Polideportivo

Deportistas que han tenido cáncer y lo han superado

Descubre algunos deportistas de élite que han tenido cáncer, y tras luchar con todas sus fuerzas, se han recuperado de esa terrible enfermedad.

  • Martina Navratilov

    Martina Navratilova

    En febrero de 2010, tras una visita al ginecólogo, la tenista fue informada de que padecía cáncer de mama. Era de tipo no invasivo, llamado ductal carcinoma in situ o DCIS, sin llegar a extenderse al tejido mamario. Se le extirpó con éxito y tras seis meses de recuperación, anunció que había superado la enfermedad.

    FOTO:

    1 / 30

  • Eric Abidal

    Eric Abidal

    El 15 de marzo de 2011 el Barcelona anunció en un comunicado que se le había detectado un tumor en el hígado. Dicho cáncer era consecuencia de una infección por hepatitis B que había contraído de su madre, posiblemente durante el parto, y de la que había sido tratado desde la infancia. Sin embargo, el 28 de mayo consiguió ganar la Champions con el equipo azulgrana, jugando los 90 minutos. En marzo de 2012 sería sometido a un trasplante de hígado donado por un familiar: ese hecho fue investigado. Abidal dejó de ser director deportivo del FC Barcelona tras dimitir el pasado mes de agosto.

    FOTO:

    2 / 30

  • Lance Armstrong

    Lance Armstrong

    Se proclamó campeón del mundo en 1993. En 1996 se le halló un cáncer de testículo, del que se recuperó hasta volver a competir en 1998. A principios de 2012 se inició un proceso que culminó con su suspensión de por vida y la anulación de todos sus resultados desde el 1 de agosto de 1998, incluidos los siete Tours, por una trama de dopaje y corrupción. —J. A. Ezquerro

    FOTO:

    3 / 30

  • Virginia Torrecilla

    Virginia Torrecilla

    Virginia Torrecilla, futbolista del Atlético de Madrid, se ha recuperado de un tumor cerebral detectado hace casi un año, en 2020. La internacional española fue operada el pasado mes de mayo y ha recibido quimioterapia hasta este mismo mes de marzo, siendo su última sesión el pasado día 5 del presente mes. Tras acabar con el tratamiento, la futbolista ha pasado unos días ingresada por tener las defensas bajas, pero a principios de esta semana recibió el visto bueno del médico para volver a entrenar. Ha anunciado que los últimos exámenes que le han hecho, han confirmado que está "limpia" y sin "restos de nada del tumor", según sus propias palabras.

    FOTO: Instagram (Redes sociales)

    4 / 30

  • Ivan Basso

    Ivan Basso

    Ivan Basso, ganador de dos Giros de Italia e implicado en la Operación Puerto, se retiró debido al cáncer. El 13 de julio de 2015, mientras disputaba el Tour, le fue detectado un tumor en el testículo izquierdo. Abandonó la carrera y el 5 de octubre anunció su retirada del ciclismo tras 17 temporadas de profesional. Se recuperó y ahora gestiona el Eolo junto a Alberto Contador. —J. A. Ezquerro

    FOTO:

    5 / 30

  • Heiko Herrlich

    Heiko Herrlich

    Al que fue máximo goleador de la Bundesliga en 1995 le detectaron un tumor cerebral en el año 2000. Un año después volvió a jugar con el Borussia Dortmund: fue tratado con éxito con radioterapia y regresó a disputar la Bundesliga en 2001, pero no pudo regresar a su antiguo nivel como jugador. Terminó su carrera profesional en 2004 tras sufrir varias lesiones y no acabar de recuperarse del todo. Ahora es entrenador.

    FOTO:

    6 / 30

  • José Francisco Molina

    José Francisco Molina

    Actual director deportivo de la Selección española de fútbol y exportero de Valencia, Villarreal, Albacete, Atlético, Deportivo de La Coruña y Levante estuvo retirado durante diez meses cuando le diagnosticaron un cáncer de testículo en el año 2002. Tras su recuperación, en enero de 2003, volvió a defender la portería coruñesa.

    FOTO:

    7 / 30

  • Novlene Williams-Mills. En junio de 2012, justo antes de los Juegos Olímpicos de Londres, la atleta jamaicana notó un bulto en su mama. Se sometió a la cirugía de una doble mastectomía (entre otras operaciones) pero no consiguió vencer la enfermedad hasta que volvió a pasar por quirófano una vez más. En 2013 logró el resultado de tener los márgenes limpios y vencer al cáncer. Tras su enorme lucha volvió a lo más alto del atletismo.

    Novlene Williams-Mills

    En junio de 2012, justo antes de los Juegos Olímpicos de Londres, la atleta jamaicana notó un bulto en su mama. Pese a ello acudió al evento y logró colgarse la medalla de bronce en el relevo 4x100. Al volver se sometió a la cirugía de una doble mastectomía (entre otras operaciones) pero no consiguió vencer la enfermedad hasta que volvió a pasar por quirófano una vez más. En 2013 venció al cáncer... que regresó a 2015. Lo derrotó de nuevo y estuvo de nuevo en unos JJ OO, los de Río 2016. "Lo peor fue llevar un tubo de drenaje; no podía cocinar ni hacer nada para mí misma. Conté con mucha gente positiva a mi alrededor", dijo. —Rafa Payá

    FOTO: JOHANNES EISELE (AFP)

    8 / 30

  • Germán 'Mono' Burgos

    Germán 'Mono' Burgos

    A principios de 2003 le diagnosticaron cáncer de riñón al entonces portero del Atlético de Madrid que le mantuvo unos meses apartado de los terrenos de juego. Se retiraría al año siguiente en el club madrileño. Actualmente es el actual entrenador de Newell's Old Boys argentino tras finalizar su etapa como segundo entrenador del conjunto rojiblanco.

    FOTO:

    9 / 30

  • Markel Irizar. En septiembre de 2002, durante la Vuelta al Goierri, se encontró un bulto en un testículo que resultó ser un cáncer. Se lo tuvieron que extirpar y tuvo que recibir tratamiento con quimioterapia. Pero las ganas de volver a sentirse ciclista le ayudaron a luchar y a ganar. Meses después ya estaba en el pelotón.

    Markel Irizar

    En 2002, cuando Markel Irizar aún era amateur, le fue diagnosticado un cáncer testicular, que conllevó extirpación y quimioterapia. Lance Armstrong, quien superó la misma enfermedad, le envió una carta de ánimo. Y el guipuzcoano regresó en 2003, en las filas del Olarra-Orbea, para correr en profesionales desde 2004 hasta 2019. En 2010 fichó por el RadioShack de Armstrong. —J. A. Ezquerro

    FOTO: jesus rubio (DIARIO AS)

    10 / 30

  • Luboslav 'Lubo' Penev

    Luboslav 'Lubo' Penev

    Al exjugador internacional búlgaro de Valencia, Atlético o Celta, entre otros, se le diagnosticó el 15 de febrero de 1994 un tumor maligno en un testículo. Su caso fue sonado en aquel entonces, por ser de los primeros deportistas de éxito en serle diagnosticado un cáncer de este tipo. Superó la enfermedad casi un año después, tras superar diez meses de tratamiento, volviendo a los terrenos de juego: llegó a ganar la Liga con el conjunto rojiblanco en la campaña 1995-96.

    FOTO:

    11 / 30

  • Yeray. El 23 de diciembre de 2016 le diagnosticaron un tumor en el testículo derecho. Se repuso de la enfermedad y volvió a los terrenos de juego a finales de enero de 2017. En verano de ese mismo año recibió la mala noticia de que el tumor se había reproducido. Tuvo que someterse a quimioterapia. Por fin, en diciembre de 2017, venció a la enfermedad y volvió a jugar en su Athletic Club.

    Yeray Álvarez

    El 23 de diciembre de 2016 le diagnosticaron un tumor en el testículo derecho. Se repuso de la enfermedad y volvió a los terrenos de juego a finales de enero de 2017. En verano de ese mismo año recibió la mala noticia de que el tumor se había reproducido. Tuvo que someterse a quimioterapia. Por fin, en diciembre de 2017, venció a la enfermedad y volvió a jugar en su Athletic Club.

    FOTO: JUAN FLOR (DIARIO AS)

    12 / 30

  • Arjen Robben. Con 20 años fue diagnosticado de un cáncer testicular que casi lo aleja del fútbol. Tras ser operado, y mientras seguía con su tratamiento, sufrió una depresión. Pero con el tiempo superó ambas cosas y volvió al fútbol con más fuerza.

    Arjen Robben

    Con 20 años fue diagnosticado de un cáncer testicular que casi lo aleja del fútbol. Tras ser operado, y mientras seguía con su tratamiento, sufrió una depresión. Pero con el tiempo superó ambas cosas y volvió al fútbol con más fuerza: ganó Ligas en España (Real Madrid) y en Alemania (Bayern de Múnich) y la Champions con el conjunto bávaro (2013: fue el autor del gol del triunfo de los muniqueses), y llegó a disputar la final del Mundial de Sudáfrica en 2010.

    FOTO: EMMANUEL DUNAND (AFP)

    13 / 30

  • Miguel Layún

    Miguel Layún

    El defensa mexicano (ex de Porto, Sevilla, Villarreal, entre otros clubes), reveló que, después de hacerse un chequeo médico rutinatorio, le fue detectado un tumor maligno. Afortunadamente, los doctores pudieron extirpar dicho tumor y, tras los últimos exámenes realizados, el internacional mexicano quedó limpio de cualquier resquicio maligno.

    FOTO: David Leah (MEXSPORT)

    14 / 30

  • Kyle Kuric

    Kyle Kuric

    El menudo escolta de Evansville es el especialista tirador del tremendo Barcelona de Sarunas Jasikevicius, un microondas que sale desde el banquillo con el punto de mira siempre ajustado. Su carrera profesional, tras no ser drafteado por la NBA en 2012, se ha desarrollado casi totalmente en España: Estudiantes, Gran Canaria y después de un año en el Zenit ruso, el Barça por el que fichó en 2018. Tres años antes, en 2015 y cuando jugaba en el Granca, tuvo que ser intervenido en Barcelona de un meningioma, y una segunda vez por culpa del edema provocado por el exceso de fluidos en el cerebro. El Gran Canaria anunció su primera operación el 3 de noviembre de 2015, y Kuric ya estaba entrenando el 3 de marzo de 2016 y jugando algo más de un mes después, el 10 de abril. Seis años después, sigue siendo uno de los mejores tiradores del baloncesto europeo. —Juanma Rubio

    FOTO: VICTOR SALGADO (ACB PHOTO)

    15 / 30

  • Sergio Aragoneses

    Sergio Aragoneses

    Cancerbero histórico del Tenerife, club con el que lograba dos ascensos a Primera División y uno a Segunda División (también ha defendido los colores del Hércules, Numancia, Cádiz, Marino y Club Atlético San Juan), en 2005 se le diagnosticó una alteración anatómica testicular, y poco después se le volvía a reproducir el tumor testicular, siendo sometido a sesiones de quimioterapia y superando el cáncer en dos ocasiones. Esta temporada fichó por el Esperanza.

    FOTO:

    16 / 30

  • Eduardo Berizzo

    Eduardo Berizzo

    Defensa internacional argentino, llegó al fútbol español de la mano del Celta de Vigo, conjunto con el que vivió una de las mejores etapas del conjunto vigués. Una vez retirado (llegó a jugar en el Cádiz) se convirtió en entrenador de prestigio. En 2017 le fue diagnosticado un cáncer de próstata: "Enfrenté mi enfermedad con mucha fuerza, pero no me siento una verdadera víctima. Fui operado y no necesité otro tratamiento que ese. Lo mío ha sido relativamente controlable, no he transitado momentos tan difíciles", contó Berizzo de su enfermedad.

    FOTO: RAUL ARBOLEDA (AFP)

    17 / 30

  • Daniel Jacobs

    Daniel Jacobs, el ‘Hombre Milagro’

    En 2011 se le detectó un tumor en la columna de Daniel Jacobs. Los médicos le advirtieron que igual no podría volver a andar. Lo hizo y también a boxear. En tan solo 19 meses estaba en el ring. En sus diez peleas consecutivas a su regreso no perdió y el primer rival que le venció tras superar el cáncer fue Golovkin. En 2018 logró proclamarse campeón mundial IBF del peso medio. —A. Carrera

    FOTO: ANDREW COULDRIDGE (Reuters)

    18 / 30

  • Caris Levert

    Caris Levert

    – Un caso que ha conmocionado a la NBA esta misma temporada. LeVert, el notable escolta (26 años) de Columbus, reconoció él mismo que su traspaso de Brooklyn Nets a Indiana Pacers dentro de la ‘operación James Harden’ le pudo salvar la vida. En la revisión médica obligatoria tras el cambio de equipo, y aunque él se encontraba “bien al 100%” se le detectó un quiste en el riñón izquierdo que acabó siendo maligno, un carcinoma que fue detectado a tiempo gracia a una revisión protocolaria. LeVert había anotado 43 puntos con los Nets el 8 de enero, fue traspasado el 13 de enero y operado el día 26. El 13 de marzo ya había debutado (anotó 13 puntos) con Indiana Pacers. —Juanma Rubio

    FOTO: MATTHEW STOCKMAN (AFP)

    19 / 30

  • Jonás Gutiérrez

    Jonás Gutiérrez

    En 2013 Jonás Gutiérrez, jugador del Mallorca y Newcastle, entre otros, fue diagnosticado con cáncer testicular (apareció tras sufrir un fuerte balonazo en el bajo vientre). Ello provocó que dejara los terrenos de juego por algunos meses. Fue operado, se recuperó y derrotó al cáncer. Después de haber ganado el partido más importante de su vida pudo regresar a jugar...

    FOTO: Ian MacNicol (AFP)

    20 / 30

  • Sean Elliot

    Sean Elliot

    Estrella en la Universidad de Arizona, Elliot (53 años ahora) es recordado por su etapa en los Spurs. Dos veces all star y escolta titular en el equipo que ganó el primer anillo con Gregg Popovich, con Tim Duncan y David Robinson como torres gemelas. Poco después de proclamarse campeón de la NBA, Elliott anunció que sufrió una grave enfermedad de riñón (glomeruloesclerosis), que lo conocía desde siete años antes y que había empeorado tanto que necesitaba un trasplante cuanto antes. Su hermano mayo Noel ejerció de donante, la operación se realizó el 16 de agosto de 1999 y Elliott volvió a las canchas NBA el 13 de marzo de 2000. El primer jugador que regresó a la gran Liga tras un trasplante de riñón. Acabó esa temporada, jugó la siguiente completa y se retiró en 2001. —Juanma Rubio

    FOTO: Focus On Sport (Getty Images)

    21 / 30

  • Alonzo Mourning

    Alonzo Mourning

    La misma glomeruloesclerosis focal y segmentaria que padeció Elliott estuvo a punto de costar la carrera, como mínimo, al mítico Alonzo Mourning. En 2003, Zo estaba a punto de tener que dejar las pistas para siempre y el trasplante era ya una solución cada vez más necesaria y urgente. La inminente muerte de su abuela hizo que se reencontrara con un primo suyo, Jason Cooper, ex Marine al que no veía desde hacía 25 años y que acabó siendo su donante. Con 32 años, Mourning pasó por el quirófano y no solo volvió a jugar hasta los 38 sino que se proclamó campeón en 2006, con el equipo de Dwyane Wade y Shaquille O’Neal. El primer jugador del os Heat con su número (33) retirado, fue siete veces all star, dos Mejor Defensor y es considerado uno de los grandes pívots de la historia de la NBA. Sus batallas en las zonas con Patrick Ewing eran salvajes en la furiosa rivalidad Knicks-Heat de los años 90. Pero Ewing, un detalle maravilloso, fue de los primeros en ofrecerse como donante e incluso se hizo las pruebas de compatibilidad. —Juanma Rubio

    FOTO: MARC SEROTA (REUTERS)

    22 / 30

  • Carlos Roa

    Carlos Roa

    El de Carlos Roa es, sin duda, uno de los casos más especiales de la historia del fútbol. El guardameta argentino anunció, con 29 años y después de una temporada espectacular con el RCD Mallorca, su firme decisión de dejar el fútbol para convertirse en pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo día. En 2004 y mientras militaba en las filas del Albacete le diagnosticaron un cáncer testicular. Se recuperó y confesó que lo pasaba mal sin jugar: "Pasé casi un año fuera de las canchas, por lo que estaba muy ansioso por volver a jugar, a hacer lo mío", dijo tras recuperarse.

    FOTO: JUSTO GONZALEZ (DIARIO AS)

    23 / 30

  • George y Coby Karl

    George y Coby Karl

    Padre e hijo que son un ejemplo. George Karl, que dirigió al Real Madrid 1989-90, es el sexto entrenador con más victorias en la NBA (1.175) y uno de los nueve que ha llegado a las 1.000. Rozó el anillo con los inolvidables Sonics que jugaron la final de 1996 contra los Bulls de Michael Jordan. Años después, en 2005 y cuando ya dirigía a los Nuggets, anunció que sufría cáncer de próstata. Se operó y siguió entrenando. En 2009 perdió la final del Oeste contra los Lakers y poco después, en 2010, anunció que tenía cáncer de garganta y cuello. Se perdió el resto de esa temporada pero dirigió a su equipo en todos los partidos de la siguiente, 2010-11, mientras recibía sesiones de quimioterapia. En 2016 (ahora tiene 69 años) dejó los banquillos, en los que sigue su hijo, Coby Karl (en la imagen). Este entrena al equipo de G League de los Lakers después de una etapa como jugador en la que pasó por Joventut y Granada (2009-2011). Antes, cuando todavía no era profesional, tuvo que pasar por el quirófano por un cáncer de tiroides que superó y pudo dedicar su vida al baloncesto. —Juanma Rubio

    FOTO: Paco Ayala (DIARIO AS)

    24 / 30

  • Lindsey De Grande

    Lindsey De Grande

    El futuro pintaba color de rosa en 2011 para la atleta belga. Tenía 22 años y preparaba los Juegos de Londres 2012. Un diagnóstico médico acabó con sus sueños olímpicos y la llevó a desaparecer en pasillos de hospital y sesiones de quimioterapia. El deporte desapareció de su agenda y comenzó una batalla por el bien más preciado. “Soy bastante dura conmigo misma, tal vez eso me ayudó a seguir adelante. Si me hubiera dejado ir, no estaría aquí, o quizá tal vez ni siquiera seguiría viva". La enfermedad entró hace dos años "en modo reposo" y en el Campeonato de Europa de Tirun de 2021 regresó al tartán para representar a su país con 31 años. Cayó en la primera ronda eliminatoria de 1.500, pero se sintió de nuevo atleta de élite. —Rafa Payá

    FOTO: Alexander Hassenstein (Getty Images for European Athlet)

    25 / 30

  • Gianluca Viall

    Gianluca Viall

    Una de las leyendas del fútbol italiano, europeo y mundia en la década los 90: fue campeón con la Sampdoria, se llevó la liga de Campeones con la Juventus y luego fue entrenador del Chelsea. Pero en 2017, se le encontró un cáncer de páncreas. Un año después explicó que había ganado a la enfermedad. Pero en 2019, el exfutbolista volvió a sufrir un tumor. Tuvo que recibir sesiones de quimioterapia. Finalmente, Gianluca declaró que el cáncer finalmente había sido nuevamente derrotado. Tras superarlo, escribió un libro 'Goals', en el que reúne 98 historias de superación humana.

    FOTO: KAI PFAFFENBACH (REUTERS)

    26 / 30

  • Edna Campbell

    Edna Campbell

    El gran ejemplo de la lucha contra el cáncer de pecho en la WNBA, la gran liga femenina profesional de baloncesto de Estados Unidos. Campeona del mundo con el Team USA en 1998, Edna Campbell fue una estrella universitaria con las Lady Longhorns de Texas antes de ser elegida con el número 10 del draft en 1999. Jugó en Phoenix, Seattle y Sacramento, donde se le diagnosticó el cáncer de pecho en 2002, durante la segunda de sus cuatro temporadas en California. Ya en tratamiento, jugó el último partido de esa temporada, que enfrentó a sus dos últimos equipos, Seattle Storm y Sacramento Monarchs. Y siguió jugando después mientras se recuperaba. Se retiró en 2006 y se convirtió en enfermera y entrenadora. También en portavoz de la WNBA en la lucha contra el cáncer y en la “historia más inspiradora” de la historia de la WNBA según una votación realizada entre los aficionados. —Juanma Rubio

    FOTO: Doug Pensinger (Getty Images)

    27 / 30

  • Brian Laudrup

    Brian Laudrup

    Formidable atacante danés, hermano de Michael, Brian Laudrup, con una carrera en Alemania, Italia y Escocia, anunció en 2020 que había derrotado al cáncer: un linfoma folicular, una enfermedad que le habían diagnosticado en 2010, y que es uno de los diferentes tipos de cáncer de sangre. Fue el propio jugador quien anunció su triunfo ante la enfermedad a través de sus redes sociales con una foto con sus médicos.

    FOTO: Craig Williamson - SNS Group (Getty Images)

    28 / 30

  • Nene Hilario

    Nene Hilario

    En la temporada 2007-2008, a Nené Hilario, pívot brasileño de Houston Rockets, le fue diagnosticado un tumor testicular, que le volvía a retirar del deporte. El urólogo que le operó, Fernando Kim (también brasileño) confirmó que era un tumor cancerígeno. Fue detectado a tiempo por lo que el tumor no pudo crecer demasiado, apenas llegó a superar el centímetro de largo. Fue extirpado junto al testículo afectado: a los cuatro meses de la intervención volvió a las canchas (llegó a jugar el Mundial de 2014). Su vida no corría peligro, pero Nené creía que jamás podría ser padre. Ahora tiene un hijo...

    FOTO: TOM PENNINGTON (AFP)

    29 / 30

  • Mario González

    Mario González

    A este jugador de Millonarios (centrocampista) colombiano le detectaron leucemia en 2013 un día antes de cumplir los 30 años de edad: durante un entrenamiento sintió vértigos, mareos y naúseas. Llegó al hospital por su propio pie y al ser sometido a diversas pruebas la diagnosticaron esa enfermedad de la sangre. Al año siguiente le hicieron un transplante de médula y en noviembre de 2015 volvió a jugar en partido oficial. “Le agradezco a Dios por darme esta oportunidad”, explicó tras superar la enfermedad.

    FOTO:

    30 / 30

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.