Mejorando la actual

Nintendo Switch: 7 mejoras para una futura nueva versión

Nintendo Switch
Imagen: @J_S_Carpio

Con una posible nueva Switch en el horizonte, escogemos aquellos aspectos donde esperamos que se prioricen los cambios sin pensar cosas imposibles.

Nintendo Switch acumula ya más de veinte millones de unidades y cerca de dos años de vida, un éxito indiscutible a nivel comercial que ha hecho que la compañía de Kioto recupere el terreno perdido con Wii U. En el horizonte coge fuerzas un rumor publicado por Wall Street Journal donde se habla de una nueva versión en la segunda mitad de 2019 con pantalla mejorada, aspecto del que hemos hablado en este artículo. No en vano, sin información oficial en la que poder apoyarnos, lo que sí podemos hacer es recoger aquellos aspectos donde el actual diseño presenta defectos y, por ende, posibilidad de mejora.

Esta tradición de rediseñar o mejorar sus propias consolas (sobre todo en el área portátil), que responde a una necesidad comercial además de una respuesta a aquellos que ven defectos en el actual sistema, tiene muchas papeletas de producirse también en el futuro con Nintendo Switch. Hoy hemos recopilado aquellas ideas que más se esperan por los jugadores.

7 formas de mejorar Nintendo Switch

Batería: la duración de la batería debe aumentar. Actualmente, con una capacidad de 4310 miliamperios, deja resultados que oscilan entre las 2 y las 5 horas de autonomía en modo portátil, tal como se analizó con más de 50 juegos de la consola. Se antoja por tanto necesario un aumento en el tipo de batería o la implementación de una con más mAh sin que ello afecte el grosor. Otra forma de mejorar la autonomía es utilizando un SoC que haga mejor uso del sistema operativo y no consuma tanta energía. Como guinda, introducir carga rápida, aunque es muy poco probable.

Peso: otra de las solicitudes más plausibles. Con los Joy-Con acoplados, Nintendo Switch pesa 398 gramos, algo que se hace algo excesivo para algunos jugadores con manos pequeñas. Una forma fácil de aligerar el total sería a través de la tablet, donde con otro tipo de materiales se ganaría entre un 20% y un 30% sin mucha complicación. Más aún si es cierto que la nueva pantalla sería más delgada y ligera.

Almacenamiento interno: este punto es casi una necesidad determinada por el propio mercado. Son numerosos los juegos de third parties que requieren de una descarga adicional para poder ejecutarse, ya que la capacidad actual de los cartuchos (32GB) es insuficiente. De hecho, parece que en 2019 tendremos cartuchos de 64 GB. Dado que hay juegos que pesan más de la memoria de almacenamiento interno actual, se hace casi imprescindible comprar una tarjeta microSD adicional. ¿La solución? Al menos 64/128 GB de almacenamiento interno de base en el futuro con posibilidad de ampliación mediante microSD –como hasta ahora–.

Mayor aprovechamiento del frontal: el modelo actual de Nintendo Switch presenta marcos negros muy pronunciados alrededor de la pantalla de 6 pulgadas de la consola. Si Nintendo no quisiera aumentar el tamaño del panel para respetar los DPI –dado que la resolución no aumentará­–, al menos se reduciría el tamaño de la consola, que con un mismo tamaño de pantalla ocuparía menos espacio. Esto tendría un efecto colateral, y es que al ser un producto de menor altura afectaría también a los Joy-Con, que no serían compatibles entre diferentes modelos. Este punto es complicado.

Antena WiFi mejorada: Aunque Nintendo Switch cuenta con una antena capaz de tomar señal de 5 GHz, lo cierto es que el rendimiento Wifi no es óptimo, o no tanto como otros dispositivos portátiles del hogar como smartphones actuales o consolas de la competencia. Es necesario que la consola mejore este aspecto y permita distanciarse más del router; asimismo, un dock con puerto Ethernet de serie no estaría nada mal para no tener que pasar por caja comprando adaptadores.

Diferentes colores y pestaña: otra de las peticiones más sugeridas, aunque en este caso fuese algo más secundario: el color. Es especialmente común en Japón ver los modelos de las consolas portátiles de Nintendo con una amplia gama cromática para elegir; desde negros pasando por blancos, rojos, verdes, azules… Por ahora solo hemos tenido cambios en os Joy-Con, pero es de suponer que al menos una Nintendo Switch de color blanco llegue con el paso del tiempo, sea en el rediseño o en el modelo actual. Asimismo, aprovechar para endurecer la pestaña trasera no vendría nada mal.

¿Potencia? ¿Nintendo Switch Plus?: esta última sugerencia la ponemos entre interrogantes porque en este caso no sería solo un rediseño pensado para mejorar el actual hardware sino una mejora en sí de las actuales tripas de la consola; es decir, un cambio similar al de PS4 Pro, Xbox One X o New Nintendo 3DS.

A sabiendas del uso del actual SoC que Nvidia ha provisto para la consola, un futuro modelo modelo de Switch más potente debería utilizar el futuro SoC Nvidia Tegra X2 Pascal. Esto dependería del precio al que está Nintendo dispuesta a vender su consola.


Bonus

Joy-Con con Cruceta: este punto no tiene por qué esperar hasta un rediseño de Nintendo Switch para producirse, pero no cabe duda que sería un incentivo de compra más. Actualmente no tenemos una cruceta tradicional sino un esquema de cuatro botones para la dirección; esto dificulta la comodidad en juegos del género de lucha, entre otros, así que es cuestión de tiempo que esta petición se materialice.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es la nueva aventura de acción de Nintendo para Wii U y Nintendo Switch que nos presenta el título más ambicioso de la saga con un mundo abierto por explorar y en el que realizar todo tipo de acciones como escalar además de otras clásicas como nadar o montar a caballo. Link despierta tras un profundo sueño de 100 años en un misterioso templo en el reino de Hyrule; junto a él, deberemos descubrir su pasado mientras escuchamos una voz que nos incita a enfrentarnos a un malvado ser que provocó el llamado cataclismo: Ganon.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild