REMO | OXFORD-CAMBRIDGE

Entre libros y remos

Adriana Pérez Rotondo, la primera española en conquistar la histórica regata Oxford-Cambridge, habla con AS: "Fue una experiencia fantástica".

Entre libros y remos
AFP

Adriana Pérez Rotondo, madrileña de 25 años, se convirtió el domingo en la primera española en conquistar la prestigiosa regata Oxford-Cambridge: "Viví una experiencia fantástica… y encima crucé la primera por mi posición en la proa", afirma a AS la remera de Cambridge. "Me di cuenta de que había conseguido algo importante cuando vi la cantidad de mensajes de amigos, familiares y gente conocida. Me emociona y supone una satisfacción y un honor entrar en la historia de esta competición centenaria".

Las restricciones por la pandemia provocaron que la cita se celebrara en el río Great Ouse en vez de en el Támesis. En Ely, muy cerca de Cambridge: "Nos sentimos muy orgullosas de ganar en nuestro terreno. Aunque las limitaciones por el virus nos han impedido disfrutar de Londres y del ambiente previo y posterior, así como nos obligó a permanecer mucho tiempo de rodaje y entrenamientos en casa. Nos supimos adaptar bien". Adriana valora la dificultad de alcanzar un asiento en la tripulación titular de su universidad: "Resulta muy exigente. Eliminan a las aspirantes hasta que se produce la selección definitiva. En mi caso, disputé la prueba con el segundo barco en 2019 (denominado Blondie), y en 2020 me quedé con la espinita de que se cancelara por el coronavirus".

También destaca la encarnizada rivalidad entre Oxford y Cambridge: "En épocas prepandemia nos paraban por la calle y nos animaban. Qué pena que no se celebrara con los 500.000 fans que se reúnen en el Támesis. Se trata de uno de los eventos más seguidos y retransmitidos en Reino Unido y todo el mundo, como una final de Champions. Eso sí, sin Oxford no existiría la tradición de las embarcaciones de Cambridge, y viceversa. Desde dentro se percibe lo bonito de estas costumbres. En esta ocasión las adversarias nos felicitaron y nos saludaron, en 2019 nadie vino a brindarnos la mano".

Natural de Madrid, cursó sus estudios en Columbia, en Estados Unidos, y en 2017 se trasladó a Inglaterra y descubrió el remo. "Llegué a Cambridge para realizar un máster de matemáticas y física teórica, y ahí empecé a remar en mi college (Newnham). Nunca antes había practicado este deporte, lo experimenté por curiosidad, comprobé que se me daba bien y me aficioné. Ahora ya no podría pasar sin mis 18 horas semanales de preparación".

Pérez Rotondo se encuentra en pleno proceso de doctorado en neurociencia teórica y computacional: "En principio eran tres años, pero finalmente van a ser más cuatro. Buscamos y aplicamos algoritmos matemáticos e investigamos cómo responde el cerebro". Y esa faceta académica le impide confirmar una dedicación plena al remo en un futuro próximo: "Aunque me encantaría competir para la Selección, no me he planteado concentrarme al 100% en la vía deportiva. Cuando termine el doctorado, lo decidiré".