MUAY THAI

Maisha Katz, a por el trono del muay thai sin guantes

Maisha Katz, alemana criada en Almería, vive en Tailandia desde hace dos años. Este viernes disputa un título con la promotra World Lethwei Championship.

¿Quién es Maisha Katz?

Tailandia es el sueño para muchos luchadores. El país es la cuna del muay thai. Allí están los mejores del mundo, entre ellos también españoles como Carlos Coello, y por eso peleadores de todas las nacionalidades no dudan en hacer las maletas y visitar el país asiático. Algunos solo van por un tiempo, otros acaban quedándose. Ese es el caso de Maisha Katz. Es alemana, pero desde pequeña vive en Almería, por lo que compite bajo la bandera española.

A sus 24 años, Katz lleva desde febrero de 2018 viviendo en Tailandia. "En principio vine solo para seis meses", reconoce a AS. Allí ha crecido, y es que comenzó a entrenar con 18 años y tras 17 peleas no dudó en hacer las maletas. En la cuna del muay thai ha hecho más combates que en España. "Han sido 20 combates de momento. He competido por todo el país y también con la promotora Kunlun Fight", añade. Ahora, y tras un año sin pelear por un trastorno alimenticio, regresa este viernes y lo hace con una apuesta arriesgada.

Su nuevo manejador, Bernat Palenques, y su nuevo entrenador en esta nueva etapa, Marco Merlo (quien dirige el gimnasio Spirit of Siam), le ofrecieron pelear en World Lethwei Championship. La empresa, que cada vez tiene más repercusión dentro del país, se caracteriza porque los combates son sin guantes (los peleadores portan únicamente un vendaje de boxeo convencional) y están permitidos los cabezazos y también los 'takedown', aunque estos últimos no cuentan para las puntuaciones oficiales. "Yo nunca rechazo una pelea y aunque hago muay thai me veía con posibilidades en esta disciplina", admite.

Por si el órdago fue pequeño, Katz aceptó el más difícil todavía. Vuelve tras un año para disputar el cinturón de la compañía del peso gallo, el cual se pone en liza por primera vez. "Yo suelo pelear con más peso, pero nunca dudé de que cumpliría", asegura a tras cumplir con la báscula (dio 53,9). Este viernes, en una velada retransmitida, le espera la francesa Souris Manfredi. "Siento la presión de llevar un año sin pelear, volver en una categoría que no es la mía, sin guantes, con cabezazos... pero llega muy fuerte y segura del trabajo que vengo haciendo", concluye Maisha Katz. El trono del muay thai sin guantes, le espera.