POLIDEPORTIVO

"Me comprometo a impulsar una nueva Ley del Deporte y aprobar una Ley Antidopaje"

José Manuel Franco toma posesión en Madrid como secretario de Estado para el Deporte y presidente del CSD prometiendo trabajar "con sentido de la responsabilidad".

Madrid
0
"Me comprometo a impulsar una nueva Ley del Deporte y aprobar una Ley Antidopaje"
Zipi EFE

"Trabajador incansable, comprometido y con una enorme experiencia" define José Manuel Rodríguez Uribes, Ministro de Cultura y Deporte, al nuevo secretario de Estado para el Deporte y presidente del CSD, José Manuel Franco Pardo, que hoy ha tomado cargo en Madrid mediante el Real Decreto 221/2021 de 30 de marzo. El dirigente gallego (Puebla de Brollón, Lugo, 63 años) sustituye a Irene Lozano, presente también en el acto, que dejó vacante el puesto la semana pasada para integrarse en las listas a la Comunidad de Madrid de Ángel Gabilondo.

"Asumo como un inmenso honor y con gran sentido de la responsabilidad este cargo. La confianza del presidente del Gobierno y del Ministro suponen todo un reconocimiento enorme para mí", comenzaba Franco su intervención en la sede del CSD. Tras los habituales agradecimientos el nuevo máximo responsable del deporte en España era directo ante dos de los asuntos más importantes que tiene en la agenda. "Todos somos conscientes de la trascendencia del sector del deporte, pero también del momento en el que asumo este cargo y de las grandes tareas y retos a los que nos enfrentamos. Me comprometo a desarrollar una nueva Ley del Deporte y aprobar una Ley Antidopaje", asegura.

Franco también quiso reforzar la importancia del deporte en la sociedad: "Siempre se ha puesto el foco en la importancia del deporte como transmisor de valores, de disciplina, de sentimiento de equipo que hace que vinculemos nuestra suerte al grupo. De su importancia en hábitos de vida sana, de conductas saludables y, sobre todo, de valores educativos y de sacrificio colectivo". Y añadió datos: "Actualmente el deporte se considera un eje estratégico de España y sus diferentes manifestaciones constituyen una herramienta esencial para el impulso de la marca país. De hecho se ha convertido en un elemento imprescindible en la vida de muchos ciudadanos, no sólo porque acapara gran parte de sus momentos de ocio, también ha pasado a ser una parte esencial de su estilo de vida. En el deporte federado hay más de 4 millones de españoles y españolas, que contamos con más de 60.000 clubes deportivos y más de 34.500 empresas vinculadas al deporte. Más del 82% de ellas son pequeñas empresas con menos de 5 trabajadores. Esa importancia colectiva y numérica se traduce en la repercusión de la industria del deporte con respecto al PIB del país ya que según estudios recientes representa más del 3% y da trabajo a más de 400.000 personas, la inmensa mayoría jóvenes, algo digno de destacar en momentos como éste".

Sin ocultar que el reto es mayúsculo, el nuevo presidente del CSD explica que todo el trabajo vendrá acompañdo de impulso económico: "Estamos ante una coyuntura decisiva y al mismo tienpo muy exigente. El calendario no admite ninguna tregua empezando con los Juegos de Tokio en menos de cuatro meses lo que supone un reto para España para ser referentes, que ya somos, en el mundo deportivo. A la competición en sí debemos añadir el ser capaces de añadir con rigor, celeridad y eficacia los fondos vinculados con esa política palanca que constituye el deporte y que supondrá invertir más de 300 millones de euro durante los próximos años para reactivar la actividad vinculada al deporte en base a nuevos criterios innovadores y sostenibles".

El secretario de Estado sabe que para mejorar la situación también deben hacerse cambios de otra índole. Eso sí, siempre con una vluntad de trabajo común y en beneficio de todos: "El mundo del deporte ha sufrido muy directamente las consecuencias devastadoras de la emergencia sanitaria. Por eso es necesario tomar medidas urgentes para la reactivación. En 2021 gestionaremos más de 50 millones de euros y tendremos que incidir en un plan de digitalización ya iniciado, y muy bien por cierto, por mi predecesora Irene Lozano. Un plan de transición ecológica de instalaciones deportivas, de impulso a la internalización de la industria del deporte y de dinamización del deporte femenino. En resumen, el deporte en España en los próximos años se volcará en lo que son los objetivos de todo el país y estoy convencido, y en ello centraré todo mi trabajo y esfuerzo, que será una herramienta decisiva y muy valiosa en el proceso de cambio de modelo económico hacia una sociedad del conocimiento y más cohesionada. Para hacer todo esto el sector necesita de dos elementos vitales a los que también dedicaré mi esfuerzo y la experiencia que he ido acumulando. Necesita certidumbre jurídica, regulación clara y ajustada al momento y por ello me comprometo a impulsar decididamente una nueva Ley del Deporte y una Ley Antidopaje entre otros muchos temas que tenemos pendientes pero que vamos a afrontar. Todo ello para cumplir con las exigencias internacionales y establecer la igualdad radical y de hecho del deporte femenino. Sólo puede hacerse con un metodo de trabajo que casi siempre resulta infalible: diálogo, entendimiento y la colaboración con todos los sectores, con todas las asociaciones, federaciones y con todo aquel que aporte y enriquezca el mundo del deporte en España. En ese esfuerzo de escucha y colaboración encontrarán siempre a este presidente y a todo su equipo".