DOPAJE

Rusia corre el riesgo de no estar en los Juegos de Tokio 2020

La AMA cree que pudieron manipular los datos que obtuvo en enero en el Laboratorio de Moscú. Da tres semanas de plazo para explicarlo.

Rusia corre el riesgo de no estar en los Juegos de Tokio 2020
EFE

Otra vez, Rusia está en el disparadero. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) sospecha que sus autoridades deportivas pudieron manipular datos de los 24 terabytes que, tras muchos sudores y un serio ultimátum, pudieron sacar en enero pasado del Laboratorio Antidopaje de Moscú. El equivalente a 400.000 horas de música. Una cantidad ingente de información sobre análisis respecto a los que ahora se albergan dudas y que ha motivado que la AMA haya establecido un plazo de tres semanas para que Rusia aporte explicaciones.

El presidente del Comité Olímpico Ruso, Stanislav Pozdniakov, admitió que la situación es “muy grave” y que existe la “amenaza sobre las opciones de participación del equipo olímpico ruso el próximo año en los Juegos de Tokio”.

La AMA insistió en entrar en el laboratorio para extraer esa información y desenmascarar a más tramposos, después de que el informe McLaren destapara que más de 1.000 deportistas de 30 especialidades distintas participaron en una trama de dopaje estatal entre 2011 y 2015. Al parecer, lo que han encontrado no coincide del todo con los que les proporcionó Grigori Rodchenkov, el arrepentido exdirector del laboratorio y cerebro de un sistema que tuvo su cúlmen en dos grandes eventos organizados en su suelo, los Mundiales de atletismo de Moscú 2013 y los Juegos de Sochi 2014, donde se cambiaron frascos con muestras limpias para proteger a dopados por doquier.

Sí ha identificado la AMA, entre esos 24 terabytes, positivos de otros 47 deportistas que ha trasladado ya a sus correspondientes federaciones internacionales para iniciar procedimientos sancionadores. Una cifra que a la organización que vela por la limpieza del deporte le parece baja.

Rusia ya se quedó fuera de los Juegos de Río y Pyeongchang, pero en febrero de 2018 el Comité Olímpico Internacional volvió a abrirle la puerta. También la AMA, en medio de fuertes críticas (principalmente de la USADA estadounidense), rehabilitó a la potencia después. Pero las aguas siguen turbias. La suspensión planea y también un posible recurso al TAS, con el embrollo correspondiente, antes de Tokio.