POLIDEPORTIVO

Estreno olímpico en Tokio

El marchador Diego García Carrera, el taekwondista Javier Pérez Polo y Álex de Frutos, de la Selección de hockey hierba, realizarán su debut olímpico en los próximos Juegos, para los que faltan seis meses.

Diego García Carrera
JOAQUIN CORCHERO ARCOS DIARIO AS

Diego García Carrera tuvo su primer contacto con el atletismo con 11 años, en un cross regional. "Fui décimo de Madrid, no le ganaba ni a los de mi región, así que imagínese si pensé alguna vez que sería olímpico", explica este madrileño de 24 años, que se reconvirtió a figura mundial de la marcha y llegó a ser subcampeón de Europa en 2018 en 20 km. No estuvo en Río, pero espera firmemente acudir a Tokio, a los Juegos Olímpicos para los que hoy faltan exactamente seis meses.

¿Cómo afronta el año olímpico? "Muy ilusionado, pero también con muchas cosas. Hago un máster de mercados financieros y estoy en una banda de jazz nueva en la que toco el trombón, en el Conservatorio de Arturo Soria. Es mejor, porque me dijo el psicólogo que realizara distintas actividades que me interesen. Así no te rayas", dice.

García Carrera se prepara en el CAR de Madrid a las órdenes de José Antonio Quintana. "Es más fácil entrenarte en un año olímpico, porque la motivación viene sola. Es un evento totalmente distinto y más grande de lo que he hecho hasta ahora. Las sesiones están saliendo todas muy bien", relata García Carrera, que vivió una experiencia agria en el pasado ciclo: "Me quedé fuera en la última prueba, y fue un palo gordo. Pero pensé, lo dejo o sigo a tope. Y aquí estoy", continúa.

Los 20 kilómetros marcha de los Juegos serán en Sapporo, a casi 1.000 kilómetros del epicentro, un cambio que beneficia a Diego, uno de los grandes damnificados por la humedad y el calor extremo de los Mundiales de Doha 2019: "De aquello vine tocado y dije: 'En Tokio voy a fallar igual'. Porque la humedad me viene mal, sudo mucho y aquello era increíble. Cuando la trasladaron a Sapporo me volvió la esperanza al cuerpo y ya me convencí: ‘¿Por qué no voy a rendir bien?".

A la marcha española siempre se le exige un buen resultado. "Hay que dejar claro que es complicadísima una medalla, yo iré a por ella, pero la marcha es cada vez más global. Sueño con un podio olímpico, porque crecí inspirado en Fermín Cacho, en Valentí Massana... Lo que sucede en la marcha es que el foco lo tenemos sólo un día y debes desempeñarte al máximo. Si lo haces bien en unos Juegos tienes la sensación de que te pasas la vida. Que te puedes morir tranquilo".

Quedan seis meses y, mientras tanto, entrenamientos, estudios y música: "El otro día una chica cantaba y luego tenía un solo muy difícil... y fallé. Estuve preocupado por algo que no es atletismo". Un paréntesis mental, pero siempre con el foco en un lugar: Tokio.

"Haré el desfile de apertura, no sé si habrá más Juegos"

Javier Pérez Polo es un loco del taekwondo y este 2020 verá cumplido su sueño: ser olímpico en Tokio. De 23 años y de San Fernando de Henares, firmó un 2019 "fantástico": "Fui plata mundial, oro en el Europeo y puse el broche para entrar directo". Javier estuvo en los Juegos de Río 2016, pero no compitió: "Acudí como sparring de Jesús Tortosa, para ayudarle, y ahora tengo la oportunidad de ir junto con él, pero a pelear. Así que genial".

Pérez Polo posa para AS.

El taekwondo, desde Londres 2012, se ha hecho un fijo en el medallero para España. Joel González, Brigitte Yagüe, Nico García y Eva Calvo son los predecesores de una tradición de éxito de la que ahora se responsabilizan Pérez Polo y su amigo Tortosa. "Es cierto que el taekwondo siempre promete, veremos qué tal", dice Pérez Polo, cuya fórmula ha sido "trabajo y trabajo": "Los primeros años del ciclo no despunté tanto, pero siempre andaba ahí. La plata mundial fue la que me hizo crecer en confianza".

¿Qué es lo que más ilusión le hace de debutar en los Juegos? "Hay muchas veces que nos centramos en objetivos y quiero disfrutar del proceso. Gozar de la Villa Olímpica, y con mis compañeros Jesús Tortosa y Raúl Martínez, con los que he vivido de todo, en hoteles lujosos, ruinosos... También deseo hacer el desfile de apertura, que nunca sabes si irás a más Juegos. Eso sí, buscaré la medalla".

"Los de hockey pasamos 150 días al año juntos"

Enrique González de Castejón, Álvaro Iglesias, Ricardo Sánchez y Álex de Frutos son madrileños y están en Valencia. Este viernes juegan allí con la Selección española de hockey hierba la ProLeague frente a Alemania. Es un torneo potente, pero en 2020 su mirada apunta a Tokio. "Es lo más bonito, preparar los Juegos. El ambiente en la Selección es genial, porque pasamos 150 o 160 días juntos entre competiciones y concentraciones. Así que nos conocemos bien, se pasa más tiempo aquí que con el club", explica Álex de Frutos sobre el bloque que dirige Fred Soyez.

De Frutos, González de Castejón e Iglesias juegan en el Club de Campo. "Se nota esa complicidad de jugar juntos, pero ya digo que con el resto de compañeros también", explica De Frutos, que es compañero de habitación de Ricardo Sánchez, que milita en la Complutense: "Somos amigos desde pequeños, porque yo empecé en la Complu".

Selección hockey hierba 2020

Álex De Frutos, en un partido con la Selección.

La ProLeague es una competición con los nueve mejores equipos del mundo. "Es la mejor forma de rodarnos, viajar y enfrentarnos a las grandes selecciones", dice De Frutos, que es consciente de que estos seis meses de cara a Tokio serán "a full". "Todo el grupo está haciendo muchas concesiones para entregarse al hockey. Como si tenemos que entrenarnos mañana, tarde y noche. Algunos hasta han pedido excedencias en sus trabajos o los han dejado. Yo estudio un máster y es totalmente online", relata De Frutos, que debutará, como Gónzalez de Castejón y Sánchez. Iglesias estuvo en Río.

¿Qué suponen unos Juegos? "Los que han ido nos cuentan que todo merece la pena", explica Álex. La Selección masculina tiene tres medallas históricas (un bronce y dos platas): "Nuestro objetivo es hacer podio y pelear por los metales. Es algo realista, en el Europeo y en la ProLeague demostramos que podemos ganar a cualquiera del mundo". El hockey hierba tiene seis meses "a full". Se acerca Tokio 2020.