GOLF

'James Bond' Morikawa aguanta la catarsis de genio de Rahm

El norteamericano ganó en su debut en el British, como ya hizo en el PGA, ante un prodigioso juego de Spieth y del español, que recupera el uno mundial.

0
'James Bond' Morikawa aguanta la catarsis de genio de Rahm
GLYN KIRK AFP

'Mi nombre es Morikawa, Collin Morikawa'. El fabuloso jugador estadounidense de 24 años emuló con su excepcional estilo al más famoso agente secreto de la ficción que guarda una gran vinculación con Royal St. George's, el campo donde se ha disputado la edición 149ª del British Open. Ian Fleming, el creador de James Bond, fue socio del club e incluso estaba promovido a ser elegido 'Captain' cuando falleció y situó allí una mítica escena de la novela 'Goldfinger' (aunque su versión cinematográfica se rodó en el campo de Stoke Poges).

007 lograba un gran birdie en el complicado hoyo 10 y comenzaba la remontada que le haría derrotar a Auric Goldfinger en un épico duelo match play pese a todas las malas artes empleadas por el villano para vencer al agente secreto. Morikawa hizo par en el 10 con un fantástico putt... pero sumó birdies en el 7, el 8, el 9 y el 14. Collin es un talento del pasado, lejos de los habituales pegadores que irrumpen en el golf actual. Creció jugando al golf en un campo de 9 hoyos y sin zona de prácticas, lo que le hizo tirar de imaginación para ir mejorando siempre asesorado por su profesor Rick Sessinhaus, que vio pronto en él una destreza inusual con los palos. En 2020 se llevó el PGA Championship en su debut... algo que ha repetido en el British Open. Primer jugador de la historia que se impone en dos majors en su debut en ellos.

Pese a ser un novato respiró tranquilidad y aplomo demostrando nervios de acero para imponerse en el único major europeo pese a la presión del ‘Chico Maravilla’ Jordan Spieth (-4 en el día)... y de Jon Rahm, también 66 golpes. El vizcaíno de Barrika, que ya sabe a qué sabe un torneo grande tras vencer en el US Open, luchó con un juego prodigioso durante toda la jornada en Sandwich al que sólo le falto un pelín de suerte en los greenes. El bogey del 2 se unía a 5 o 6 putts perfectamente teledirigidos que limaban el borde del hoyo e impedían que el rojo llenara la tarjeta del fenómeno español. En el 7, Rahm se quedó a medio palmo de embocar un par 5 con el segundo golpe, un albatros que habría sido histórico y que se quedó en un gran eagle.

Sin tituloJon Rahm.

El León de Barrika siguió peleando como en él es habitual y entró en su habitual catarsis de genio en el tramo final. Birdie en el 13, en el 14, en el 15, en el 16... y el hoyo escupió el del 17 que hizo que Morikawa pudiera tragar saliva en un buen rato al ver que el cohete que venía directo a por él no llegaría. Jarra de Clarete para Morikawa con -15 por delante de Spieth (-13) y Rahm, de nuevo número uno del mundo tras quedar por delante de Dustin Johnson. "Lo que motiva de ser número uno del mundo es que sé que puedo mejorar. Eso es lo que me hace sonreír. En teoría, sigo siendo el mejor jugador del mundo y todavía podría mejorar más"", decía Jon. Empatado en -11 con el español quedó el sudafricano Oosthuizen que se fue diluyendo como un azucarillo, de nuevo en una vuelta definitiva, para perder todas sus opciones al triunfo pese a llegar como líder a la batalla final del domingo.

Por su parte, Sergio García jugó su mejor golf en la jornada final para firmar un -4 en 18 hoyos, mismo dígito  que Morikawa, Spieth o Rahm, con el que acabó el torneo en el puesto 19º. Un buen resultado para el castellonense de 41 años de cara a asegurarse plaza en el equipo europeo para la Ryder Cup en septiembre.

ASÍ ACABÓ EL BRITISH OPEN