TRIATLÓN

Se retira Iván Raña, pionero y "alma libre" del triatlón

El gallego, de 42 años, deja el triatlón profesional para enfocarse en otros proyectos. Campeón mundial, doble diploma olímpico, siempre fue un 'alma libre'.

0
Se retira Iván Raña, pionero y "alma libre" del triatlón
Iván Raña

Iván Raña anuncia su retirada del triatlón profesional. A los 42 años, el gallego de Ordes considera que "los resultados no son lo primordial" y enfoca su mente a "otras cosas" (carreras de montaña, mountain bike...). En el camino queda una trayectoria única: por palmarés, por las vías que ha abierto tanto a nivel nacional como mundial y, sobre todo, por su característica personalidad.

"Un ser libre", con un título mundial y dos europeos en distancia olímpica. En los últimos tiempos se dedicó al Ironman, y cosechó triunfos en Cozumel y Klagenfurt. Pero, aparte de sus éxitos, Raña será recordado cómo un deportista auténtico, sin remilgos en decir en todo momento lo que pensaba.

Con Raña comenzó el triatlón olímpico literalmente. Porque en la primera carrera en unos Juegos estuvo él, en Sydney 2000. Fue quinto y anduvo en la pelea hasta la parte final. Era el comienzo de un nuevo tiempo para el deporte y allí estaba el gallego, que en 2002 se alzó con el título de campeón mundial en Cancún 2002. Después fue plata en 2003 (Queenstown) y 2004 (Madeira). Eran sonados sus duelos con el australiano Peter Robertson. Raña y el oceánico se convirtieron en los dos tótems de la época.

Precursor y pionero en el triatlón

Raña fue el primer campeón mundial y mentor de otro gran talento Javi Gómez Noya, también gallego. "Ha sido una inspiracion para muchas generaciones de triatletas tanto en España como en el mundo, entre los que me incluyo. Gracias Iván por los buenos tiempos, las batallas y por abrir el camino. Felicidades por una carrera impresionante", le dedicaba Gómez Noya en su cuenta de Instagram, acompañado de una foto codo a codo con Raña. En los Juegos de Pekín 2008, debutó Noya, cuarto, y Raña terminó quinto, como en Sydney 2000. Después llegaron Mola, Alarza...

Tras aquello, Raña siguió en distancia olímpica, pero probó otros horizontes. Estuvo una temporada, en 2009, en el equipo ciclista profesional Xacobeo Galicia. También es un aficionado a los Rallys de coches y compitió en varias ocasiones a todo tren en el Rally Botafumeiro. Siempre sin dejar de darse caña con la bici, en carreras, donde hiciera falta... Raña siempre estaba preparado para ayudar a alguien o competir. Ese es otro de los posos que deja, el de buen compañero.

Experimental y 'machaca' en los entrenamientos

Un amante 'extremo' del entrenamiento a Raña siempre le gustó innovar. Desayunaba pan, probó a correr descalzo... Siguió en distancia olímpica, pero a partir de 2012, tras no ir a Londres, por mente y edad ya pensaba en la larga distancia en el Ironman. Ganó Cozumel y Klagenfurt, pero se le quedó la espina de no ser el gran triunfador en Kona, donde llegó a ser sexto en la gran cita, en Hawaii. Pero Raña, con su impecable palmarés, suponía más que eso... Es un modo de vivir el deporte, la vida...

"El ser humano disfruta de distintas habilidades. A mí me gusta probar, no depender del qué dirán los demás. Debes intentar vivir con naturalidad y no dejarte llevar por las presiones externas", decía Raña en una entrevista en AS. "El entrenamiento me gusta mucho, pero los resultados ya no eran para mi lo primordial", dijo a Triatletas en Red. Se va del triatlón profesional, pero todo el que haya entrenado alguna vez con Raña sabe que si sale con él... tocará a ir a tope. Ya sea nadando, en bici, o corriendo a pie. Un pionero, un deportista único.