RPG de calidad

X019: Wasteland 3, impresiones: vuelve el mejor rol

Londres ofrece durante el X019 una nueva demostración de las capacidades de Wasteland 3: ya lo hemos jugado.

Fue un caso extraño lo de Wasteland 3 en X019. Durante el día para prensa, el mismo en el que se celebró el Xbox Inside, no había ni rastro de sus estaciones de juego. Su presencia ya había sido confirmada por la compañía, por lo que no fue hasta el día siguiente cuando pudimos optar a probarlo. En uno de los rincones recónditos del Copper Box Arena se encontraba lo nuevo de inXile, una de las demostraciones que brillaron entre quienes le dimos una oportunidad.

Los rangers del desierto dejan las tormentas de arena para pasar al otro extremo de las condiciones climatológicas. El gélido abrazo de las tempestades sirve como presentación a un WRPG necesario. Decimos esto porque reúne todas las características esenciales que convierten al género en un lugar en el que se te permite moldear tu propia experiencia. Esa sensación de papel y boli tan de antaño se traslada a Wasteland 3.

Hostilidad

Tras haber jugado recientemente a la segunda entrega, las comparaciones son odiosas. Encontramos una interfaz limpia, concisa, alejada de los menús complejos que no ofrecían la información de manera clara, directa. Los paneles de información del personaje permanecían en desarrollo, aunque lo que pudimos ver eran una serie de habilidades principales y rasgos secundarios a la altura de la franquicia.

Puede sonar recurrente durante nuestra cobertura del X019, pero lo cierto es que en lo visual se nota una mejora a todos los niveles. El juego está cargado de efectos visuales, tanto por el hacer del clima en el entorno como por las acciones en pleno combate. Seamos claros: luce de maravilla.

Comenzamos la demostración a bordo de un camión que el grupo utilizará para moverse durante los caminos de transición. Lo que nos sorprendió es que el propio vehículo actúa como un personaje más en la batalla. Gracias a su poderoso rifle Gauss puede acabar con cualquier rival en cuestión de una sola acción. Como es natural, también servirá para abrir brecha en las estructuras entre nosotros y el enemigo. Porque todo lo que encontremos en combate será susceptible de hacerse añicos.

Los rivales a los que nos enfrentamos en esta misión se hacen llamar “Breathers”. Su diseño nos recuerda a los “Cleaners”, una de las facciones rivales del primer The Division. Se nutren de una especie de gas tóxico que les sirve para descontrolarse en el campo de batalla. Son, a bote pronto, unos descerebrados que no dudan en abalanzarse sobre la posición de nuestros rangers, armados con lanzallamas y cuchillas.

Algo que nos gustó y que se mantiene como sello Wasteland es la manera en la que funcionan los ataques. Cuando seleccionamos a un rival, ese ataque se dividirá en ráfagas según el arma que portemos. Un rifle de asalto realizará varios impactos en una misma acción, mientras que el francotirador solo realizará uno; lo mismo ocurre con la precisión, ya que variarán dependiendo de su rango de acción. Siguiendo el ejemplo del francotirador, su disparo fallará si estamos muy cerca del objetivo. También habrá lugar para la experimentación en un mismo turno, tienes la posibilidad de realizar varias acciones dependiendo de los puntos de movimiento restantes. Está en tu mano administrarlos de la mejor de las maneras.

Escenarios, el otro enemigo de Wasteland 3

Tras acabar con la primera oleada de Breathers, la zona media de la misión se convierte en una especie de metajuego que rehuye de la violencia directa. Entramos en una suerte de juego psicológico en el que tendremos que superar diversas pruebas, a cada cual más retorcida.

Nos sorprendió que estas pruebas se desplegaran como secciones de puzles. En una de ellas debíamos gestionar la posición de los rangers a través de ciertas placas con el fin de poder apagar los fuegos que se anteponían en nuestro camino. En otro de ellos, teníamos que recordar una serie de pulsaciones para cortar la cuenta atrás de un explosivo. Pero durante el rompecabezas final metimos la pata: accionamos sin querer la palanca en la que permanecían un par de osos salvajes. Ese combate destrozó a gran parte del escuadrón. Poco después nos percatamos de que había una zona secreta en la que podíamos acabar con ellos sin apretar el gatillo.

Porque Wasteland 3 no solo diversifica las posibilidades argumentales, sino que desde el propio entorno puedes tejer tu propia experiencia de rol. Este nivel de interacción con el escenario hace que todo lo que nos rodea sea susceptible a cambios en nuestro devenir. Las opciones son múltiples; está en nuestra mano qué aventura queremos vivir. Mención especial al sabor retro que despliega en todos los aspectos. ¿Escuchar a Frank Sinatra en pleno tiroteo? Sí, es posible.

El triunfo de inXile

Tras comentar la jugada con el otro compañero que cubría el evento para España, comprendimos que nuestra experiencia era una pequeña porción de lo que ofrecía la demo. Mientras que nosotros optamos por la vía de la violencia, él intentó ser diplomático: dándole a las opciones correctas pudo mantener una paz tensa con la otra facción. Lo que nosotros sufrimos con las pruebas él ni siquiera lo vio. Jugó otra parte de Wasteland 3 dentro de la misma demo.

Porque como podéis leer en este ladillo, el triunfo de inXile radica en dar al jugador una oferta variada y extensa de lo que puede lograr con sus propias manos. Esa caja de arena tan demandada que solo de manera individual se puede construir. Veremos sus posibilidades completas una vez llegue al mercado el próximo 19 de mayo a PS4, Xbox One y Windows 10; el mismo día participará en el catálogo de Xbox Game Pass.

Wasteland 3

Wasteland 3, desarrollado y distribuido por InXile Entertainment para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es la tercera entrega de la popular saga de rol táctico, ahora ambientado en las frías tierras de Colorado, con nuevas opciones de combate y un nuevo modo cooperativo. El patriarca de Colorado ha prometido ayudar a los Rangers del Desierto si consigues rescatar su territorio de sus tres sanguinarios hijos. En este RPG posapocalíptico tendrás que viajar al norte para construir una nueva base, equipar un vehículo, entrenar reclutas, explorar los páramos helados de Colorado y tratar con los lugareños. Pero recuerda: cada decisión tiene sus consecuencias.

Wasteland 3

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...