.

LO PEOR

  • Sin modo forge ni cine de lanzamiento.
  • Los fondos no han sufrido aumento de resolución.
10

Obra maestra

Una obra maestra que ha dominado su género para colocarse en la cima del mismo. Un coloso de su generación que seguirá siendo comentado y recordado en el futuro. La nota máxima no implica perfección, sino que es usada para señalar a un referente absoluto en el que los demás pueden y deben mirarse.

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...