HOCKEY | LUTO EN EL DEPORTE

La leyenda del hockey Joan Amat fallece a los 75 años

Jugó 144 partidos con la Selección, fue plata en Moscú 80 y mítico jugador y entrenador del Club Egara. Hace dos años también falleció su hermano Jaume.

0
La leyenda del hockey Joan Amat fallece a los 75 años

El hockey español y la ciudad de Terrassa están de luto en un año tan especial por la celebración del Mundial Femenino en julio. Pero este jueves 12 de mayo se han levantado ambos con la triste noticia del fallecimiento, a los 75 años de edad, de Joan Amat i Fontanals, uno de los integrantes de la saga de los Amat que tantas medallas y gloria le ha dado al olimpismo español. Las condolencias han llegado desde todos los rincones.

Joan era el hermano pequeño y actuaba de líbero. Jugó 144 partidos con la selección española y participó en cuatro Juegos Olímpicos, de México 68 a Moscú 80, justamente cuando consiguió su mayor éxito deportivo: la plata olímpica, el segundo metal del hockey español después del obtenido en Roma 60. Durante 20 años, la primera generación de los Amat lideró el equipo nacional. Pere y Paco están entristecidos por la noticia después de que el 18 de febrero de 2020 despidieran a Jaume a los 78 años.

Con el Club Egara, la entidad de su vida que está liderada por su sobrino, el legendario Pol Amat, ganó dos Copas de Europa (1969 y 1970), numerosas ligas y Copas y fue, incluso, entrenador en la temporada 1994-95 y director de la escuela de formación. El otro legado de Joan Amat es seguir inculcando los valores del deporte y el sacrificio por el hockey a las generaciones posteriores.

La historia de los Amat es sumamemte conocida. Cuatro hermanos apasionados del hockey desde niños. Su padre fue fundador del Club Egara y ellos aprendieron el deporte en el jardín de su casa. Pere y Jaume acudieron a Roma 60 mientras que Joan lo celebró en su casa de Terrassa. 20 años después fue el quien cerró el círculo con otra plata y sus hermanos lo vieron desde la distancia. Un éxito sin parangón en un deporte cuyas mejores páginas han escrito con sus propios sticks.