Ahora sí

Gran Turismo Sport un año después: metamorfosis a cuatro ruedas

Gran Turismo Sport
Gran Turismo Sport

De escuchar eco a escuchar al clamor de las gradas. La evolución del título de Polyphony Digital ha sido total en doce meses y promete seguir creciendo.

El lanzamiento de Gran Turismo Sport fue de todo menos el deseado por Sony. La que era y sigue siendo una de sus propiedades intelectuales más respetadas y populares, un sello de PlayStation, se veía rodeada por la polémica por no incluir contenido para un solo jugador suficiente como para colmar las expectativas de una comunidad acostumbrada a acudir a esta franquicia para pasar meses, quizá años, completando todo lo que tenía que ofrecer el disco en cuestión.

Un comienzo complicado: primera etapa

Así fue siempre, con la salvedad de Gran Turismo 5 Prologue, pero los de Kazunori Yamauchi en Polyphony Digital querían apostar por algo distinto, un título diferente con el que poder adentrarse de lleno en los deportes electrónicos e inclinar la balanza a la emergente tendencia del modo multijugador online en los títulos de conducción.

Es así como nace Gran Turismo Sport, una obra que no continúa con la nomenclatura numerada; una declaración de intenciones a modo de globo sonda que, en caso de funcionar iba a dejar claro el camino a seguir a las cuatro ruedas de la licencia. Pero hubo algo que no funcionó bien en el garaje durante los meses previos al lanzamiento y los iniciales, algo que no satisfizo a la prensa y dejó con opiniones muy polarizadas a los compradores: la falta de contenido para un solo jugador.

Ha llovido mucho desde entonces, pero salir a la venta con tan solo 17 trazados (con 40 variantes) parecía una broma en comparación con los casi 120 circuitos de GT6 o las 32 pistas de lanzamiento que tuvo su gran rival, Forza Motorsport 7. Tanto el título de Microsoft como Project Cars 2 adelantaban por la izquierda —y sin necesidad de meter la última marcha— a un GT Sport que empezaba a recibir calificativos como “demo” o “juego a medias”.

Nada más lejos de la realidad, pues la promesa era continuar nutriendo a la obra de forma gratuita a corto, medio y largo plazo; interpretar el título como un modelo como servicio en vez de un producto tradicional inamovible. Los que le pusimos las manos encima desde el día uno pudimos percibir sus virtudes, que residían y siguen siendo su jugabilidad, perfecta tanto para jugadores con volante como con mando. Pocos juegos se recuerdan así de cómodos con un DualShock. Además, a nivel técnico se presentó con una iluminación más que decente para lo que veníamos viendo en PlayStation 4, quizá no tan sorprendente como DriveClub, pero con hasta 4K y 60 FPS sólidos como rocas. Su oferta de competiciones online ponía la guinde de un pastel aderezado por un sistema de progresión que recompensaba al jugador recurrente, ese que ama el motor.

Hubo que dar volantazo

Porque si hay algo que sí transmitía Gran Turismo Sport era pasión por las cuatro ruedas. ¿Su problema? Mejor hablemos en plural; sus problemas eran los ya citados: una cifra escasa de coches y circuitos, sin climatologías cambiantes, conexión oglibatoria para jugar a la campaña y una ausencia de contenido monojugador donde se echaban de menos más que nunca la presencia de carnés, esas cosas que forman parte del ADN de Gran Turismo.

La reacción fue inmediata: malas críticas y bajas ventas, por mucho que se intentase maquillar con cifras de cientos de miles de jugadores. El objetivo era mayor que el conseguido y Sony bajó el precio del juego a los pocos meses, pero no agacharon la cabeza y comenzaron a dar motivos para que hoy estemos hablando de uno de los mejores juegos de conducción de la generación, con una comunidad online seria, exigente y limpia además de una oferta de contenido para un jugador que, esta vez sí, cuenta con todos los ingredientes como para ofrecerse a modo de plato principal.

El camino de la remontada: así ha sido su transformación

La primera gran actualización llegó un mes después del lanzamiento, en noviembre de 2017. El conocido como parche 1.06 anticipó la llegada de la GT League (que saldría en diciembre) y ofreció sin coste alguno el Shelby Cobra 427, el Audi R18 y el ISO Rivolta Zagato VGT. Asimismo, un editor de diseños, modo Campaña y Paisajes sin necesidad de estar conectado online… Es decir, un paso atrás para poder dar un par hacia delante.

La intención era clara, pues a esto se sumaron infinidad de parches, retoques y ajustes en la jugabilidad. Poco a poco se iba sintiendo un verdadero simulación de conducción en el que cada milímetro era mirado con lupa, un juego con una atención enfermiza por lo más mínimo, tanto en lo jugable como en lo sonoro.

Fue en diciembre cuando llegó la GT League, un equivalente al desaparecido modo GT, con copas, competiciones y categorías para pasar semanas, sino más, sin preocuparnos por qué había detrás de las ese universo online. La ecuación sumó también doce nuevos coches. El garaje empezaba a parecer un verdadero salón del automóvil.

Antes de terminar el año, Kazunori Yamauchi se comprometió a ofrecer durante 2018 más condiciones climáticas en los circuitos, una demanda muy aclamada por los jugadores online, los que querían una experiencia exigente en la que durante veinte minutos sucediese literalmente de todo.

2018, luchando por la pole

Después de tomarnos las uvas y pedir muchos deseos, a alguien se le concedió aquel que pedía un inicio de año de campeonato en Gran Turismo Sport. La actualización 1.11 es también de esas que nos recordaron que todos esos GB de instalación en PlayStation 4 empezaban a merecer mucho la pena. Hablamos de nombres como Monza, diez nuevos vehículos como el Toyota 2000GT, el Supra RZ de Toyota, el Ford GT y el McLaren F1, por citar solo unos de ellos.

Pero no solo coches y circuitos, también se añadieron nuevos eventos GT League. ¿Queríamos contenido para un solo jugador? Por aquí teníamos cuatro nuevas competiciones que no eran precisamente fáciles; una de ellas de resistencia.

La política de comunicación de Polyphony Digital empezaba a dar síntomas de mejora. En vez de hieráticas notas de prensa al modo tradicional, el propio Kaz comenzaba a usar su cuenta de Twitter para acaparar atención. Muchos de los jugadores de GT Sport recordarán esa imagen de doce coches fundidos a negro, doce siluetas que dispararon las especulaciones porque con esos pequeños visos se entendió que estábamos a punto de dar la bienvenida al Lamborghini Aventador, al Audi R8 o al Alpine A110, entre otros. Y así fue.

El parche 1.13 siguió la estela de los anteriores y no decepcionó a nadie. Tres nuevos eventos para GT League, nuevas rondas para la Sunday Cup, Clubman Cup, Premium Sports League y Porsche Cup y esos nuevos doce coches. Para más inri, nuevas variaciones para las pistas Blue Moon Bay Speedway en sus dos vertientes.

La primavera trajo consigo también la mano dura. Jugar online es divertido, pero puede ser un calvario si la gente que participa en las competiciones prefere chocar que pisar el freno. Se endurecieron así las penalizaciones, las físicas de algunos vehículos y los impactos. Ahora había que tragar saliva.

Marzo no solo trajo algo de lluvia a la Península y la despedida del invierno, sino también la versión 1.15 del título, que introdujo un modo contrarreloj para el modo VR, trece coches nuevos como el Aston Martin DB11 o el Honda Raybrig Concept-GT. Respecto a circuitos, se sumó el complejo Tuskuba, repleto de chicanes y curvas cerradas. Finalmente, nuevos eventos para la GT League en todas las categorías y nuevos temas para los Paisajes.

Tras otros cambios menores apareció la versión 1.18 con nuevos coches, mejoras y eventos. Las ventas, sin embargo, seguían sin concretarse. Yamauchi reconocía a esas alturas que todavía quedaban muchas cosas por pulir, pero que habían “alcanzado el punto en que Gran Turismo sport ya se puede considerar un juego completo”. Su mayor deseo, no obstante, seguía siendo el poder ver su actual título entre las grandes competiciones profesionales porque para él no sería nada “sin grandes jugadores”. Yamauchi siempre habla de caballerosidad, de juego limpio. Comenzó a viajar presencialmente a las competiciones europeas y americanas, hizo autocrítica y dejó caer algunas de las cosas que quiere introducir en su siguiente gran entrega, esa que esperamos se llame Gran Turismo 7 y haga gala desde el primer día del número de las bolas de dragón.

Un punto de inflexión lo marcó la llegada de las 24 Horas de Le Mans, algo que parecía mentira que siguiera sin estar disponible, pero que indudablemente fue una agradable sorpresa con la versión 1.19, que añadía de paso nueve coches nuevos junto a nuevos eventos para la GT League.

Este pasado verano se alcanzaron los 5 millones de jugadores, una cifra que nos atrevemos a calificar ni buena ni mala, pues nunca hemos sabido cuál era el objetivo de Sony con este título. Pero sí sabemos que Gran Turismo 5 vendió 11.95 millones de unidades. Antes de terminar el verano se introdujo un sistema de microtransacciones, nuevo vehículos y competiciones, lo que nos hizo reflexionar sobre el estado más que decente de Gran Turismo Sport para llegar al presente otoño. Madrid acogió la Final Europea de la FIA Gran Turismo Championships 2018 en Madrid Games Week, mientras que este mismo mes de noviembre llegaron nueve coches nuevos o el imprescindible Circuit de Barcelona-Catalunya.

A estas alturas, con la versión 1.29, solo tenemos la promesa de que el modo GT League se seguirá ampliando el año que viene, y eso es motivo de alegría, porque cualquier jugador que compre hoy GT Sport sabe que se llevará un título más cerca que nunca de la calificación de sobresaliente. Otro gallo hubiese cantado en caso de haberse puesto así a la venta, un año más tarde, pues en ese caso seguramente a nadie le hubiese extrañado que se llamase Gran Turismo 7.

Mientras tanto, Gran Turismo Sport sigue en la lucha por la pole.

Gran Turismo Sport

Gran Turismo Sport, desarrollado por Polyphony Digital y distribuido por Sony para PlayStation 4, es una nueva entrega de la popular saga de conducción que pretende sacar partido de la potencia next-gen y de la futura realidad virtual. La propia FIA estará involucrada en competiciones del título.

Gran Turismo Sport

Assassin's Creed Odyssey

  El año 2014 fue el principio del cambio en Ubisoft.  Desde Noviembre de ese año a Noviembre de 2015 salieron Assassin’s Creed Rogue, Assassin’s Creed Unity, Assassin’s Chronicles China ...