PELOTA

Se retira Aimar, uno de los más grandes de la pelota

"Siempre he dicho que me quiero ir cuando esté dando un buen nivel", sostiene. Se despedirá el 13 de noviembre en su pueblo de Goizueta, cuando cumple 42 años.

"Ha llegado el momento". Se retira uno de los mejores pelotaris de la historia. Aimar Olaizola se va habitando el Olimpo de los frontones. Sus 26 finales y 14 txapelas le ponen al frente de los más grandes, no a la altura de Retegi (20 trofeos) pero tampoco muy lejos. Antes no se jugeban tres grandes y es difícil comparar épocas. Hace 42 años en noviembre y tiene en su casa el tesoro de tres entorchados del Manomanista, 7 del Cuatro y Medio (el récord) y 7 del Parejas, donde ha conquistado su ultima txapela, en 2016. Deja atrás 1.307 partidos como promesional.

"Muchos me pereguntábais por el último día en el que me iba a vestir de blanco, cuándo iba a ser. Ha llegado el momento. Tras hablar con la empresa, así lo hemos decidido", ha remarcado emocionado en la sala de prensa de Asfedebi, en Miribilla, a escasos metros de un frontón en el que ha impartido parte de su magisterio. "Nunca es fácil poner una fecha. Me parecia un momento bonito, dentro de poco juego con Zabaleta la final del Masters. Siempre he dicho que me quiero ir cuando esté dando un buen nivel, y ahora estoy jugando bastante bien", ha subrayado.

Aimar pidió que el último partido "tenía que ser, si se podía, en el pueblo", En Goizueta donde empezó a dar pelotazos contra una pared cuando tenía cinco o seis años. Antes se irá despidiendo por todas las grandes canchas de Euskadi. Actuará con Imaz ante Jaka-Aretxabaleta. El día 24 tiene una cita con Logroño, en el San Mateo, con la semifinal de cara a cerrar la posible persiana el 26. En el Atano, en Donostia, tiene el homenaje el 2 de octubre con Zabaleta, su pareja del Masters, contra Altuna-Imaz. Y en su querido Miribilla se juntará con Imaz para enfrentarse a Urrutikoetxea-Aranguren el día 17 de octubre. A Pamplona irá el 23 para juntarse con Marizkurrena contra Laso-Imaz. Y en Vitoria se medirá haciendo pareja con Imaz ante Jaka-Aranguren.

Tantos años dan para agradecer a mucha gente. Empezó por sus padres, que con siete años le llevaban a todos los partidos que habia por Euskadi con miles de kilómetros por medio. Y le enseñaron muchos secretos del deporte que ha practicado con tanta brillantez. Por los sacrificios de sus últimos años, también se acordó de su esposa, con la que comparte cinco hijos. "Me ha aguantado un montón de años, no es fácil estar al lado de un deportista profesional. Me he tomado todo de manera muy profesional y he dado mucha importancia a hacer cosas por ser mejor, no hemos tenido costumbres que otras parejas pueden llevar a cabo", desgranó. "Nunca se lo digo en persona y ahora quiero hacerlo", lanzó a su pareja.

Se hizo profesional el 12 de abril de 1998 en el Jaian Jai de Lekunberrii y agradece a Aspe la oportunidad, aunque no pasó mucho tiempo en la empresa. "Me trataron muy bien". Desde 2000 pasó a Asegarce y ahora Baiko, "mi segunda familia". "Me han hecho sentir muy cómodo, he dado a la pelota todo lo que tenía". Fue nombrando a todos los que han ayudado en su crecimiento. Técnicos, pelotaris, el médico Iñigo Simón que tantas horas ha pasado a su lado en muchos momentos malos con molestias, la gente del pueblo de Goizueta el entorno agradecer... "Es difícil nombrar uno a uno. Nunca se sabe qué momento es el adecuado. La final del Masters, puede serlo", insistió.

El director general de Baiko, José Ramón Garai, se deshizo en elogios: "Es uno de los mejores de la historia y el mejor del siglo XXI. Ha engrandecido la pelota. Un profesional las 24 horas del día, que ha cuidado los detalles. No ha regateado ni dedicacion ni esfuerzo". Baiko está en conversaciones con la leyenda para buscarle un posible destino, aunque ha decidido tomarse un tiempo para pensar qué hará.