BOXEO

Del Río, ante Avanestan y "una oportunidad que no perderá"

José del Río desafía este jueves a David Avanesyan por el Campeonato de Europa del peso welter. El español llega confiado, aunque consciente de la dificultad.

Entrevista José del Río antes de su combate contra Avanesyan.
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

"Llevo toda la vida dedicado al boxeo, tanto que nunca pensé a que me hubiese dedicado sino hubiese sido boxeador", reconoce risueño José del Río (29-8-1, 7 KO). A sus 34 años, el balear está ante "una oportunidad que no puedo perder y no dejaré escapar", reconoció en la rueda de prensa de presentación del primer show de Matchroom en España. Su órdago en Barcelona es difícil, ya que desafía al actual campeón de Europa del peso welter, David Avanesyan (25-3-1, 13 KO). El ruso, residente en Inglaterra, viene de ganar dos veces consecutivas a Kerman Lejarraga por el cinturón continental. Infunde respeto, aunque más al público que a Del Río, quien llega confiado.

"Cuando viene un combate así la gente siempre dices muchas cosas. Cuando peleé con Kerman me decían que estaba ‘muerto’ y salió la pelea del año en España. Ahora, Avanesyan viene con el currículum de sus dos últimas peleas en España… esa presión te llega por todos lados y debes sacarla de tu camino. Yo soy Del Río y nadie me va a noquear. Sé que todo puede pasar, pero yo tengo mucha hambre y quiero ser campeón de Europa”, asegura confiado el balear, quien comenzó a boxear con 12 años y nunca ha rehuido una pelea, aunque eso se tradujese en tener que salir fuera de España y tener todo contra, como le pasó en diciembre de 2018 ante Jordy Weiss.

"En ese combate lo que pasó fue desesperación… en el séptimo asalto íbamos empatados y lo supo después. Yo estaba entero, me notaba más fuerte y no me hacía daño, pero sabía que estaba fuera de casa y tuvimos una lucha de poder a poder. Fui a por todas porque me da igual perder por uno que por cinco puntos. Una derrota es una derrota. Esa pelea en casa la habría planteado de otro modo. Tras ese combate pensamos que el camino al Europeo sería más largo, pero salió la oportunidad y no se puede desaprovechar”, admite Del Río, quien habla claro: “Estoy mejor ahora que cuando debuté en 2008”, añade.

El balear se define como un “multiempleado”. Todos los días abre su gimnasio en Palma, el cual regenta junto a su entrenador Francisco Gual ‘Canijo’, a las ocho de la mañana. Un trabajo que compagina con sus preparaciones. Una carrera de 11 años le ha llevado hasta su sueño, disputar un Europeo. Está confiado, pero es consciente del peligro. “Lo que más destacaría de Avanesyan es su precisión, velocidad y capacidad de sorprender. Pese a ello, es mi ejemplo. Nadie contaba con él en la primera pelea con Kerman y ganó el título. Quizá el venga confiado por mi récord, pero eso es solo un número. Lo que importa es contra quién has peleado. Y eso lo demostraré en el Vall d’Hebron”, concluye.