UFC

Muhammad, "el chico más duro de la lista" desafía a Edwards

Leon Edwards se enfrenta este sábado, en el UFC Las Vegas 21, a Belal Muhammad en el combate estelar de la noche. El de Chicago aceptó a un mes de la pelea.

UFC Las Vegas 21: Edwards vs Muhammad.
Getty Images

Leon Edwards al fin estará en el octágono este sábado. El jamaicano, de 29 años y nacionalizado británico, no pelea desde julio de 2019. Mucha tiempo. Hasta cuatro peleas se le cayeron entre 2020 y 2021. Una de ellas tuvo ese desenlace tres veces. Le esperaba Chimaev, uno de los mayores prospectos de la compañía. El ruso contrajo Covid y sus secuelas le han echo retirarse de manera momentánea. Debían mover ficha y la última fecha marcada, el 13 de marzo, se la mantuvieron. Alguien debía recoger el guantes y ese fue Belal Muhammad.

El de Chicago, de padres palestinos y 32 años, viene de ganar a Diegho Lima el 13 de febrero. Le mandaron descansar tras hacer los tres asaltos, pero cuando le llegó la llamada no dudó. Se encontraba bien y sabe que la oportunidad es buena. Él está ranqueado en el puesto 13 del welter y Edwards en el tres. El triunfo le catapultaría y es consciente de ello. Por ello no le costó aceptar. Era algo que ya había pensado que podía suceder.

"Sabía que durante estos tiempo podían pasar cosas así. Esperaba que sucediese. Hoy en día, la gente que está arriba en el ranking no quiere pelear. No es como si me hubiese visto obligado a decir que sí, pero otros piensan que no valía la pena. Ahora va a pelear (Edwards) con el tipo más duro de la lista y seguro que para ti no vale la pena. Esta era la única oportunidad de que la pelea se diese. Los tipos que están mejor ranqueados podrían la excusa de mi peor Rankin. Es como si olvidasen por qué estamos en este juego. Es para pelear, no para sentarnos y hacer un papel comercial", apuntó en MMA Junkie en la previa.

Sin duda, Muhammad está ante una gran oportunidad y llega muy confiado. Por su parte, Edwards se ha descentrado cruzando declaraciones con Covington en la previa y veremos si eso no le resta. La duda también está en su falta de rodaje. Entre aplazamiento y aplazamiento no pelea desde hace un año y ocho meses. Viene en buena dinámica (ocho triunfos seguidos), pero el óxido le puede pasar factura ante alguien que ha estado en acción hace un mes, aunque eso puede ser un arma de doble filo. 25 minutos de lucha se podían hacer muy largos. Con todos esos datos, y siendo una pelea entre hombres que no son grandes finalizadores (sobre todo Muhammad, que ha ganado el 72% de sus pleitos a los puntos), el favorito es Edwards. Son dos luchadores muy completos, pero el británico ya sabe lo que es pelear y ganar en la cima y para Muhammad será su primer gran examen. Ahora le toca ratificar las palabras sobre el tapiz.