Futuro en línea

PSNow, un servicio que se resiste a llegar a España

El juego en la nube de PlayStation funciona en varios continentes y también en Europa, pero el servicio no ha llegado ni a España ni a Portugal.

Quizá te suene el nombre de David Perry. Desde los años ochenta, ha desarrollado videojuegos de todo tipo. Entre su extensa lista de proyectos, podemos encontrar obras tan dispares como The Terminator, Disney's Aladdin, MDK, Messiah y Earthworm Jim.

En tiempos algo más recientes, aunque ya se sienten muy lejanos, las películas de Matrix se estrenaron en los cines y Atari se hizo con los derechos para desarrollar videojuegos basados en la franquicia. Perry fue el elegido para liderar el equipo que iba a hacer realidad esos títulos. Fruto de esos años de trabajo se hicieron dos juegos: Enter the Matrix y Matrix: The Path of Neo. No fueron grandes títulos, pero sí bastante disfrutables.

Pese a que en esa época el videojuego en streaming probablemente sonara a Matrix, David Perry fue uno de los precursores de Gaikai, una empresa que él mismo contribuyó a fundar y con la que construyó una infraestructura para que los videojuegos pudieran jugarse a través de la nube. En 2012, Sony anunció un acuerdo mediante el cual se materializó la adquisición de la empresa por unos 380 millones dólares: "Mezclando los recursos de Gaikai, su talento y su fortaleza tecnológica con los conocimientos del videojuego de SCE, ofreceremos a los jugadores una experiencia sin precedentes en lo que a juego en la nube respecta", dijo en su momento Andrew House, el entonces máximo dirigente de Sony Computer Entertainment—renombrada posteriormente como Sony Interactive Entertainment—.

Gaikai cambia de nombre: PS Now

Dos años después, Gaikai se convirtió en PlayStation Now, un servicio de videojuegos en streaming que ya está integrado en Estados Unidos y Japón, pero que no ha llegado a toda Europa. Uno de los países del Viejo Continente que no cuenta con el servicio es, curiosamente, España, un país muy propenso a consumir productos Sony. En febrero, el precio de la suscripción bajo hasta los 14,99 euros, por lo que nuestros vecinos franceses podrán disfrutar de la suscripción a un precio más competitivo. ¿Cuándo llegará a España y Portugal? Sigue siendo una incógnita.

Antes de que Netflix desembarcara en España, la situación de la televisión era muy diferente. Su éxito ha provocado que otras plataformas intenten conseguir su trozo de pastel, de manera que HBO o Sky TV también han puesto en marcha sus servicios. En el caso de los videojuegos, la situación es un poco distinta porque a diferencia de las series y del cine, que no requieren de conexiones muy potentes para funcionar, los juegos sí exigen un buen rendimiento de Internet, ya que la latencia y el framerate son factores a tener muy en cuenta.

Con todo, los servicios en el videojuego ya están funcionando aquí también. Xbox Game Pass, que actualmente permite descargar los juegos en la consola, es un modelo de suscripción que ofrece al jugador la opción de acceder a más de cien títulos, que como en Netflix, se incorporan y desaparecen a medida que pasan los meses. Lo atractivo es poder contar con el catálogo first party desde el primer día.

Es difícil adivinar el futuro, pero la tendencia indica que este tipo de servicios de suscripción se van a ir extendiendo. En cuanto al streaming, por mucho que las circunstancias puedan cambiar—antes se decía que el futuro era el formato digital—, pesos pesados de la industria están convencidos de que el streaming ha venido para quedarse. “No necesitarás comprar una caja para jugar a nuestros juegos, probablemente tan solo necesites adquirir un mando, y esos sí que estarán disponibles”. Estas palabras salieron de la boca de Strauss Zelnick, nada más y nada menos que el CEO de Take-Two. Otro que está convencido de que el juego en la nube sustituirá a las consolas es Yves Guillemot, máximo responsable de Ubisoft: “Pienso que veremos otra generación [de consolas], pero ahí habrá una gran oportunidad para que poco a poco veamos menos y menos hardware. […] Habrá una generación de consolas más y, después de aquella, todos estaremos en el streaming”, declaró.

Cabe preguntarse cuál será el movimiento de futuro de Sony y Microsoft. Sin duda, la opción de que los grandes juegos de las compañías estén bajo el paraguas de un servicio es una idea atractiva para cierto tipo de consumidor. El pensamiento romántico del formato físico sigue estando presente, pero de nuevo, de momento el streaming no ha matado al Blu Ray. Veremos.