GOLF

Varner, George Floyd y el triunfo de Berger en la vuelta del golf

La vuelta del PGA deparó un final con suspense de torneo, en el que han estado presentes los ecos de las protestas antirracistas. Cabrera Bello, mejor español.

Varner, George Floyd y el triunfo de Berger en la vuelta del golf
TOM PENNINGTON AFP

Daniel Berger, estadounidense de 27 años, fue el vencedor del primer torneo del PGA tras el parón por la pandemia. El Charles Schwab de Forth Worth, Texas, significó el regreso a la competición en la nueva normalidad con una jornada final que tuvo hasta desempate (en -15). Un hoyo extra en el que a Berger le bastó con firmar el par ante Collin Morikawa, quien desperdició un cercano putt para seguir en la lucha, y permitió al ganador sumar su tercer título del circuito. Rafael Cabrera Bello fue el mejor español en el puesto 23 (-8) sin que le pudieran acompañar el fin de semana Rahm y Sergio, que se quedaron en el corte.

Una cita en la que además del brillo deportivo y las restricciones sanitarias y de público, también ha estado presente la muerte de George Floyd y el movimiento antirracista. En un deporte en el que, como afirmó el número uno Rory McIlroy, tiene “pocos jugadores negros, algo que debería cambiar”, un afroamericano fue protagonista varias jornadas por sus méritos deportivos. De los pocos del circuito.

Daniel Berger, ganador del torneo.

Su nombre es Harold Varner III. Nacido hace 29 años en la misma ciudad que LeBron James (Akron, Ohio), aunque formado en Carolina del Norte, su presencia en el torneo motivó que fuese continuamente preguntado por el caso Floyd, cuya postura decidió dar, de forma reposada, en las redes: “He recibido más preguntas de lo normal por lo que soy. Soy negro. Estaba enfadado, pero necesitaba poner en orden mis ideas. Floyd debería estar vivo. Fue un asesinato. En la vida hay verdades objetivas y esta es una”. Desde la organización, también se quiso solidarizar con la causa con la medida que implantó el comisionado Jay Monahan: un minuto de silencio a las 8:46 de cada jornada por los ocho minutos y 46 segundos que Floyd estuvo inmovilizado con la rodilla del policía en el cuello.

A Varner, esa atención por motivos extradeportivos no perjudicó a su juego, como demostró con su espectacular tarjeta del primer día (63 golpes) para encaramarse al liderato. Sin embargo, su rendimiento bajó y pasó de un buen recorrido en 66 el viernes a uno de 70 el sábado. Sus 72 golpes del domingo le dejaron sin opciones: "Ha sido un paso adelante, pero debo mejorar", reconoció en su última entrevista del fin de semana en la que, esta vez sí, sólo le preguntaron por el deporte.