NATACIÓN

La natación vuelve a la piscina: "Al inicio pensaban para respirar"

Los nadadores, con Mireia Belmonte a la cabeza, la sincronizada y las selecciones de waterpolo han regresado 66 días después a su hábitat.

Escrits, Zamorano, Vall y Muñoz.

“Aleluya”, escribía Mireia Belmonte en su Instagram con una foto de la piscina descubierta del CAR de Sant Cugat, su centro de entrenamiento desde que era adolescente y que llevaba más de dos meses sin pisar. Una imagen con muchas horas de espera, las que han tenido que aguantar los nadadores, quienes 66 días después han podido volver a nadar en su hábitat. “En los primeros 300 metros tenían que pensar para respirar, no se acordaban”, explica Jordi Jou, técnico del CN Sant Andreu: "Luego, ya fue mejor. Es como volver de unas vacaciones".

El primer turno fue a las 8:00. Jessica Vall, Mireia, Marina García, Lidón Muñoz, Albert Escrits y África Zamorano han inaugurado la piscina y las medidas de seguridad del CAR. “He conducido con mascarilla y guantes. Al llegar, bajé la ventanilla y me tomaron la temperatura. Me han dicho dónde debía aparcar. El día anterior ya me confirmaron que nadara por la calle 4. Hemos hecho todos un calentamiento a dos metros de distancia y nos pusimos a nadar. En total, cuatro kilómetros”, relata Vall.

El entrenamiento ha tenido momentos divertidos. “Jou nos ha dicho que hagamos las series en el tiempo habitual… Obviamente hemos tardado mucho más. Nos hemos dedicado a disfrutar y recuperar sensaciones”, explica la medallista mundial. Los nadadores entrenarán todos los días y verán como el grupo se ampliará con la llegada de los que residen fuera de Barcelona. Joan Lluis Pons, Alberto Martínez y Jimena Pérez, que pertenece a los grupos de entrenamiento de Jou y Fred Vergnoux, se incorporarán esta semana. Mireia ya empieza este lunes con doble sesión.

Mayuko Fujiki.

Al margen de la natación, el waterpolo y la sincronizada también han vuelto. Mayuko Fujiki, con mascarilla, ha dirigido una sesión individual: las nadadoras se reparten a lo largo del día en la piscina interior de la nueva instalación del CAR. El waterpolo ha cogido el relevo de la natación en la piscina descubierta. “Veíamos a las compañeras a dos metros. Teníamos que chillarnos para comunicarnos”, bromea la portera de waterpolo Laura Ester, que ha estado con otras integrantes de la Selección femenina, como Anni Espar, Marta Bach, Pili Peña o Roser Tarragó.

“Es la vez que menos hemos tardado en tirarnos a la piscina. La sensación fue rara, como si el agua pesara, como si fuera un algo compacto”, explica Ester, quien reconoce que “de momento no podemos tocar el balón”. La portera sabe que “debo volver a acostumbrarme a estar en la portería”, aunque para ello ha intentado en casa hacer ejercicios de reacción y coordinación con una bola de tenis. Esta tarde se incorporan a los entrenamientos el resto del equipo femenino y la Selección masculina.

“Para mí este es el inicio de la pretemporada 2020-21”, dice Jou. La natación vuelve a la piscina consciente de que su camino a Tokio 2020 puede ser, con toda probabilidad, un auténtico desafío después de 66 días alejada de su hábitat.