DOPAJE

La nueva suspensión que dejaría a Rusia sin Tokio 2020

El Comité independiente de la AMA recomienda a su Ejecutivo, que decidirá el 9 de diciembre, una sanción de cuatro años que dejaría a Rusia sin los Juegos de Tokio.

La nueva suspensión que dejaría a Rusia sin Tokio 2020
Alexander Shcherbak Alexander Shcherbak/TASS

'Rusia debe ser apartada del mundo del deporte durante cuatro años'. Esa es la contundente es la recomendación que el Comité de Revisión de Cumplimiento (CRC) de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha remitido a su Ejecutivo, que se reunirá el próximo 9 de diciembre en París para decidir sobre una posible sanción.

El Comité independiente concluye en su informe de 26 páginas que las autoridades rusas manipularon, para ocultar positivos, los datos que la AMA recogió de su laboratorio de Moscú el pasado mes de enero. En concreto, cientos de resultados de análisis sospechosos que aparecen en la copia que el arrepentido Grigory Rodchenkov (exdirector del laboratorio ahora exiliado en Estados Unidos) sacó de Moscú y entregó a la Agencia, se han borrado en 2016, 2017 y 2018.

Una suspensión de la RUSADA (Agencia Antidopaje de Rusia) implicaría que el país no participara en los Juegos de Tokio 2020 ni en los de Invierno de Pekín 2022. También podría tener consecuencias sobre la Eurocopa de fútbol 2020, pues los partidos previstos en San Petersburgo deberían desplazarse de nación. Tampoco podría optar a organizar eventos internacionales durante el castigo de dos años.

Rusia ya quedó fuera de los Juegos de Río tras denunciar el Informe McLaren que "más de 1.000 rusos de 30 deportes tuvieron un dopaje sistemático". El Comité Olímpico Internacional dejó entonces en manos de las respectivas federaciones internacionales si los deportistas rusos podían competir bajo bandera neutral. Así ocurre todavía en Atletismo, donde World Athletics no ha levantado la suspensión.

El COI parece decidido a apoyar acciones contundentes de la AMA antes de Tokio. Un comunicado del organismo condena la "flagrante manipulación" y la considera "un ataque a la credibilidad del deporte así como un insulto al movimiento deportivo internacional". También deja claro que esas manipulaciones son "responsabilidad única de las autoridades rusa", por lo que abre la puerta a no sancionar a deportistas que demuestren su limpieza.

Por su parte, la RUSADA reconoció que no tiene "bases jurídicas" para impugnar la posible suspensión que dejaría al país fuera del movimiento olímpico y deportivo internacional, ya que se corresponden con las normas establecidas.