And kick some demon ass!

Devil May Cry V, impresiones

El cazador de demonios promete un regreso lleno de danzas violentas y rock and roll

Devil May Cry V (Capcom) es uno de los títulos más esperados en 2019 y no es de extrañar. Esta saga hack and slash nacida en 2001 se ha convertido en todo un referente del género gracias a su acción vibrante, sus combates versátiles y, sobre todo, por la elegancia descarada que se desprende en sus mecánicas y sus personajes. Dante, el cazador de demonios, se ha ganado el corazón de muchos con su humor ácido, su chulería llena de clase y su su danza de pistolas y espadas. Tras la cuarta entrega en 2008 y un reboot polémico firmado por Ninja Theory, Devil May Cry V llega el próximo 8 de marzo a PC, PlayStation 4 y Xbox One. En MeriStation hemos probado algunas de sus misiones y hemos hablado con Hideaki Itsuno y Matt Walker, director y productor del juego, respectivamente, quienes nos han revelado más secretos de su desarrollo.

Devil May Cry V fue presentado en el pasado E3 de 2018, y una de sus bases es que es un título “de fans para fans”. Situado años después de los acontecimientos de Devil May Cry 4, nos transportamos a Red Grave City, ciudad en la que un árbol diabólico ha echado sus raíces para dar paso a una invasión infernal que se está cobrando la vida de los habitantes. Nero, Dante y el misterioso V deberán poner punto y final a este apocalipsis en ciernes. Nero, por su lado, ha sufrido la pérdida de su brazo demoníaco a manos de una visita misteriosa, y reconstruye su poder gracias a la ingeniería de Nico Goldstein, la artesana armera que ha diseñado para él una prótesis muy poderosa.

La elegancia hiperrealista

Devil May Cry V recupera los ingredientes clásicos de la saga y añade nuevos elementos que le aportan una gran frescura y riqueza. En primer lugar, observamos que el diseño de personajes ha pasado de la estilización al hiperrealismo, sin que se pierda el imponente atractivo físico de cada uno de ellos. Los rasgos faciales cuentan con asimetrías y detalles de la gesticulación muy naturalistas. ¿Cómo es posible captar personajes con tal nivel de humanización sin caer en el valle inquietante? Itsuno y Walker nos responden: “Hay dos tipos de valle inquietante a los que tuvimos que enfrentarnos. El primero reside en la propia apariencia de los personajes. Cogemos a un modelo sobre el cual construir un personaje y trabajamos mucho el preciosismo de la piel, aplicando la mejor tecnología posible para no caer en propio valle inquietante. Otro tipo de valle inquietante reside en la misma animación. Si hubiéramos creado el juego como hasta ahora, con un personaje cuya acción podemos cancelar y activar con un botón, y al pasamos al frame de una animación diferente, sí que habría quedado poco realista y se habría visto afectado por el tipo de gráficos que usamos en Devil May Cry V. Para evitar esto, nos esforzamos mucho en crear animaciones que sirvieran de transición, de tal modo que el control del juego continuara siendo igual de ágil, pero que se diera dicha transición entre pulsar un botón y la animación, lo cual luce mucho más natural”.

El diseño de Devil May Cry V se ha alimentado de sus precuelas, aciertos y errores, e incluso el Devil May Cry de Ninja Theory ha dejado su huella en esta entrega. Itsuno y Walker remarcan el “sentido de la elegancia” que demostró el estudio británico y que han incorporado en la nueva edición, de la cual esperan que Ninja Theory se sienta orgullosa. Del DMC occidental, Devil May Cry V hereda el Vacío, modo de entrenamiento para dominar los diferentes combos, y las instantáneas (kill camera) al finalizar cada combate. Asimismo, presenciamos la coexistencia del plano humano y el demoníaco, evidenciada ante un inminente fin del mundo donde un universo sucumbe al otro —que evoca vagamente al Limbo de DMC—, y una imaginería pesadillesca en las criaturas infernales que resulta más perturbadora que en anteriores entregas.

La tríada cazademonios

En Devil May Cry V controlaremos a tres personajes diferentes: Nero, Dante y V, con sus respectivas mecánicas. Cada misión está asignada a cada uno de ellos, si bien en algunas partes del juego podremos escoger a nuestro cazador, Nero contará con sus inseparables Red Queen y Blue Rose, y con el Devil Breaker diseñado por Nico. Este último artilugio será consumible, y deberemos regenerarlo con los brazos que hallemos diseminados por el escenario, teniendo en consideración que los enemigos pueden acabar con ellos. Dante, por su lado, hace gala de la experiencia adquirida a lo largo de las anteriores entregas. Además de su pareja de pistolas Ebony y Ivory, y de su insigne mandoble Rebellion, contará con un generoso repertorio de armas que ofrecerá múltiples posibilidades según los gustos bélicos de cada jugador. También contaremos con sus tradicionales estilos de lucha: Trickster, que prioriza la libertad de movimiento; Gunslinger, ideal para la lucha a distancia; Swordmaster, destinado a los golpes de corto alcance; y Royal Guard, versado a la defensa y al contraataque.

V es la nueva incorporación al elenco jugable, y nos ha gustado tanto por su personalidad como sus mecánicas. El misterioso joven muestra un carácter reposado que contrasta con la insolencia de Dante y Nero. V empuña su bastón y su libro de proverbios y poemas, mientras se lanza a la batalla con sus familiares: Shadow y Griffon, animales demoníacos a quienes conocimos en la primera entrega y que ofrecen el contrapunto cómico a las misiones de su amo. Las bestias atacarán a los enemigos a larga y corta distancia, respectivamente, y V les rematará. Las criaturas tienen su barra de salud propia, y si caen en combate no será posible invocarlas de nuevo hasta pasado un tiempo. V recargará su Devil Trigger leyendo su libro, momento en el cual permanecerá vulnerable ante los enemigos, y con su potencial al completo invocará al devastador Nightmare.

El diseño de niveles respeta la tradición de la saga Devil May Cry. En cada misión, seremos abordados por hordas de enemigos menores y medianos, y deberemos avanzar resolviendo puzles y sorteando trampas. El objetivo de cada combate no será ganar, sino completarlo con la mayor elegancia posible, es decir, encadenando combos variados y recibiendo el menor daño posible, lo cual será premiado con una calificación. Tras cada misión contaremos con una puntuación según el tiempo que nos haya llevado completarla, el uso de objetos y la resolución de combates. La forma Devil Trigger, por supuesto, continuará disponible para liberar nuestro potencial y regenerar salud. Asimismo, cada personaje contará con una canción propia que se irá construyendo pista a pista a medida que resolvamos una batalla con soltura. Para Nero suena Devil Trigger, una oda a la ira; Dante irá acompañado de Subhuman, que celebra una soberbia justificada por el poder; y Crimsom Cloud es un canto a la oscuridad de V.

La dificultad exigente no faltará en el nuevo Devil May Cry V. Mientras que con el nivel Humano tendremos una experiencia asequible, con Cazademonios viviremos un reto a la altura que se verá acentuado durante los combates contra los jefes finales, con un patrón de conducta que nos hará valorar la defensa y la creación de estrategias.

Cazadores viejos y nuevos

El tándem Dante-Nero, forjado desde Devil May 4, nos evoca una relación del mentor y el aprendiz. Mientras que el hijo de Sparda va envejeciendo, el muchacho va adquiriendo experiencia. Esto nos puede llevar a pensar en un posible relevo del protagonismo, ante lo cual Hideaki Itsuno y Matt Walker nos responden: “La gente cree que Dante se está haciendo mayor por su piel curtida, pero no es tan viejo como parece. En esta ocasión, Nero adquiere mucha más relevancia que sus compañeros, pero no creemos que eso quede en un segundo plano”.

Devil May Cry V cuenta con la presencia de Trish y Lady, compañeras de Dante que configuran, a su vez, un extraño triángulo amoroso sobre el que los admiradores han hecho sus propias lecturas. Kamiya definió la relación entre Dante y Trish como “mucho más que un romance”, y el cazador de demonios ha vivido momentos de flirteo con ambas damas, y en esta entrega sigue vigente una complicidad especial. Itsuno nos cuenta cómo, a la hora de escribir las relaciones entre los personajes masculinos y femeninos, han resaltado dicha ambigüedad para mantener a los jugadores en una incertidumbre que abre paso a diferentes interpretaciones. Nicoletta Goldstein, por su parte, es la nueva incorporación femenina. La ingeniera acudirá con su furgoneta a nuestra posición si llamamos desde una cabina telefónica, y en su tienda móvil podremos adquirir nuevas mejoras y habilidades. El carisma de la joven ha brillado en cada tráiler del juego. Su diseño se diferencia del tipo de belleza que representan Trish y Lady, que siguen la línea de la elegancia afín a la marca personal de Dante. Nico, en cambio, es menuda, alocada y el toque intelectual de sus gafas crea una atractiva combinación con la exuberancia de sus tatuajes y pecas. Risueña y fumadora empedernida, dice abiertamente lo que piensa y sin paños calientes. Su temeridad se describe en su forma de conducir y en su relación con el peligro; incluso no duda en apagar un cigarro en la frente de un demonio, a sabiendas de que no tiene los súper poderes de su amigo Nero.

Devil May Cry V promete ser, en efecto, un juego de fans para fans. Sus personajes, con más relieve que nunca, nos conquistarán con su encanto agresivo e interacciones en las que no faltará el humor agudo característico de la saga. Por último, la violencia y el erotismo se adivinan aún más liberados en esta entrega del frenético baile diabólico con espadas, pistolas y rock and roll.

Devil May Cry 5

Devil May Cry 5, desarrollado y editado por Capcom para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es la quinta entrega numérica de la saga de acción hack'n'slash, secuela de la cuarta entrega protagonizada principalmente por Nero junto a Dante.

Devil May Cry 5

¿Pueden los pelijuegos ser DIVERTIDOS?

Se ha debatido mucho en este foro sobre los denominados despectivamente "pelijuegos". Juegos con una alta carga narrativa que supuestamente arruina la experiencia jugable. Hasta tal punto que impiden cualquier diversión. Como si la parte narrativa fuera la parte negativa que restara de la parte...