UFC

Holloway, 'por la tercera contra Edgar' para retomar el vuelo

Max Holloway defiende este sábado el campeonato del peso pluma ante Frankie Edgar en el UFC 240. El campeón viene de perder en una categoría más.

Previa del UFC 240: Holloway vs Edgar.
UFC

Max Holloway arriesgó una racha de más de cinco años invicto para intentar ser doble campeón de la UFC. El hawaiano, monarca del pluma, quería obtener también el cinturón del interino del ligero, el cual le daría la opción de enfrentarse a Khabib Nurmagomedov (ese pleito no se dio antes por problemas al bajar de peso de Holloway). Cayó derrotado ante Poirier en un pleito en el que demostró pundonor, pero le faltó pegada en una pelea que fue un toma y daca constante. El sábado regresa al octágono y solo habrán pasado 105 días, tiempo suficiente para él. El campeón no quiere pleitos fáciles y por ello ha decidido cerrar una pelea con Frankie Edgar.

Edgar, excampeón del peso ligero, es un viejo conocido para Holloway. Dos veces más se había pactado este pleito antes, pero una lesión por cada bando lo impidió. Sin duda es un combate que la gente quiere ver y es una gran ocasión para que Holloway recupere el lustre, pues antes de subir al ligero había demostrado que no tenía rival dentro del pluma. Para Edgar, por su parte, es quizá su última ocasión de ser campeón. Perdió ante Ortega (al que aceptó por la lesión de Holloway) y tuvo que derrotar a Swanson para recuperar su status. 

Ambos, por tanto, se juegan mucho. Holloway quizá más, y en la previa no ha dudado en avisar de que ha evolucionado. "Si miráis mis peleas veréis como soy diferente en cada una. El 27 de julio veréis un tipo diferente. El hombre al que miráis ahora mataría al chico que compitió en abril. En ocasiones es necesario bajar un escalón para subir una escalera más grande", apuntó el hawaiano, que antes de su derrota había noqueado a sus cuatro rivales anteriores. Ahí estará la clave de la pelea. En un duelo que se prevé en el striking, la potencia será clave y en esa faceta Holloway manda. Las apuestas están a su favor por los datos y por las últimas peleas de ambos. Edgar no es el de antes, pero tiene la calidad suficientes para sorprender. O no. Blessed quiere demostrar y buscará la victoria rápida. La redención está en juego en Edmonton.