VELA

Casanueva: "No acepto bajo ningún concepto que se nos llame irresponsables"

La presidenta de la RFEV contesta al CSD sobre el confinamiento del equipo en Santander y advierte que el miércoles podrá dejar el centro quien quiera una vez cumplida la cuarentena.

La presidenta de la Real Federación Española de Vela, Julia Casanueva.
RAFA APARICIO DIARIO AS

Lo que se pensó como solución para que parte del equipo español siguiera con su preparación para Tokio 2020 (luego aplazado a 2021) ha acabado en embrollo. En un rifirrafe entre la Federación Española de Vela (RFEV), que ofreció a sus regatistas confinarse en el CEAR de Santander tras suspenderse el Trofeo Princesa Sofía de Palma, y el Consejo Superior de Deportes (CSD), que considera la decisión "insolidaria e irresponsable" cuando todos los centros de alto rendimiento están cerrados para prevenir la expansión del coronavirus, dado que el real decreto del estado de alarma impide la apertura de instalaciones deportivas.

El domingo, el CSD cargó con dureza contra la RFEV por incitar y mantener el confinamiento. "Hasta en cuatro ocasiones se les advirtió del incumplimiento", explican fuentes del organismo. El CEAR, cuyos titulares son la autoridad portuaria de Santander y la Federación, es la base del equipo olímpico. Julia Casanueva, su presidenta, niega irresponsabilidad. "Se les ofreció la posibilidad porque estaban en una competición con centenares de regatistas de otros países y no veíamos lógico que volvieran a sus casas con el riesgo de contagiar a sus familias. En el CEAR hay 15 personas (regatistas, el director de preparación olímpica y el de la instalación y una fisioterapeuta) y son controlados diariamente por la doctora, que vive en Cádiz, quien a su vez pasa un informe al médico que nos adjudicó el Servicio Cántabro de Salud. No acepto de ningún modo que se nos tache de irresponsables", apunta a AS.

Donde la RFEV atisbó una solución para sus deportistas ha aparecido un callejón de salida incierta. Más, cuando uno de los regatistas sufrió síntomas de infección de vías respiratorias que no provocaron fiebre y remitieron en 72 horas. "La recomendación fue que se alargase el confinamiento otros catorce días más, hasta el 8 de abril, como medida preventiva. Todos estuvieron de acuerdo en seguir allí", relata Mari Carmen Vaz, la doctora del equipo.

"El miércoles, una vez se cumplen esos 14 días, quien lo desee podrá salir del centro, pero a excepción de cuatro todos quieren seguir en Santander. Todos están allí voluntariamente y, los que se vayan lo harán con un certificado y el convencimiento de estar limpios del virus tras la cuarentena", advierte Casanueva. El CSD, sin embargo, expone que quizá ahora "no sería prudente" que se fueran. Un limbo que deja en el alero de los deportistas qué hacer.

"No podemos demostrar que se esté quebrantando la ley porque no tenemos a nadie que lo corrobore in situ y ahora es el Servicio Cántabro de Salud el que debe decidir los pasos, algo que al CSD no le compete", contestan en Madrid ante la posibilidad de sancionar a la RFEV o disolver la concentración. Una federación que a su vez insiste en que nadie salió al mar a entrenarse "y ni siquiera a la puerta de la calle a recoger el catering diario". Una palabra contra la otra. Con un equipo olímpico en medio.