Overwatch
Overwatch
Carátula de Overwatch

Overwatch, análisis Switch

Encaje portátil, híbrido y con giroscopios.

Han pasado más de tres años desde que Overwatch salió a la venta y se convirtió en el Hero Shooter de referencia. La apuesta de Blizzard para adentrarse en esto de los juegos servicios tuvo un impacto innegable y cosechó un gran éxito en número de jugadores y atención mediática. Pero el camino del FPS de la compañía creadora de juegos como Diablo, Starcraft o Hearthstone parece haberse agotado algo más pronto de lo esperado. Algunas decisiones discutibles y un meta-juego que no acabó de convencer lo han ido alejando del foco que tuvo durante sus primeros meses. Ahora, a las puertas de saber si existe o no Overwatch 2, llega a Nintendo Switch una primera entrega que, eso sí, no consigue las cotas de excelencia de sus otras versiones.

Y es que Overwatch, por su naturaleza, ya tiene un difícil encaje en Switch. Por un lado, tenemos su componente only online que ya no casa con la naturaleza de la consola híbrida de Nintendo y su libertad de movimiento para jugarse allá donde queramos. Pero de la misma manera que otros juegos de la misma índole como Fortnite y Warframe tienen su sitio en Switch, lo busca un Overwatch que muestra dos caras: una es la del mérito que tiene tener el juego tal cual en otras plataformas pero en formato portátil. La otra, es que ese mérito no significa que sea una experiencia idéntica.

Si nos centramos en los puntos fuertes de esta versión, quién quiera saber de qué va Overwatch tiene ya nuestro análisis original, nos encontramos por encima de todo el hecho de que no hay recortes en modos ni opciones: tenemos el juego tal cual en otros lados. Esto significa que además de poder jugar partidas rápidas y competitivas con sus modos, contamos con todos los héroes disponibles del juego -incluidos los últimos en llegar como Ashe, Sigma o Wrecking Ball. Cuando el juego recibe un parche de equilibrio, Switch lo recibe al mismo momento. Y naturalmente se han añadido todos los mapas disponibles y se cuenta con las modalidades del momento: el modo arcade con la venganza de Junkenstein como destacado, partidas de tres contra tres o todos contra todos con relevos, héroes misteriosos, partidas clásicas, etc. No faltan, claro está, los skins de temporada como es el caso de esta época de Halloween.

Así que sí, Overwatch ofrece lo mismo sobre el papel que en PC, PS4 y Xbox One. El desarrollo de las partidas competitivas sigue el mismo camino conocido, con partidas a base de objetivos que van desde atacar o defender bases, controlar y hacer avanzar cargas o luchar por hacerse con una zona concreta del mapa entre dos equipos de seis jugadores cada uno. La gracia y el impulso inicial de Overwatch estaba en sus héroes, repartidos por tipo tanque, de apoyo o DPS. El desarrollo del juego, eso sí, ha hecho que Blizzard tome medidas diversas, como obligar a los equipos a tener 2-2-2 de cada, porque el meta se había desarrollado hacia equipos muy fijos de tres tanques y tres personajes de apoyo. Esto, conocido como Goats, dejaba bastante en entredicho el equilibrio del juego en el que no era necesario dps alguno para dominar las partidas. Así que la decisión tomada, de momento, es que los equipos se repartan obligatoriamente con dos héroes de cada.

Los 30 fps de Switch

La experiencia en Switch se ver mermada por los 30 frames por segundo a los que está bloqueado el juego en la consola, y que chocan directamente con los 60fps de rigor. Si uno ya ve diferencias entre PC y consolas sobremesa, todavía es mayor en el caso de Switch. Nuestras primeras partidas con Tracer -sí, tuvimos la mala suerte de encapricharnos de ella al inicio del juego en 2016- ya nos dejaban contrariados porque la agilidad y velocidad de movimientos no se correspondía con lo esperado. Esto, aliñado con algunas caídas de framerate y con un acabado visual mucho más sencillo y simplista en detalles, ya dejan clara la diferencia entre versiones. Aunque también es cierto que en portátil nos hemos ido acostumbrando y quién quiera disfrutarlo de manera festiva, tiene una alternativa. En dock, tal y como rinde y se ve, simplemente no es una versión recomendada estando en otros lados.

Durante nuestras partidas pudimos comprobar que los sticks de los joy-con siguen sin tener la precisión deseada, algo que pesa y mucho en personajes que exigen precisión como McCree y Widomaker. Es verdad que el añadido de los giroscopios es todo un acierto y ayuda a perfilar mejor nuestros disparos precisos, como pasa en Splatoon 2, pero el uso de un mando como el Pro acaba siendo la mejor opción.

La primera semana de juego ha tenido mucha de nostalgia para los que hemos jugado bastantes horas a Overwatch. Ver a los equipos con Bastion y Soldado 76 o a D.VAs disparando de lejos evoca a esos primeros meses de juego. Solo nos faltaba el típico amigo que nos decía que se cogía a Lucio “porque mataba mucho” para tener un deja vú que por suerte, pasó a mejor vida a medida que la comunidad profundizó en el juego. Tras un período de adaptación hemos podido hacer y ver partidas interesantes con buenas sinergias entre equipos donde Orisa, Reaper, Sigma, Baptiste, Zarya y Ana entre otros dominan el cotarro a nivel de meta, también en Switch.

Porque a fin de cuentas, el juego se puede llegar a disfrutar si nuestra intención no es querer ser competitivos, sino disfrutar por puro divertimento. Ahí Overwatch en Switch cumple, porque entre otras cosas, el netcode es más que competente y una vez hemos encontrado partida, se ha mantenido sin problemas ni caídas. Además, en poco rato estás jugando con cierta facilidad (aunque si solo quieres jugar DPS tendrás que esperar un poco más). Un buen producto aliñado por algo que no falla: el apartado sonoro mantiene el tipo con la banda sonora, los efectos y las voces (en español es necesaria una descarga adicional) que ya conocimos en el juego original.

CONCLUSIÓN

Overwatch llega con limitaciones técnicas a Switch, convirtiéndose en una versión claramente inferior a las que ya conocimos. El mérito de conseguir portear el juego a la plataforma de Nintendo es evidente, y llega con todo el contenido y actualizaciones de las otras versiones. Eso significa todos los héroes, mapas, modos y que no hay que esperar en actualizaciones: lo que se anuncia para Overwatch significa también en Switch. Por desgracia, todo esto acaba mermado porque la experiencia jugable no es la misma. Los 30 frames por segundo lastran de manera evidente el desarrollo jugable que conocemos de otras plataformas, la precisión de los joy-cons no es la mejor para una gran parte del plantel de héroes y a nivel técnico se ve deslucido, sobre todo en dock. En definitiva, Overwatch en Switch traslada la experiencia del Hero Shooter a la portátil de Nintendo pero lo hace con sacrificios jugables que no pasan desapercibidos. Una versión recomendada solo si no tenéis opción de acceder a cualquiera de las otras plataformas donde se encuentra disponible.

LO MEJOR

  • Todo el contenido y actualizaciones del juego a día de hoy
  • Netcode sólido en términos generales y búsqueda de partida rápida
  • El añadido del control por giroscopios, una buena ayuda para apuntar...

LO PEOR

  • ... Aunque los joycon se quedan muy cortos en precisión, sobre todo para personajes que viven del apuntado
  • Los 30fps -caídas incluidas- lastran la experiencia original de manera evidente
  • Poco recomendado en dock, salvo que no tengas opción de jugar a ninguna de las otras versiones
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Vota tu ""TheGameAward""

  Pues ahora que ya se conocen los nominados a juego del año,vamos a ver cual de ellos es el GOTY  por parte de Meristation Consolas.   Que juego creeis que merece ser el ganador? (no el que creeis que vaya a ganar)