RUGBY | SEIS NACIONES

La nueva cepa de coronavirus amenaza al Seis Naciones

El Gobierno francés ha desaconsejado a los equipos deportivos que salgan a competir fuera del país, lo que podría afectar a la participación de su selección en el torneo.

La nueva cepa de coronavirus amenaza al Seis Naciones

La pandemia de coronavirus no supuso un grandísimo perjuicio para el Seis Naciones. Al menos si lo comparamos con otros deportes. El mundo se paró a falta de cuatro partidos: los tres de la última jornada y uno de la cuarta. Es cierto que el gatillazo llegó justo cuando el torneo alcanzaba el clímax, pero también lo es que se pudo decidir un campeón, aunque fuera meses después, donde se tiene que decidir, en el césped.

La cosa podría ir peor en 2021, en contra de lo que cabía esperar hace meses. Porque la pandemia sigue entre nosotros y ahora ha cobrado renovado vigor con la nueva cepa descubierta en Reino Unido, que está empeorando las cifras en Europa. La situación ha llevado al Gobierno francés a desaconsejar a todos los equipos deportivos del país que salgan de sus fronteras para participar en competiciones. Entre ellos se incluye, claro, la selección nacional de rugby, que debería visitar a Italia en Roma el próximo 6 de febrero.

La situación se está embarrando según se va retomando la competición, como en todos (o casi todos) los deportes y de momento ya se está estudiando la suspensión de los próximos compromisos de los clubes franceses en las competiciones europeas. Y el ejecutivo del país vecino se encuentran en conversaciones con la organización de la cita rugbística más importante del hemisferio norte para decidir qué hacer.

Bernard Laporte, presidente de la Federación Francesa investigado por presunta corrupción en el ejercicio de sus funciones, que además es vicepresidente de la Internacional, le quita hierro al asunto: "Es un rompecabezas, pero creo que no deberíamos alarmarnos. El torneo se jugará con un protocolo de salud decidido por el gobierno. Todo salió bien en el otoño (refiriéndose a la Copa de Naciones, en la que Francia participó), será lo mismo para el próximo torneo de las Seis Naciones. No estoy tan preocupado", aseguró en Radio Monte Carlo.

Lo que no se plantea es ningún tipo de burbuja en otro país, dado que es un torneo que implica solo a seis equipos y no requiere trayectos muy largos. Incluso tiene un parón de dos semanas entre la segunda y la tercera jornadas que facilitaría el control sanitario. En cuanto al Seis Naciones femenino, los augurios son peores, pues no es una cita puramente profesional. De momento ni siquiera se ha fijado calendario, aunque empezar en abril es una opción. El tiempo dirá.