Cazadores de Lore

Dante, cazador de demonios

Dante, cazador de demonios, posee un carisma peculiar que brilla a lo largo de Devil May Cry. Hoy hablamos de cómo su majestuosa rudeza se ha convertido en el sello de la saga hack and slash de Capcom.

Dante desplegó su poderío en Devil May Cry, hack and slash que innovaba el género con una jugabilidad en la que lo importante no era derrotar a los enemigos, sino hacerlo con una coreografía lo más elegante posible. Inspirado en La Divina Comedia, la aventura del cazador de demonios, que contaba con una edición remasterizada este año, retorcía el alegórico viaje del poeta italiano al infierno para convertirlo en una epopeya cargada de acción y rock and roll. El Dante cazador de demonios deslumbraba con su diseño y personalidad: armado con dos pistolas gemelas y una espada, resultaba un tipo duro y soberbio, pero diferente al arquetipo del héroe de acción, tosco e hipermusculado. Y es que Hideki Kamiya partió de tres ideas muy simples a la hora de esculpir al semidemonio: “[Al diseñador] le di tres anotaciones sobre la imagen que tenía en mente de Dante: un hombre británico con una elegante gabardina y que no fumara. Quería una gabardina para que mi personaje luciera una prenda llamativa. Quería que Dante fuera británico para no obtener únicamente a un simple luchador, sino un luchador de carácter ingenioso y tradicional. Sobre el tabaco, muy fácil; me parecía que un hombre que no fuma mola”. (Hideki Kamiya para Devil May Cry Graphic Edition, 2001).

Un cazador de demonios elegante y desenfadado

En el mencionado libro de arte sobre Devil May Cry, Kamiya explica que el rojo fue elegido por ser el color que más carisma y vistuosidad aportaría a Dante. La gabardina es la prenda más insigne del cazador de demonios, y su versión oficial estará disponible en la Ultra Limited Edition, de casi 7.000 €. Podemos decir que la vestimenta de Dante es un artículo de lujo, lo cual Kamiya comenta en su Twitter diciendo que el precio es testigo de la trayectoria profesional de Dante, quien ha conseguido reunir el suficiente dinero para hacerse con su preciado traje.

En cuanto a su personalidad, Kamiya relata cómo el manga Cobra le inspiró para escribir a Dante. “Cuando Cobra pelea, muestra una pequeña sonrisa y mola. Pero, a veces, Cobra luce una expresión muy seria que transmite tensión a los lectores. Dante es igual. Habla con mucho desenfado, pero dentro de sí guarda una profunda aflicción porque su familia fue asesinada por demonios, conque su mente no puede ser un océano en calma. No tiene miedo a nada, pero está lleno de ira. Sin embargo, si permite que los demonios saben cómo se siente, éstos le provocarán para hacerle daño. Así que finge estar en calma y esa fachada se derrumba al llegar al clímax de su historia”.

No obstante, Kamiya no deseaba estancarse en un personaje que fluctuara entre la tranquilidad aparente y la furia, sino que aspiraba a que Dante estuviera vivo. El relieve de nuestro cazador de demonios no sólo nos llega a través de su trauma, sino cómo se sobrepone a él en su día a día y un sentido del humor lacónico que empapa cada una de las interacciones que tiene con los demonios con los que se enfrenta.

Dante también posee un estilo de lucha propio. Sus armas predilectas son las pistolas gemelas Ebony y Ivory —diseñadas por Nell Goldstein, abuela de Nico Goldstein—, la espada Alastor en el primer título y Rebellion en los posteriores.

Kamiya describe en Devil May Cry Graphic Edition que la idea de la implementación de la espada surgió después de las pistolas, las cuales estaban presentes en los primeros estadios de desarrollo de Devil May Cry, el cual había nacido de un inicial Resident Evil 4. “Para crear un estilo de lucha para Dante, debíamos romper con todos los estereotipos”, comenta el diseñador, a quien no le agradaba la idea de que su cazador de demonios peleara como un caballero al uso, porque no encajaba en el tono del juego. “Dante es hijo de un caballero legendario, pero no es la clase de hombre que abate a demonios a balazos sin cuidados. A un tipo así no le preocupa su propio estilo de lucha”. La idea que transmitió a los animadores era la de un jugador profesional de béisbol que se hiciera home-runs espectaculares de la forma más sucia”.

Dante fue sumando armas a su repertorio. Las pistolas y la espada no eran excluyentes, y el jugador podía pasar de una a las otras con comodidad. Ifrit, los guanteletes llameantes, se sumaron más tarde, para sorprender al jugador otorgándole una opción cuerpo a cuerpo. “Mi propuesta fue añadir artes marciales”, explica Kamiya, que estaba abierto a múltiples propuestas para crear un estilo de combate en un mundo gobernado por demonios. Devil May Cry, finalmente, contaba con un generoso repertorio de estilos de lucha para que cada jugador creara las combinaciones más estratégicas en sus danzas bélicas. Devil Trigger, la habilidad especial que liberaba la esencia demoníaca de Dante, coronoba los poderes del cazador.

Debido a la naturaleza del presente reportaje, éste contendrá spoilers a partir de este punto.

Dante —a quien el actor Drew Coombs dio voz— tiene un pasado turbio que ha forjado tanto su carácter como su propósito vital. Su padre es el demonio caballero Sparda, que conoció la humanidad a través del amor de una mujer, Eva —cuyo nombre se debe a la homónima mujer bíblica—, con la que engendró a los gemelos Dante y Vergil —el cual comparte su nombre con el guía de Alighieri en La Divina Comedia—. Sparda decidió proteger la Tierra y luchar contra los ejércitos diabólicos, con lo que su especie lo vio como un traidor. Mundus, rey demonio, acabó con la vida del caballero y su esposa.

Dante ha crecido a la sombra de una familia disfuncional, como la define a Lady en Devil May Cry  3. Separado de su hermano, cuyo paradero se conoce más adelante, el semidemonio toma el testigo de su padre, aunque por diferentes motivos. Mientras a Sparda le mueve el más puro sentido de la justicia, Dante hace de la caza de demonios un negocio. A través de su agencia Devil May Cry, elimina demonios por encargo.

Un día, Dante recibe una visita especial que le lleva a enfrentarse a Mundus, que ha despertado de su letargo. Quien le encarga dicha misión es Trish, una misteriosa mujer que guarda un parecido idéntico con Eva y con la que viajará a Isla Mallet para dar caza al soberano diabólico. Más adelante, descubrimos que Trish es una creación de Mundus para apelar la sensibilidad de Dante y tenderle una trampa. El cazador de demonios no ha evitado encariñarse con la mujer durante su periplo juntos, y los recuerdos que le trae su mera visión le continúan empujando a salvarla incluso después de desvelar su traición.

Trish no es la única baza de Mundus para torturar a Dante. Nero Angelo sirve a los propósitos del líder diabólico y no sólo para derrotar al cazador de demonios, sino quebrarle mentalmente. A medida que avanza el juego, descubrimos que Nero Angelo es Vergil, cuya mente y aspecto han sido retorcidos por su nuevo dueño. Sobre el cuello lleva una mitad del Amuleto Perfecto, cuya otra parte lleva el propio Dante. Dicha joya fue un regalo de Eva a sus pequeños, y la unión de ambos fragmentos permiten el acceso al reino infernal.

Dante logra acceder al Infierno, cumple con su cometido y derrota a Mundus, contra el cual se ha revelado la propia Trish. La diablesa se disculpa con Dante entre lágrimas, y él le evidencia su parte humana, puesto que “los demonios no lloran”. Dante y Trish aúnan sus fuerzas para que Devil May Cry siga adelante. Es fácil pensar en una relación romántica entre ambos, a causa de la complicidad construida entre ellos y el ver en Dante un lado más sentimental al tratar con ella. Kamiya declaró en su propio Twitter que ella es mucho más que un romance.

Devil May 2, el Dante más taciturno

Dante se había ganado el corazón de los fans con su personalidad elegante y atrevida, pero en Devil May Cry 2 (2003), situado años más tarde, conocimos a un cazador de demonios al que la madurez no le había sentado bien. Capcom había asignado la secuela al equipo de Ideaki Itsuno, con el fin de que desarrollaran su título en progreso para obtener un lanzamiento listo para la campaña navideña. El propio Itsuno, que tuvo que transformar un proyecto en desarrollo en la secuela de Devil May Cry se sintió abrumado, tal y como confesó a UsGamer durante una entrevista en junio de 2015 sobre la trayectoria de la saga. La esencia de Devil May Cry cambió a una dificultad más asequible y un sistema de combate menos refinado. GameSpy destacó en su crítica entre los defectos de la secuela la falta de carisma de Dante, cuya voz esta vez pertenecía al actor Matthew Kaminsky. Años más tarde que en la primera entrega, el cazador de demonios no lucía su distinguida arrogancia y apenas tenía secuencias de diálogo, las cuales también fueron castigadas por dicho análisis. La compañía de Trish había sido reemplazada por la de Lucia —en honor a Santa Lucía, de la que Dante Alighieri era devoto—, una guerrera que pecaba de la misma falta de carisma que su aliado.

La aventura de Dante y Lucia se situaba en Isla Dumary, donde la pareja iba en pos de Arius, un prominente empresario que busca invocar al diablo Argosax para convertirse en el hombre más poderoso del planeta. La simpleza de dicho argumento no conseguía brillar entre el resto de carencias de una secuela que sabía insípida en comparación con su predecesor. No obstante, Dante no debía morir.

Devil May 3, la altivez de la post-adolescencia

Hideki Kamiya había abandonado Capcom para emprender un nuevo camino en PlatinumStudios. Devil May Cry continuaba en Capcom, con Ideaki Itsuno, quien había aprendido de los errores de la segunda entrega. “Con Devil May Cry 3 me propuse a hacer el juego de acción que realmente quería y no conseguí”, declara Itsuno en la entrevista a UsGamer citada anteriormente.

Devil May Cry 3 (2005) nos devolvía a un Dante que seguía la línea de sus orígenes, a la vez que rescataba los elementos más satisfactorios de Devil May Cry 2, como la espada Rebellion, presente durante el resto de la saga, o la rejugabilidad con nuevos personajes. Reuben Langdon, actor y especialista de cine, proporcionó para Dante la interpretación vocal y corporal, y continuó siendo el cazador de demonios en Devil May Cry 4 y en la serie de animación.

La precuela Devil May Cry 3 explora la relación de Dante con Vergil, quien resulta una antítesis de él: vestido de azul, con el cabello peinado hacia atrás y de carácter frío y serio. Dante, en cambio, tenía una personalidad provocadora y extrovertida, características más acentuadas durante la veintena del joven cazador. Incluso su vestimenta resulta más irreverente; la gabardina roja continúa siendo la prenda clave, pero Dante luce su torso desnudo sin pudor. El equipo de Itsuno, según se relata en Devil May Cry Graphic Edition, partió del concepto de Kamiya y potenció los atributos que hacían destacar a Dante como antihéroe.

En Devil May Cry 3, Dante nos muestra de nuevo esa dualidad entre su descaro y su dolor. Conocemos una de sus debilidades más mundanas: la pizza, que continúa figurando en la serie de animación —en la que el helado de fresa es el postre predilecto de Dante, en el manga, en Devil May Cry 4 y en el DMC de Ninja Theory. Sus bromas continúan a lo largo de sus líneas de diálogo, pero también observamos los estragos que han dejado en él su drama familiar. Vergil es su mayor enemigo, pero continuamos viendo en él el cariño que le profesa durante la complicidad que comparten durante su alianza temporal contra Arkham, o las lágrimas que vierte —y oculta— después de perderle para siempre. Igual que su padre, Dante abraza su humanidad, y es así como bautiza a su recién estrenada agencia Devil May Cry.

Devil May Cry 4, la nueva madurez

Después de recuperar al Dante atrevido y estiloso, Devil May Cry nos devolvía de nuevo a un cazador de demonios maduro y que mantenía su personalidad. Hiroyuki Kobayashi, productor de Capcom, cuenta a 1UP durante una entrevista en enero de 2008 que la intención era marcar un contraste entre Dante y Nero, co-protagonista de la nueva entrega y con quien se uniría para destapar las oscuras intenciones de la Orden de la Espada. El cazador de demonios representaba la veteranía, el control de las situaciones más rocambolescas, frente a un joven Nero más inexperto. Tatsuya Yoshikawa, diseñador de personajes, en la misma entrevista describe a este Dante como “la estrella de Hollywood definitiva”, por cómo es capaz de salir airoso de cualquier situación y rescatar a la chica. “Nos preguntamos qué aporta carisma a un hombre, y llegamos a la conclusión de que los hombres adquieren mayor fuerza y sabiduría a eso de los 30 y 40, décadas en la que tienen experiencia acumulada, pero continúan en forma”.

Ante las dudas de si Devil May Cry 4 era la antesala a la jubilación de Dante, Itsuno declaró en 1UP que no cerraba las puertas al cazador de demonios ni a Nero, quienes podían vivir nuevas aventuras. Y así será para ambos en Devil May Cry 5. No obstante, Dante tuvo un renacimiento no exento de polémica.

Ninja Theory y el nuevo Dante

Ninja Theory tomó el testigo de Capcom para crear un reinicio de la saga desde una perspectiva occidental, con claras instrucciones de que Dante debía ser completamente diferente al de Capcom, como confirmó Christian Svensson, vicepresidente de marketing de Capcom, a IGN en una entrevista en octubre de 2010.

Las primeras imágenes que se mostraron del nuevo Dante, inspirado en El Caballero Oscuro de Christopher Nolan, levantó muchas ampollas entre el público. El cazador de demonios, rejuvenecido de nuevo, era moreno con el cabello corto y moreno y sostenía un cigarrillo entre sus dedos. En lugar de la distintiva gabardina roja, el muchacho vestía un abrigo de cuero rojo y negro, con la bandera de Reino Unido bordada sobre el brazo izquierdo. Svensson confesó que Capcom anticipaba la recepción negativa, y que formaba parte del plan de crear un Dante sorprendente en el más pleno sentido del término.

Ninja Theory exploró más en la infancia y adolescencia de Dante para fabricar su versión, tal y como relata Antoniades en un hilo de Neogaf sobre preguntas y respuestas acerca DMC: Devil May Cry (2013). Dibujaron imágenes de Dante en diferentes estados emocionales, de las que destaca al joven hurgando en una herida abierta en el pecho para comprobar que no es humano.

En cuanto a su personalidad, Dante en su reinicio —interpretado por el actor Tim Philipps— es mucho más visceral y más consumido por el rencor generado por una sociedad que le trata como un paria. Su origen ya no era el de un semidemonio, sino un nephilim, hijo del demonio Sparda y el ángel Eva. Su lenguaje es mucho más soez, y su estilo de vida versa hacia la precariedad y las noches desenfrenadas en las que se entrega al alcohol y al sexo salvaje.

En una dimensión alternativa a los Devil May Cry originales, Dante no recuerda nada de su pasado aparte de las crueles torturas sufridas en la cárcel Hellfire durante su adolescencia. Habitante de Malice, una ciudad consumida por demonios, mimetizados en las instituciones de poder más corruptas, Dante representa un héroe antisistema que acabará luchando contra Mundus, que en esta ocasión adquiere la forma de un magnante que domina todos los medios de producción y comunicación. Durante su perturbadora epopeya, Dante se reencontrará con Vergil, su opuesto más culturizado y refinado y cuyas intenciones de salvar a la humanidad albergan un propósito más oscuro.

Esperando Devil May Cry 5

Dante prosigue sus aventuras en Devil May 5, donde vuelve a ser el caballero socarrón de cabellos plateados y gabardina carmesí. Reuben Langdon vuelve a darle voz y movimiento, mientras que el modelo Adam Cowie ofrece su rostro para el diseño actual de un cazador de demonios maduro y atractivo. El próximo marzo, el hijo de Sparda regresará a conquistarnos con su glamour insolente, y esperaremos oír de nuevo sus singulares “Let’s rock!” y “Jackpot!”.

Devil May Cry

Uno de los mejores juegos de acción en tercera persona que hay, del creador de la saga "Resident Evil".
Devil May Cry