JUEGOS PARALÍMPICOS TOKIO 2020

Franco: "Queremos equiparar las primas de olímpicos y paralímpicos"

El presidente del Consejo Superior de Deportes y el del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda, siguen desde hace días las competiciones en Tokio: "Estamos muy satisfechos".

Tokio
0
José Manuel Franco y Miguel Carballeda, en Tokio.
CPE

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Manuel Franco, y el presidente del Comité Paralímpico Español (CPE), Miguel Carballeda, llegaron a Tokio el pasado jueves para acompañar a nuestros deportistas, que suman ya 27 medallas —con el bronce de Garrote en ruta—, y están a punto de dar caza los 31 metales de Río. "Van coincidiendo con las previsiones, pero el acojonamiento que teníamos cuando empezamos... No sabíamos cómo venían los otros países por la pandemia. Sólo cómo están los nuestros, lo que nos ha costado y creo que hemos acertado con esas cinco burbujas y en la planificación para asegurar poder estar aquí. Era lo más importante. Estamos muy satisfechos porque siempre temes que haya una debacle. Hemos tenido un bajón en algunos deportes, pero el conjunto del equipo nos dará una alegría. Siempre hablamos de las medallas, pero hay muchas cosas importantes detrás. Ayer cuando Ricardo Ten se cayó redondo por un golpe de calor demostró su pundonor gritando desde el suelo que quería la bicicleta otra vez. Eso dice mucho", explicó Carballeda en el encuentro con los periodistas desplazados en Tokio.

Una de las grandes novedades de estos Juegos es el incremento de la cuantía por medallas paralímpicas, premios cofinanciados de forma conjunta por el CSD y el CPE. La medalla de oro tiene una compensación de 70.000 euros; la de plata, de 35.000€ y la de bronce, de 21.000€. Un importante paso hacia la igualdad real entre los deportistas. "No sabemos cuándo se podrá conseguir porque depende de temas presupuestarios, pero con el paso de tiempo queremos equiparar las primas de olímpicos y paralímpicos. No puedo comprometerlo a un plazo de tiempo, pero es nuestro deseo y meta", afirmó Franco, orgulloso de que la sociedad esté cada vez más pendiente del deporte paralímpico: "Vamos consiguiendo que la gente que ha acabado de ver los Juegos Olímpicos no desconecte y se se enganche a los Paralímpicos. Algo que que también implica el valorar unos determinados ejemplos porque muchos deportistas, además de entrenar, estudian y trabajan. Tenemos ciertos complejos que debemos ir superando y uno de los caminos es esta apuesta clara y decidida por el deporte paralímpico y mejorar las calidad de vida de las personas con discapacidad".

El presidente del Comité recogió el guante y le agradeció su implicación y la de todo el Gobierno. "Encontramos en el camino gente que lo entiende mejor y otra a la que le cuesta. Esas son las barreras mentales, las peores. Hay otros que quedan muy bien ante los medios, pero cuando hay necesidad miran hacia otro lado. Esto ahora no ha ocurrido. Nos han aumentado los presupuestos de forma extraordinaria cuando las cosas no están sobradas y vamos paso a paso. Pero no es sólo cuestión de dinero, sino de dignidad e igualdad de trato y en París será un momento idóneo para la igualdad plena", vaticinó Carballeda.

El presidente del CPE también se refirió a las palabras de Teresa Perales, después de ganar su medalla de plata, en las que aseguraba que había gente que le había recomendado que no fuese a Tokio lesionada. "No ha habido cuestionamiento. Desde el CPE se habló con ella para tener todas la precauciones y no hacer algo indebido porque te puedes cargar un hombro para siempre. Nuestra obligación es ayudar en estas cuestiones. Afortunadamente, tiene un equipo médico detrás que ya había planificado la operación de su hombro tras los Juegos", informó.

Otro tema sobre la mesa es el del relevo generacional, asegurado en muchos deportes y en el aire, en algún otro. "Los equipos de promesas están funcionando perfectamente, pero algunas cosas están muy difíciles y me preocupa que para Pekín (Juegos de Invierno) nos estemos quedando sin deportistas. Tenemos que intentar sacar a los chavales jovencitos del móvil y el ordenador y ayudarles a aprender a bajar 100 km/h por una montaña. No es fácil, pero estamos en ello", sentenció.