Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Copa Argentina
Talleres Talleres TLL

-

Banfield Banfield BNF

-

NATACIÓN | GWANGJU 2019

Dressel vive su gran tarde y ya suma seis oros y una plata

El estadounidense ganó de una tacada los 50 libre, 100 mariposa (el viernes batió el récord de Phelps) y el relevo 4x100 libre mixto. Es el rey de Gwangju.

Caeleb Dressel.
Quinn Rooney
Premaat Cuidamos de ti y los tuyos Social Premaat

Fue la tarde de Caeleb Dressel, aquella que demuestra que se ha convertido en un nadador hegemónico, el nuevo icono de la natación mundial después de la retirada de Michael Phelps tras Río 2016. El estadounidense suma ya seis oros y una plata a falta de una jornada, y por segundo Mundial se convierte en el ganador de más medallas. Es el rey de Gwangju.

Para calentar, Dressel ganó el oro en los 50 libre. Habia coqueteado en las rondas anteriores con el récord del mundo de César Cielo, incluso siendo el único hombre en bajar de 21 segundos sin bañador mágico, pero en la final ganó con un tiempo de 21.04, récord de los campeonatos. Sus rivales, a años luz en una prueba tan igualada: el brasileño Bruno Frutus y el ruso Kristian Gkolomeev fueron plata ex aquo con 21.45.

Después, llegó su gran prueba, en la que había batido el récord del mundo de Michael Phelps y se había asegurado su quinto oro. Y la ganó con suficiencia y bajando de nuevo de 50 segundos. Así es Dressel, capaz de asombrar cuando toca: 49.66, la segunda mejor marca de la historia. De nuevo, sus rivales se quedaron en otra dimensión. Andrei Minakov fue plata con 50.83 y Chad le Clos, campeón olímpico en 2012, se colgó el bronce con 51.16.

Y, para acabar, el estadounidense participó en el relevo 4x100 libre mixto que se colgó el último oro de la tarde. Nadó la primera posta con un tiempo de 47.39. Estados Unidos se impuso a Australia, que fue plata, batiendo además el récord del mundo, con 3:19.40.

De Smith a la reinado de la sueca Sjöstrom

La natación estadounidense siempre es un semillero de talentos. No hay Mundiales que aparezca algún nadador que gane medallas o rompa récords. Regan Smith es sin duda la sorpresa agradable de la natación americana en los Mundiales de Gwangju que este domingo cerrarán el programa. Si en la jornada del viernes, la estadounidense rompió el récord del mundo de los 200 espalda, con un tiempo de 2:03.35, batiendo el 2:04.03 que estaba en poder de Missy Franklin, este sábado ha logrado colgarse el oro en otro intento de récord.

Smith salió dispuesta a romper de nuevo esa barrera, aunque finalmente las ansias provocaron que calculara mal la prueba. Pasó por el 100 nueve décimas más rápida que el día anterior y ocho en el 150, pero cuando todo apuntaba a un nuevo mordisco a la marca, la estadounidense perdió potencia al final y llegó exhausta. Aun así, su marca fue la segunda mejor de la historia (2:03.69). La plata se la colgó la australiana Keily Mckeown y el bronce la canadiense Kalye Masse.

Con autoridad también la sueca Sarah Sjöstrom ganó la prueba de 50 mariposa, con un tiempo de 25.02, por delante de la holandesa Ranomi Krowowidjojo y de la egipcia Farida Osman.