WWE

Escocia manda en la WWE

Escocia, que cuenta con 5 millones de habitantes, tiene ahora mismo cinco campeones en WWE. Todos se reunieron en una conferencia organizada por la compañía.

0
Escocia manda en la WWE

La expansión internacional de la WWE ha provocado que cada vez más luchadores de diferentes nacionalidades estén presentes en el roster de la compañía. Eso ha hecho que en los últimos años los campeones tengan diferentes orígenes. En la actualidad, WWE tiene 18 campeonatos, 24 campeones (New Day son tres, aunque Woods está lesionado) y ocho nacionalidades diferentes. Como es habitual, Estados Unidos domina (12), pero por detrás está Escocia. Con 5 millones de habitantes, cuenta con cinco campeones en la actualidad: Drew McIntyre (campeón de la WWE), Nikki Cross (campeona por parejas de la WWE junto con la estadounidense Alexa Bliss), Kay Lee Ray (campeona de NXT UK) y la pareja formada por Mark Coffey y Wolfgang (campeones por parejas de NXT UK). 

"De cinco millones de escoceses, cinco somos campeones de WWE. No fui consciente de ello hasta el día siguiente de haberse celebrado WrestleMania36, cuando alguien hizo un gráfico con todos los campeones escoceses. ¡Literalmente no podía creerlo!", apuntó Drew McIntyre en una reunión virtual que WWE organizó con los cinco campeones de Escocia. "Cuando vi el gráfico pensé '¡somos como un grupo de música pop!. Empecé a ver WWE cuando tenía 10 años y todo parecía muy lejano. Pero Drew, proclamándose Campeón Universal, nos ha hecho ver que, si trabajas realmente duro, todo es posible. Ha aumentado la confianza en todos nosotros", aseguró Nikki Cross.

Sin duda es un gran momento para la lucha libre en Escocia. En porcentaje el éxito es alto, pero va más allá. "Además, los cinco campeones vivimos bastante cerca. Nikki y yo fuimos a la misma escuela y yo iba a clase con su hermana mayor. Es una locura que dos personas de la misma escuela puedan logran convertir en realidad su sueño de llegar a la WWE. ¡Felicidades, Nikki!", apuntó Wolfgang. Por último, Kay Lee se lo tomó con humor: "Debe haber algo en el agua de Escocia, porque somos personas diferentes y luchadores diferentes", bromeó en la charla que duró 45 minutos