PARALÍMPICOS

Un día para la igualdad

Más de 170 deportistas participaron en estos I Juegos Inclusivos, organizados por Sanitas, el CSD, el COE, el CPE y las federaciones. Una fiesta por la igualdad y el deporte sin adjetivos.

0
Los deportistas, grandes protagonistas de los Juegos Inclusivos.
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Los I Juegos Inclusivos se han convertido este jueves en la gran fiesta de la igualdad. Más de 170 deportistas olímpicos y paralímpicos —deportistas, a secas y sin más adjetivos— se han divertido y han competido de forma conjunta en nueve disciplinas: natación, tenis de mesa, atletismo, bádminton, judo, taekwondo, baloncesto en silla de ruedas, triatlón y rugby. Con una premisa así, esta cita pionera en el mundo dejó muchos ganadores.

Sara Guerrero y Jairo Ruiz (triatlón), Pablo Abián y Adriana Rissi (bádminton), Marta Arce, Iratxe García, Daniel Nieto, Nikoloz Sherazadhisvili, Aleksia Emiliyanova, Cristina Cabaña, Sergio Ibañez y Álvaro Gavilán (judo), Miguel Ángel Toledo, Eduardo Cuesta, Carlos Caballero y Pilar González (tenis de mesa), Genoveva Tapia, Sonia Ruiz, Carlos Manuel Martínez, Óscar Onrubia e Iñaki de Miguel (baloncesto), Marina García, Alberto Martínez, Nahia Zudaire, Enrique Alhambra, Lidon Muñoz, Marcos Martín y Aitana Estrada (natación), Cecilia Castro, Adrián Vicente y Javier Pérez (taekwondo) y Martín Fernández, Sergio Juárez, Alba Borrero y Sara Andrés (atletismo). Y por encima de todos estos nombres propios: el deporte, la herramienta perfecta para conseguir una igualdad real y la sociedad, en marcha para que lo que ayer era una utopía pueda ser por fin una realidad. Hoy es un día para la historia.

"Si algún niño sueña con ser deportista, habrá merecido la pena"

IÑAKI PERALTA

Las puertas del CAR de Madrid se abrieron, desde las 16:00 hasta las 20:00 horas, para albergar unos Juegos organizados por Sanitas, el Consejo Superior de Deportes, el Comité Olímpico Español, el Comité Paralímpico Español y las diferentes federaciones. Precisamente los representantes de dichas organizaciones dieron el pistoletazo de salida al evento. "La idea es celebrar los Inclusivos cada año de Juegos Olímpicos y Paralímpicos, para que compitan juntos aquí", confesaba Iñaki Ereño, CEO de BUPA y anterior consejero delegado de Sanitas. El actual, Iñaki Peralta, explicaba: "Esto ha sido un regalazo. Si después de esto, algún niño sueña con ser deportista, independientemente de sus capacidades, el esfuerzo de esta década habrá merecido la pena".

Esta cita marcará un antes y un después. Así lo cree el presidente del CSD, José Manuel Franco: "No quiero ser grandilocuente, pero hoy puede ser un día histórico no sólo en España sino que diría en todo el mundo. Estos Juegos son un ejemplo de la búsqueda por la igualdad real. En España hemos avanzado mucho, pero aún tenemos camino por recorrer. El Gobierno se está volcando con la inclusión y este es el mejor ejemplo". Ya se dio un paso importante en Tokio. El CSD cofinanció, por primera vez, con el CPE los premios por medallas paralímpicas, lo que supuso 70.000 euros por un oro, 35.000€ por una plata y 21.000€ por un bronce.

Este paso hacia la igualdad será importante, pero no definitivo. Aún queda camino que andar. "Este era un sueño, que no sabíamos si conseguiríamos alguna vez... Estamos haciendo un poquito más ejemplar a nuestro país. Eso sí, todavía hay que seguir avanzando en la accesibilidad, la igualdad de oportunidades, la superación de las barreras mentales...", pedía Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español.

Ese momento con un cariz más institucional, dejó paso a la competición y le otorgó todo el protagonismo a los deportistas. Algunas como Ana Peleteiro y Adriana Cerezo no participaron de forma activa, pero sí estuvieron presentes para apoyar la cita. También otras figuras, como Vicente del Bosque, Chema Martínez y 'Perico' Delgado. "He entrenado muchas veces con deportistas con discapacidad en Sevilla, Asturias... Es maravilloso lo que nos aportan Es un aprendizaje constante. Hay que hacer mucha pedagogía con la igualdad y esto es un claro ejemplo de que se puede conseguir", manifestaba el piragüista Saúl Craviotto. Tampoco Carolina Marín quiso perderse este acontecimiento: "Es una pena no poder estar sobre la pista. Va todo hacia adelante y el objetivo del Mundial está ahí".

Una de las atletas que más celebró su triunfo fue Sara Andrés, que había avisado antes de saltar a la pista: "Este es el futuro y ya ha llegado. Los deportistas paralímpicos vamos a ser muy competitivos. Ojo a los olímpicos, que tiemblen... (risas)". Pues dicho y hecho. También lo cumplió la judoca Marta Arce: "La experiencia ha sido divertida. A los niños les digo que hagan deporte, siempre hay alguna forma de adaptarlo para que sea accesible. Es impresionante el impacto que esto tendrá a medio y largo plazo para la sociedad".

Esta experiencia ha sido novedosa para muchos deportistas, entre los que se encontraba el nadador Nico García. "Me ha llenado. Todos nadamos con todos. La discapacidad no es ningún impedimento para hacer deporte", afirmaba unos minutos antes de hacerse una foto junto a Felipe Reyes. El exjugador de baloncesto probó en su propia piel lo que es jugar en silla de ruedas: "Me ha costado bastante. Es muy duro. Nosotros usamos mucho las piernas para saltar, para el rebote... Aquí tienes que servirte más de las manos y de tu habilidad con la silla, que en mi caso es nula. Necesitaría años de entrenamiento para acercarme al nivel de los compañeros. Mi aportación al juego no ha sido muy positiva que digamos (risas)". Además, confirmó que su retirada no es más que un hasta pronto. "El baloncesto es mi vida", apostillaba. Su adiós y el de Gasol suponen también el de una generación única. "Parece que fue ayer cuando nos coronamos campeones de Europa junior. El CAR me trae muy buenos recuerdos porque las concentraciones empezaban aquí y hemos jugado en la cancha donde entrenábamos con la Selección antes de ir a los campeonatos".

"No se ha competido por medallas, sino por respeto e igualdad"

ALEJANDRO BLANCO

Los atletas Fernando Carro y Desirée Vila estaban en su hábitat, en la pista donde entrenan en su día a día, aunque esta vez la connotación era diferente. "Esta es la primera piedra del camino a la igualdad. Habitualmente entreno aquí con compañeros con discapacidad. Gustavo Nieves la tiene visual y, a veces, es un problema porque se te olvida. Vamos a correr por unos sitios que se pega unas toñas...", recordaba el madrileño entre risas. ¿Su próximo reto? "A lo mejor la San Silvestre vallecana, quiero ir con mucha calma", desvelaba. Mientras que la gallega se mostraba motivada con este nuevo reto: "Ya había competido otras veces con deportistas sin discapacidad. Motiva muchísimo porque aspiras a alcanzar el nivel que ellos tienen. Pensaba que iba a competir contra mi compañera Alba y al final estábamos en el mismo equipo. Luego hemos hecho sólo dos saltos y me ha sabido a poco".

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, tomó la palabra en la clausura. "Hoy no hemos visto competir por una medalla, sino para enseñar a las futuras generaciones respeto e igualdad", afirmaba instantes antes de que la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, sacara pecho: "Nuestra ciudad hoy nos da un motivo por el que sentirnos realmente orgullosos. Es bueno que tantas administraciones de diferentes colores políticos nos hayamos puesto de acuerdo y nos volquemos en el mismo objetivo". El broche final fue la foto de familia. La instantánea del deporte, a secas y sin más adjetivos.