NATACIÓN

La japonesa Ikee gana su primera prueba tras superar una leucemia

"Estaba nerviosa, pero acabar primera me ha hecho más feliz que cualquier otra cosa", comentó la nadadora tras ganar los 50 libre, prueba en la que tiene el récord del país.

Rikako Ikee, en 2018.
JEREMY LEE

A un año de los Juegos de Tokio antes de la llegada de la pandemia, Rikako Ikee preparaba la cita con más entusiasmo que ninguna otra nadadora: a sus 19 años ya había sido olímpica en Río y esta edición se celebraría en su ciudad. Pero en febrero de 2019 le diagnosticaron una leucemia. Tuvo que abandonar su actividad deportiva y todo el mundo de la natación se unió para darle ánimos: en el Mundial Gwangju el podio se llenó de guiños a Ikee.

Esta pasada madrugada, después de superar la enfermedad, Ikee regresó a la competición en una reunión de la Asociación de Natación de Tokio con una victoria en los 50 libre, prueba en la que tiene el récord japonés con 24.21. En esta ocasión hizo 26.32, pero le valió para imponerse y acabar con una sonrisa de oreja a oreja. "Estaba nerviosa, pero me alegro de haber tenido un buen comienzo para reiniciar mi carrera. Más que mi tiempo, no pensé que terminaría primero. Eso me hizo más feliz que cualquier otra cosa", reflexionó tras la prueba.

Pasaron 594 días desde su última competición. Una vez diagnosticada la enfermedad, Ikee se sometió a un tratamiento que finalizó el pasado mes de diciembre. En marzo empezó los entrenamientos y el COVID-19, que provocó el aplazamiento de los Juegos, le ayuda a que tenga una preparación idónea para intentar vivir su sueño en su ciudad.

Ikee es una de las nadadores con más futuro en las pruebas de velocidad. Con 18 años, logró seis medallas en los Juegos Asiáticos absolutos en Yakarta y fue nombrada la mejor nadadora de esta competición continental.