GOLF | MASTERS DE AUGUSTA

Sergio piensa en verde

El castellonense de 41 años es uno de los tres españoles que jugará la edición 85ª y llega con 'nueva arma': “Me encuentro mucho más cómodo con el putt".

Sergio piensa en verde
JONATHAN ERNST REUTERS

Sergio García será uno de los tres españoles, junto a Jon Rahm y Chema Olazábal, que mañana tomarán la salida en el Masters de Augusta 2021 (Movistar Golf). El castellonense de 41 años, ganador del mítico torneo de Georgia en 2017, tuvo que perderse la edición anterior celebrada en noviembre debido al coronavirus y ahora llega a la 85ª con fuerzas renovadas y con una arma secreta que ha mejorado. "Me encuentro mucho más cómodo con el putt, lo noto más sólido y me da mucha más confianza porque prácticamente todos los putts los saco por la línea que quiero. Cuando eso ocurra ya solo depende de que lo lea bien y le dé la velocidad adecuada", asegura en la previa a 'Ten Golf'.

El niño se ha hecho mayor y reconoce que le ha costado darse cuenta de que la exigencia es buena, pero que quizá él se ha pasado: "Siempre he sido muy duro conmigo mismo, exigente y perfeccionista y hay veces que, quizá, incluso demasiado. Hay que exigirse sin machacarse". Llega como 20º del ranking mundial y dibuja cómo querría las condiciones del campo: "Que los resultados no se vayan a 18 o 20 bajo par. Creo que es la manera en la que se debe jugar este campo. Que la bola ruede en calles y greenes, y sea más complicado dejarla cerca del hoyo. Esperemos que el tiempo aguante bien y pueda estar así los cuatro días".

García ensalza al referente actual del golf español, Rahm, y la ansiedad porque gane su primer major. "El primero que se exige es Jon. Hay veces que entre todos intentamos forzar el momento en vez de dejar que ocurra. Tiene juego más que suficiente como para ganar cualquier torneo. Cuando las cosas van como tú quieres y todo fluye llegan las opciones y ahí es cuando hay que aprovecharlas. Cuando intentas forzarlas las cosas para que pasen rápido no las haces tan bien y no ocurren", afirma.

El que completa la terna, Olazábal, también felicitó al nuevo papá... aunque con mensaje futbolero añadido. "Es algo importantísimo y muy especial en la vida de una persona. Y estoy deseando verle para regodearme por la victoria de la Real", dijo refiriéndose al título en la Copa del Rey derrotando al Athletic de Bilbao. Sobre el torneo, del que es doble ganador (1994 y 1999), dice: "Este sitio me lo ha dado todo. Define mi carrera. Tengo unos recuerdos maravillosos de este campo".