EUROPEO DE BUDAPEST

Plata para España en una tarde accidentada en Budapest

El dúo mixto, formado por Pau Ribes y Emma García, quedó segundo en la rutina técnica mientras que el dúo técnico se aplazó por problemas técnicos.

Pau Ribes y Emma García.
RFEN

En la primera jornada de los Europeos de Natación de Budapest, que se celebran en el Duna Arena en una restrictiva burbuja y sin público, el equipo español de natación artística (sincro) logró su primer podio. Pau Ribes y Emma García se colgaron la plata en el dúo mixto técnico con una puntuación de 84.8694, solamente superados por la pareja rusa Aleksandr Maltsev-Mayya Gurbanberdieva (91.7963).

“Se lo dedicamos a Anna Vega”, comentaron después. Su entrenadora no ha podido viajar a Hungría a causa de unos problemas de salud de última hora. Meritoria segunda posición de una pareja que no ha hecho nada más que crecer en los últimos años y que ha superado a Italia, que siempre se había impuesto en las anteriores competiciones. Ya en Glasgow 2018 (en aquel caso junto a Berta Ferreras), Ribes, el pionero masculino de sincro, se colgó el bronce.

"Estamos muy contentos por cómo la hemos interpretado. Estamos orgullosos de nuestro equipo. Hemos hecho un gran trabajo. Vega y Mengual nos han ayudado mucho", comentaron García y Ribes después de conseguir la medalla, la primera de un equipo español que está haciendo una clara apuesta por la juventud en el resto de rutinas.

Más accidentada fue la final de dúo técnico, que finalmente no contó con Ona Carbonell en el equipo español, sino con la joven pareja formada por Iris Tió y Alissa Ozhogina (con antecesores rusos). La final tuvo que interrumpirse debido a un problema con los altavoces subacuáticos que han impedido que la competición se desarrollara con normalidad, por lo que el miércoles por la mañana se repetirá desde cero. Las puntuaciones han quedado invalidadas.