¡A jugar!

Expo Game On: historia del videojuego para todos los públicos

La Fundación Canal nos ofrece una exposición interactiva en la que explora la historia del videojuego y su impacto en el mundo del ocio.

La historia de los videojuegos es toda una aventura que merece una partida maratoniana. Protagonizada por un sinfín de personajes que han atravesado diferentes etapas tecnológicas y culturales hasta el día de hoy, el ocio digital se prepara para una nueva generación. La Fundación Canal ha inaugurado Game On, una exposición dedicada a la historia de los videojuegos, desde que Computer Space y Pong dieron paso a un nuevo medio, hasta la actualidad, con la realidad virtual asentada y las consolas domésticas a punto de entrar en una nueva generación. También recordaremos momentos culturales, unos más felices que otros, como la crisis del 83, el auge de los desarrolladores indies como Jonathan Blow o la popularización de Internet y la llegada del multijugador online. Game On se encuentra en Madrid en la Fundación Canal (Paseo de la Castellana, n.º 214) hasta mayo de 2020.

Su horario es de lunes a jueves de 10 a 21, excepto los martes, que cierra a las 15:00. Viernes, sábados, domingos y festivos cierra a las 22:00. En Navidad y Año Nuevo permanecerá cerrada, mientras que el 24 y 31 de diciembre cierra a las 15:00.

Un recorrido interactivo

Expo Game On cuenta con 400 muestras que atestiguan el paso del tiempo en los videojuegos, y con 150 títulos que pueden jugarse in situ. Cada partida está limitada a unos 5 minutos por persona, lo cual facilita a todos los asistentes poder jugar. El recorrido se estima en unas dos horas, pero si queremos disfrutar de algunas partidas, necesitaremos una mañana o tarde bien aprovechadas.

El ambiente de la exposición evoca a un salón recreativo, oscuro e iluminado por los neones que señalizan cada zona. La clasificación de las piezas no obedece a un orden cronológico, sino más bien temático. Así, tenemos las primeras máquinas recreativas y pinballs, amén de zonas dedicadas a cada firma: Nintendo, Sony, Microsoft, e incluso una sección infantil con obras dedicadas a los más pequeños. Así, podemos centrarnos en la historia de cada una de las grandes marcas sobre las que se cimenta la industria del videojuego.

Expo Game On apela a la nostalgia, sin duda, y es toda una delicia jugar a títulos como Space Invaders o Centipede, de Dona Bailey, pasando por Gauntlet y el mítico mueble diseñado para cuatro jugadores, o el Star Battalion y su periférico que recreaba el control de una nave espacial al completo. Asimismo, contemplaremos juegos que fueron notorios por su impacto en la industria y en la sociedad: Mario y Sonic, sendas mascotas de Nintendo y Sega que a día de hoy forman parte de la cultura popular; Lara Croft, una de las primeras heroínas que no compartía protagonismo con otros camaradas masculinos. Observaremos carteles de películas basadas en videojuegos o que los inspiraron. También contemplaremos portadas y pósteres de personajes icónicos, como Parappa The Rapper, y arte conceptual de varios títulos como Dragon’s Lair, RiME o Gris. Recorreremos vitrinas con las consolas domésticas y portátiles más populares, donde no faltan los clones coreanos y las game & watch. Conoceremos a grandes personalidades, como Carol Shaw o Alan Alcorn, pero hacer una sección pormenorizada de diseñadores requeriría una nueva sala.

Sin embargo, y a pesar de ser una exposición que aspira a dar una visión completa de la historia del videojuego, es inevitable sentir ciertas ausencias incluso siendo conscientes de la dificultad de ofrecer un espacio exhaustivo que muestre la historia del videojuego al detalle. Echamos de menos un rincón dedicado los titanes de las aventuras gráficas como Sierra Entertainment o Lucas Arts, una profundización mayor en los géneros como el hack n’ slash dentro de la acción y la diferenciación entre el RPG japonés y el europeo.

Una exposición para jugones y profanos

Expo Game On, sin ser exhaustiva, está dirigida al público general y busca acercar el videojuego al público profano. La información de cada pieza está narrada de forma clara y sencilla, comprensible para todo tipo de públicos. Asimismo, hay actividades más allá del visionado de las piezas y las partidas a videojuegos. Encontraremos un túnel de sonido con una mezcla de varias piezas musicales de videojuegos, que homenajea la evolución sonora en ellos. También contemplaremos la obra artística 8 bit and ½, de Daniel Canogar, consistente en una proyección creada a partir de piezas desechadas a partir de la Game Boy.

En conclusión, Expo Game On es una buena propuesta para presentar el videojuego como un medio cultural y artístico a aquellas personas que tienen una noción superficial de él. Los jugadores habituales, aunque perciban ausencias, disfrutarán de su recorrido y de varias etapas históricas que podrán experimentar y/o revivir de primera mano. A lo largo de estos meses, se realizarán varias actividades que impulsarán la visita a una exposición que celebra los videojuegos como un medio para todos los públicos y que a lo largo de la historia ha ganado en riqueza y diversidad.

Space Invaders

Conversión actualizada del clasico del mismo nombre. Acaba con los marcianitos antes de que lleguen a la parte de abajo de la pantalla.
Space Invaders