My Memory of Us
My Memory of Us
Carátula de My Memory of Us

My Memory of Us, análisis

El estudio polaco Juggler Games nos transporta a una Varosvia de cuento durante la ocupación alemana de la ciudad a través de los ojos de dos niños

Lidiar con la memoria histórica siempre es problemático, más aún cuando esa memoria es traumática y pocas hay más traumáticas que la historia polaca durante el siglo XX. La Segunda Guerra Mundial provocó un escenario apocalíptico que tuvo su epicentro en la ciudad de Varsovia, arrasada, su población exterminada y gran parte de ella arrinconada en un pequeño gueto desde donde les condujeron a los campos de la muerte. Leer diarios y memorias de polacos escritos durante la invasión alemana del país es un ejercicio de responsabilidad. Nos avisan. Esto podría pasar. Jan Karski, Józef Czapski o Imre Kertesz nos ilustran a través de sus memorias particulares de la brutalidad del ser humano.

En Polonia la memoria sigue siendo un problema. Recientemente se han acuñado leyes contra la divulgación de la colaboración polaca con los alemanes en la formación de los campos de la muerte. Hasta hace algunos meses decir en público «campo de concentración polaco» podía llevar asociadas penas de cárcel. El recuerdo aún duele. La destrucción fue tan amarga, la derrota tan brutal que nadie quiere recordarlo aun cuando ese sea nuestro deber.

My Memory of Us, análisis
Captura de pantalla de My Memory of Us.

Y en este deber se concentra Juggler Games, un pequeño estudio polaco formado por seis miembros con más de veinticinco años a sus espaldas en la producción de videojuegos. Durante los dos años y medio pasados han estado enfrascados en la elaboración de My Memory of Us, un videojuego de puzles y plataformas que bebe, y mucho, de joyas como Inside en su planteamiento, mecánicas y estética pero que se aleja de él por el propio contexto del título.

Me Memory of Us propone al jugador guiar los pasos de dos niños que se encuentran inesperadamente en una ciudad que recuerda poderosamente a Varsovia durante las semanas previas a la ocupación alemana. El joven es un pequeño ladrón huérfano que vive en la calle y sobrevive de pequeños huertos. La joven es una pequeña que vive con su abuelo en silla de ruedas y disfruta con las pequeñas cosas. Cada uno de ellos dispondrá de una serie de habilidades, la niña apuesta por la carrera, el niño por el sigilo. La combinación de sus características particulares será de vital importancia para poder superar los rompecabezas propuestas.

La estética que envuelve al título se funde en el blanco y el negro, acostumbrados a percibir el pasado en esos colores no desentona con la historia que quieren contarnos, como la amistad puede superar cualquier amenaza. Del blanco y negro aparece, de tanto en cuanto, elementos rojos que nos muestran las piezas interactivas del escenario con las que debemos interactuar para avanzar en la trama.

La apariencia basada en el dibujo animado elimina el dramatismo de los sucesos que vamos a contemplar durante la partida y dota de personalidad propia al conjunto, una personalidad que se apoya en una banda sonora sublime que nada más escucharla nos transportará a una novela de Stefan Zweig.

My Memory of Us, análisis
Captura de pantalla de My Memory of Us donde podemos observar el avance de la aviación enemiga sobre la ciudad.

Todo ello, una poderosa influencia de Inside, una estética sacada del dibujo animado, escenarios basados en rompecabezas y colaboración entre los personajes protagonistas, únicos cada uno en sus distintas habilidades, junto a una banda sonora sublime, completa una propuesta coherente que tarda en borrarse de la retina.

Sin embargo, y dicho todo esto, la verdadera importancia del título recae en su contexto. No existen videojuegos que hablen sobre la ocupación del Tercer Reich de Polonia. No existen videojuegos en general que traten la ocupación de un país por parte de Alemania. No existen, nunca, referencias al Holocausto y al genocidio programado y dirigido por la Sicherheitsdienst des Reichsführers-SS y tampoco existen en este videojuego de manera directa pero si de manera velada.

El Tercer Reich es eliminado y recogido por un ejército en forma de robots. No hay referencias históricas ni geográficas. Sin embargo todo queda claro, todo se hace evidente nada más pasar cinco minutos dentro del videojuego y mucho más cuando transcurren treinta minutos y el país es invadido por esta raza de robots rabiosos, irracionales y violentos que persiguen con furor al niño.

A pesar de todo el título presenta una serie de problemas que lastran la experiencia. La primera es la falta de fluidez en los rompecabezas. Muchos de ellos no tienen sentido, no aportan nada a la trama y tampoco permiten que avance esta. Por ejemplo distribuir unos platos en una mesa. Junto a este fallo encontramos otro relacionado con los puzles que es su aparición mágica e irracional. De repente nos encontramos con un desafío que debemos solucionar sin saber muy bien el porqué. Todo ello lastra puntos a la experiencia narrativa, la cual se corta e interrumpe rompiendo la dinámica de la trama y restando dramatismo al conjunto de la partida.

CONCLUSIÓN

Memory of Us es un juego importante por tratar de lidiar con una memoria histórica tan problemática como la de Polonia durante el siglo XX. Aunque no logra ir más allá y poner nombre y apellido a lo sucedido, una decisión que, de acuerdo a nuestra opinión personal, reforzaría su mensaje y evidenciaría su verdadera intención, la exaltación de los valores humanos como faro desde el que guiarse en esta época tan turbulenta como aquella y como la nuestra, y dentro de estos valores el título de Juggler Games apuesta por la amistad como fuerza fundamental para luchar contra la irracionalidad, la violencia y, en definitiva, el fascismo.

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.