NATACIÓN

Las dudas de Mireia Belmonte

"No sé aún qué voy a hacer. De momento estoy descansando y entrenándome por mi cuenta para no perder la forma del todo", comentó a AS mientras decide dónde y quién la entrena.

0
Mireia Belmonte.
Pepe Villoslada

Han pasado ya más de dos meses desde que Mireia Belmonte, en el relevo 4x100 estilos, pusiera punto final a su participación olímpica en Tokio. Un periodo en el que la badalonesa ha optado, a sus casi 31 años, por desconectar de la natación y encontrar cuál es el camino a seguir hasta esos Juegos de París con los que sueña como ha comentado públicamente en más de una ocasión. Por el momento, todo son dudas: "No sé aún qué voy a hacer. De momento estoy descansando y entrenándome por mi cuenta para no perder la forma del todo".

Mireia, que acudió al homenaje a los medallistas y diplomas de la UCAM en Madrid, afronta primero una duda técnica. No tiene entrenador ni club en el que proseguir con sus entrenamientos porque aún no ha tomado una decisión. Fred Vergnoux se ha desvinculado de la Real Federación Española de Natación y ahora afronta un proyecto en el CN Metropole de Gran Canaria. "Tampoco he tenido muchas ofertas. Tengo que valorar el proyecto de la Federación en el CAR de Sant Cugat, lo de Fred... Y ver qué es lo mejor para mí". No es una situación nueva para la campeona olímpica. En 2012, después de Londres, también vivió un momento de incertidumbre hasta que la UCAM y la RFEN encontraron una solución. Mireia, incluso, no descartó no competir hasta la próxima temporada.

A su edad, y con su elenco tan extenso de pruebas, la naturaleza de la natación invita a Mireia a especializarse en alguna prueba corta y reducir el volumen de entrenamiento. La badalonesa no lo considera de momento adecuado. "Una vez me ruede y comience la temporada decidiré. Mis pruebas son las más exigentes, el fondo, la mariposa, los estilos... Tengo que ver cómo responden mis hombros, que son lo más delicados", comentó a AS.

A Mireia, quien fue cuarta en los 400 estilos en Tokio y no alcanzó las finales en los 800 y 1.500 libre, no le preocupa la inactividad. "Yo recupero bien, no me cuesta ni madrugar ni entrenar. Lo vivo con emoción y ilusión, siempre con esa mentalidad. El cuerpo no lo noto diferente pese a las lesiones", explicó la nadadora, cuyo futuro de momento sigue siendo un misterio que, de momento, vive sin preocupación.