Alcobendas
15
FIN
19
VRAC

RUGBY | DIVISIÓN DE HONOR

La dictadura del VRAC continúa: novena Liga en diez años

El equipo quesero amplía su dominio en la División de Honor a costa de Alcobendas, que tuvo cerca el título en su primera final. Un ensayo de Bell fue decisivo.

0
La dictadura del VRAC continúa: novena Liga en diez años
VRAC

La División de Honor sigue siendo coto privado del rugby vallisoletano. El VRAC Quesos Entrepinares lo volvió a confirmar este domingo con su noveno título en las diez últimas temporadas, el quinto seguido y el décimo en total. Esta vez la víctima fue el Lexus Alcobendas (15-19), derrotado en su primera final desde que recogió el testigo del extinto MARU de una competición a la que esperaba trasladar el dominio en la Copa de los dos últimos años.

En la línea de precedentes recientes, fue una final cerrada, con contactos duros, mucho protagonismo de los pateadores y un único ensayo. Lo firmó en el ecuador de la segunda parte el tryman quesero por excelencia, Wesell Bell. Fue una de las pocas veces que el VRAC, a ratos maniatado por una dura defensa del Alcobendas, que jugaba en su feudo, Las Terrazas, pudo desplegarse con espacios.

Hasta entonces habían mandado los pies de Baltazar Taibo y Javi López, los aperturas de ambos conjuntos. Con dos golpes pasados por cabeza dejaron el pleito en empate a seis al descanso. Abrió brecha en el inicio de la segunda mitad López, canterano del Alcobendas y héroe en la última final copera ganada por el equipo granate, aprovechando dos infracciones del VRAC, que pecó más, para colocar la almendra entre los palos.

Los visitantes parecían desquiciados y la balanza se decantaba poco a poco hasta que apareció Wesell Bell con uno de sus clásicos esprints hasta el banderín, transformado después por Taibo para ponerles en ventaja. El Alcobendas lo intentó hasta el final y estuvo cerca del triunfo en una visita a 22 en los últimos minutos, pero el entramado defensivo del Quesos ganó el último pulso y pospuso sine die el que habría sido el primer título para un equipo madrileño desde el del CRC en 2009.

Valladolid sigue mandando, pero desde hace años tiene un duro competidor al norte de la capital y la amenaza crece temporada a temporada. De hecho, el Alcobendas tendrá una segunda oportunidad de tocar metal en la final de Copa del próximo junio, la tercera consecutiva.