FÚTBOL SALA

Valdepeñas Gran Reserva

Terceros en la liga regular, subcampeón de Copa... y ahora finalista de la Liga. El club manchego es la sensación del fútbol sala y el orgullo de su localidad.

Valdepeñas Gran Reserva
PACO RODRIGUEZ AS

El Viña Albali Valdepeñas, un modesto equipo que cumple su segunda temporada en Primera, ha desatado la locura en esta localidad manchega de 30.000 habitantes. Mañana, ante el Movistar Inter, jugará la final de Liga en el playoff exprés de Málaga. Tal es la euforia, que el presidente, Luis Palencia, quiso mandar un mensaje de calma en las redes sociales. "Que esto sea un motivo de alegría, pero hay que tener cabeza después de todo lo que hemos pasado estos meses", explica a AS.

"Antes de viajar ya notabas que toda la ciudad estaba ilusionada, te paraban por la calle, te animaban… Si pudieran entrar al pabellón, lo llenarían ellos solos", comenta Edu Sousa, meta portugués y uno de los referentes de esta plantilla confeccionada por un histórico como Joan Linares en la dirección deportiva. La receta, mucho talento nacional (con jugadores de la tierra como el albaceteño Chino, el puertollanense Nano, el valdepeñero Coro)… y extranjeros de la talla de Cainan, Rafael o el propio Edu. En el banquillo, David Ramos, experimentado técnico capaz de tener al equipo preparado y motivado para este playoff, a pesar de ser de los últimos en volver a entrenar por las fases de la desescalada.

Todo, con un presupuesto que estaría en la mitad baja de la tabla ya que con un presupuesto de 800.000 euros no sólo se financia el primer equipo, sino también a los 300 jóvenes que se forman en el filial, juvenil, escuelas, femenino e incluso un grupo de discapacitados. Un club en el que se vuelcan numerosos patrocinadores locales, aunque el principal son las bodegas Viña Albali para formar este binomio fútbol sala-vino. "Qué mejor que brindar los éxitos con un buen Valdepeñas", saca pecho Palencia.

Unas bodegas que podrían ver como este equipo pasea su marca por toda Europa. Y es que el Valdepeñas jugará Champions si gana la final, y en caso de perder, aún tendría plaza si Barça o ElPozo no ganan la Final Four en octubre. "¿Si estaremos preparados? Buena pregunta. No nos asustan los retos. Tenemos cerrada la plantilla del próximo año con tres incorporaciones y tres bajas. Si vamos a Champions, será la dirección deportiva y el entrenador quienes valorarán si debemos hacer un esfuerzo más y nosotros, si es posible".

Plaza europea que se sellaría ya este martes si son capaces de vencer en el partido más importante en los 18 años del club. "¡Es que podemos ser campeones de Liga! Es lo más grande", dice Palencia, como si se pellizcase para comprobar que no vive un sueño. El sueño de una localidad orgullosa de su equipo de fútbol sala.