#TOCAGANARATODAS

“Ver en un mismo titular las medallas olímpicas y paralímpicas fue muy importante para mí”

Teresa Perales será miembro del jurado de los Premios Iberdrola SuperA aspira en Tokio a superar las medallas del estadounidense Michael Phelps en los Juegos.

Entrevista a Teresa Perales
DIARIO AS DIARIO AS

Teresa Perales (Zaragoza, 1975) es la nadadora paralímpica más laureada de España. Ha participado en cinco Juegos paralímpicos, en los que ha conseguido 26 medallas (siete oros, nueve platas y 10 bronces). También ha logrado cinco récords del mundo (dos en piscina larga y tres, en corta), 20 metales en cinco Mundiales (tres oros, 10 platas y siete bronces) y 37 más en Campeonatos de Europa (10 oros, 19 platas y ocho bronces). En este 2020 será miembro del Jurado de Honor de los Premios Iberdrola SuperA.

- ¿Cómo ha sido la vuelta a los entrenamientos tras el parón por el confinamiento?

- Ha sido muy esperada. Nunca pensé que tendría tantas ganas de volver a la piscina, ni con el embarazo había estado tanto tiempo sin meterme en el agua. Fue una sensación rara, sobre todo con el músculo, como cambiado, porque aunque no había parado en casa haciendo ejercicios en el gimnasio, no es lo mismo. En mi día a día compagino todo: piscina, gimnasio, aeróbico, cardiovascular... Pero al quitar la parte de la piscina, que es la que hace el músculo blando y largo, se quedaba más corto. Parecía un tronco de madera al meterme al agua los primeros días. Eso sí, pensé que me iba a costar más en la parte física porque yo en casa tengo más dificultades para hacer la parte de ejercicios de cardiovascular.

“Ni con el embarazo había estado tanto tiempo sin meterme en la piscina como ahora”

Teresa Perales

- ¿Es optimista en la vuelta a la competición a corto o medio plazo?

- No. Me gustaría decir que sí, porque yo soy optimista en todo en general, pero lo más importante en este momento es la salud. Tengo muchas ganas de competir, de volver a la rutina y a la normalidad de organizarte la temporada, pero la realidad es que no tenemos nada en agenda. No sabemos cuándo será el Campeonato de Europa, cuándo renovaremos clasificación para los Juegos... Y, además, de Tokio hasta marzo no tomarán tampoco la decisión definitiva y hay mucha incertidumbre en todo. Lo que puedo hacer es lo que dependa de mí, que es estar preparada para cuando me digan.

- ¿El objetivo es llegar a Tokio en las mejores condiciones, a pesar de todo lo que está sucediendo en este 2020?

- Soy muy pragmática en mi vida, intento tener controlado lo que depende de mí, lo que no depende de mí, intentaré aprender a gestionarlo. Siendo así no me suele ir mal, pero hay que reconocer que psicológicamente, como deportista, cuesta mucho mantener la motivación al no tener fechas de competición, lo que hacemos es más mantenimiento. Hay muchas cosas que tienen que cambiar todavía, porque si seguimos con los rebrotes podemos volver a tener que tener que cambiar el tipo de entrenamiento, el tiempo que dedicamos a ello... Ahora debemos tener la cabeza lo más serena posible y tener como idea principal que hay que estar protegidos, tener salud y contribuir a que la pandemia no se siga propagando.

"Cuesta mucho mantener la motivación al no tener fechas de competición, lo que hacemos es más mantenimiento"

Teresa Perales

- Otro reto será alcanzar el récord de medallas de Michael Phelps, aunque prácticamente será la 'mami' de la piscina...

- Entra el reto personal, la cabezonería, el deseo, la ilusión, el sueño... Lo llevo persiguiendo desde Río porque, para mí, fue muy importante cuando en Londres le igualé y en un mismo titular pusieron medallas olímpicas y paralímpicas, que no había pasado nunca. Las medallas paralímpicas eran como la hermana pequeña, no tenían tanto valor. Al empatar a Phelps me pusieron al mismo nivel y eso me gustó, no por mí, sino por lo que suponía para todo el movimiento paralímpico. Sin embargo, en Río se me escapó y no estaba acostumbrada a no vencer, siempre que competía en todas las pruebas salía ganadora de medalla. Cuando vi que había quedado cuarta, pensé: ¿Ahora qué hago? Se me pasaron muchas ideas por la cabeza y no sabes qué ha podido pasar, te da rabia por no haberlo conseguido... Pero bueno, eso sirvió para humanizar mis medallas porque parecía que me las regalaban y no tenían tanto valor porque siempre ganaba. Desde que no gano siempre ya es distinto.

-Por cierto, es una apasionada de la tecnología y Japón es el centro de la tecnología en el mundo, ¿le motiva aún más ir a Tokio?

- Yo tengo toda mi casa domotizada y utilizo muchos dispositivos para entrenarme, aplicaciones que te miden las brazadas, el pulso... Me sirve para hacer un seguimiento de mis entrenamientos, de los ritmos, las gráficas... Cuando salió Tokio, leí que querían hacer una lluvia artificial de meteoritos y dije: Tengo que ir sí o sí, tengo que vivirlo. Fue lo que más me gustó. La cultura japonesa siempre me ha gustado mucho, ya que además era karateca antes de quedarme en silla de ruedas. Aunar esa cultura tradicional y la tecnológica, que me apasiona, hace que tenga muchas ganas de ir. Me lo han complicado con la pandemia porque cada año que pasa lo noto, llegaría con 45 años y son muchos. Aunque tengo el espíritu joven.

- ¿Cuánto de importante es Iberdrola y los Premios Iberdrola SuperA para el deporte femenino? ¿Qué supone para usted ser miembro del Jurado de Honor?

- Es muy importante. Como mujer, me siento muy honrada de formar parte del jurado y es una gran responsabilidad porque tienes que decidir a quién le das el premio y todos los que participan son merecedores y merecedoras. Siempre se queda esa sensación de que se lo podría dar a todos... Lo que hay que hacer es agradecer que haya iniciativas como estas que ayuden a impulsar y premiar al deporte femenino. Estamos en una sociedad que ha cambiado mucho, que todos hemos abierto los ojos hacia la discapacidad y el deporte femenino. Estamos mucho más acostumbrados de verlo en televisión y en los medios, y queremos demandar información diaria de deporte, da igual que sea de hombres o mujeres. Lo que deseamos es el espectáculo. Y lo damos tanto unos como otros, sin distinción. Tiene que haber más iniciativas de este tipo para que llegue ese alcance en algunos deportes femeninos, que es que nos lo tienen que poner muy fácil para que lo sigamos. Por ejemplo, leía que el Partido Popular pedía que en La Quiniela entraran también partidos de la Liga Iberdrola. Eso supondría que la gente tuviese ese aliciente también de saber cómo quedarían esos resultados. Por eso, cuantas más veces haya la posibilidad de dar altavoz al deporte femenino en sus diferentes modalidades, mucho mejor. Además, lo bueno que tiene el deporte es la forma tan sencilla de transmitir esos valores y ese mensaje de vida.

“Eliminaría las cláusulas para no quedarte embarazada, que siguen existiendo”

Teresa Perales

- ¿Las deportistas paralímpicas tienen que luchar contra esa repercusión y ese apoyo doble que le cuesta alcanzar al deporte femenino y también al deporte paralímpico?

- En el caso de los deportistas paralímpicos tenemos una diferencia a nuestro favor: el movimiento paralímpico es más joven que el olímpico y esa juventud no ha nacido con tanta discriminación por sexos. En, prácticamente, todos los deportes cobramos igual los hombres y las mujeres, pero la gran diferencia es con los olímpicos, que tenemos un margen tremendo entre unos y otros.

- ¿Cambiaría algo de todos estos años en la élite del deporte español?

- A nivel general, cambiaría las cláusulas que deportistas tienen que firmar comprometiéndose a no quedarse embarazadas cuando fichan por un equipo. Eso me parece horrible y sigue existiendo. Una baja por maternidad se sigue considerando como lesión. Lo que no puede ser es que en cualquier trabajo tienes derecho a ello y a nosotras si estás con la beca te la reducen por quedarte embarazada.