GOLF | MASTERS DE AUGUSTA

Las protestas por la nueva ley electoral de Georgia salpican al Masters de Augusta

Una organización de defensa de los derechos civiles de los negros llama a la suspensión y pide a los jugadores que lo boicoteen: "Quieren convertirnos en ciudadanos de segunda".

Las protestas por la nueva ley electoral de Georgia salpican al Masters de Augusta
BRYAN SNYDER REUTERS

El Masters de Augusta comenzará el próximo 11 de abril, aunque si fuera por la Coalición Nacional para la Justicia Negra (NBJC, por sus siglas en inglés), una organización de defensa de los derechos civiles con sede en Washington D.C. (EEUU). La NBJC ha solicitado tanto a la PGA como al Augusta National, el campo que alberga el major entre los majors, que cancele la cita como símbolo de protesta ante la nueva ley electoral aprobada recientemente en el estado de Georgia, donde se ubica.

Además, han pedido a los jugadores que, si la organización decide seguir adelante, boicoteen el evento. La organización aduce que la ley está pensada para restringir el voto de las personas negras. "La han diseñado para volver atrás en el reloj de los derechos civiles y para convertir a los negros y los pobres ya alienados de Georgia en ciudadanos de segunda clase", aseguró recientemente David J. Johns, su director. "Es un ataque inaceptable a nuestra democracia y las empresas que operan en Georgia deberían pronunciarse en contra de esta ley restrictiva", añadió.

Johns celebra los esfuerzos pasados "del PGA y el Masters para diversificar el golf y atajar los problemas raciales del país", pero también espera que "no solo se pronuncien contra esta ley racista, sino que actúen en consecuencia". El presidente del país Joe Biden, está entre los que se han pronunciado contra una normativa que considera "una atrocidad". Esta establece nuevos requisitos para poder votar por correo, un método recurrente en los comicios que se han celebrado en muchas partes del mundo durante la pandemia. Entre otras cosas, los que quieran hacerlo así necesitarán aportar un documento de identidad con foto, y además se recortarán los periodos para solicitar este tipo de sufragio, así como los lugares de entrega y sus horarios de acceso. Todas estas normas, creen los que se oponen a ellas, dificultarán ejercer este derecho a los más desfavorecidos.

"El golf profesional no debería recompensar a un estado que ataca a la democracia y a los derechos con los millones que genera un acontecimiento como este y el prestigio que trae", asevera Johns. "Todos debemos actuar para proteger la democracia y el derecho a voto", sentencia. Ni la PGA ni el Masters de Augusta se han pronunciado por ahora al respecto.