BeTech: noticias de tecnología

CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

Comienza la prohibición de los vapeadores: baneados en San Francisco

Comienza la prohibición de los vapeadores: baneados en San Francisco

La ciudad americana es la primera en prohibir los cigarrillos electrónicos que se pusieron de moda.

Convertido en un fenómeno hace unos años, El cigarrillo eléctrico o vapeador es un sistema electrónico inhalador diseñado en su origen para simular y sustituir el consumo de tabaco. Estos dispositivos utilizan una resistencia y batería para calentar y vaporizar una solución líquida. La solución líquida (llamada líquido de vapeo) puede o no contener aromas y nicotina líquida. Desde su salida, el e-Cig ha traído una considerable división de opiniones: los defensores lo presentan como una alternativa al cigarrillo tradicional con un impacto mucho menor a la salud, o como terapia de reemplazo de nicotina para dejar de fumar. Sus detractores reseñan que sigue siendo algo perjudicial.

Vapeadores, ¿tóxicos o más saludables que un cigarrillo?

Hay estudios como el publicado por la revista científica Environmental Health Perspectives y escrito por investigadores de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins, que han encontrado que el humo que crea un vaporizador expone a los usuarios -y a quien esté cerca- a “toxinas dañinas y agentes cancerígenos como cromo, plomo e incluso arsénico”. Y concluyen no había una cantidad significativa de metales tóxicos en el líquido del vaporizador en sí, pero en la mitad de los dispositivos analizados, el líquido en el interior del dispensador y el aerosol contenían niveles significativos de cromo, níquel y plomo.

El cromo y el níquel han sido relacionados con enfermedades respiratorias y el cáncer de pulmón, y el plomo puede provocar neurotoxicidad -neurotoxinas que atacan al tejido nervioso- y enfermedades vasculares.

Primera ciudad USA que prohibe los vapeadores

Demostrando que no están a favor de ello, los oficiales que componen el ayuntamiento de la ciudad de San Francisco han votado a favor de una medida que prohibe las ventas y reparto de productos de vapeadores, convirtiéndola en la primera de las ciudades USA que oficialmente prohibe el cigarrillo electrónico.

La alcaldesa de San Francisco, London Breed, dispone de 10 días para revisar la Ley, pero parece un mero trámite dado que ya se ha pronunciado a favor de ella. Por tanto, el baneo debería entrar en vigor 7 meses después de haber sido firmado. Y no se levantará hasta que el organismo americano de la FDA haya terminado su análisis sobre los efectos de los vapeadores en la salud de las personas.

Esto es un varapalo sin duda para todas las empresas de e-Cigarrettes que operan en San Francisco, pero sobre todo para la compañía Juul, cuya sede está precisamente en esa ciudad y que hace nada compró un enorme edificio de 28 plantas como nueva sede de la empresa. Juul va a intentar que revoquen la nueva ley en noviembre, pero tanto ella como el resto de compañías no están bien miradas y sí acusadas de plantear campañas de márketing dirigidas a clientes demasiado jóvenes.