GOLF | BRITISH OPEN

Royal Portrush pasa la prueba con buena nota

Varios jugadores se han mostrado a favor de volver a jugar un Open en el links norirlandés. El campo y el público encandilaron a los golfistas.

0
Shane Lowry sale del hoyo 16 en el Open Championship de Royal Portrush.
Richard Heathcote/R&A R&A via Getty Images

Tuvieron que pasar 68 años para que el Open Británico volviera a Irlanda del Norte. Como en 1951, el campo de Royal Portrush fue el elegido para reunir a los mejores en la búsqueda de la Jarra de Clarete. Ahora que el trofeo ha encontrado en Shane Lowry a su nuevo dueño, es momento de evaluar al campo norirlandés, que hasta esta semana era una incógnita para gran parte de los jugadores del circuito. Por el momento, el links que acogió la 148 edición del The Open Championship solo ha recibido buenas palabras de los verdaderos protagonistas, los golfistas.

El público abarrotó al completo el recorrido del campo, desde los días de práctica hasta el domingo, donde el triunfo del irlandés Lowry dejó varias imágenes para la historia, con una afición completamente entregada. Tal fue la afluencia de público, que la de Royal Portrush se convirtió en la edición del Open fuera de Saint Andrews con mayor asistencia de la historia. La organización del torneo supo gestionar a las masas a la perfección. A esto ayudó la población local, acostumbrada a respirar golf durante toda su vida. El rotundo éxito del links norirlandés ha hecho que el campo aparezca en las quinielas para volver a albergar una edición del Open en los próximos años, concretamente para la de 2024.

Y, como no podía ser de otra manera, uno de los líderes de la propuesta es Graeme McDowell, nacido en Portrush: "Ha sido una semana especial, espero que podamos volver pronto, hay rumores que dicen que en cinco años podríamos estar de vuelta". El golfista norirlandés no dudó en sacar pecho de su localidad natal, e insistió en la necesidad de volver cuanto antes: "Sería genial seguir acudiendo a Portrush, merece su reconocimiento. Si esperamos diez años quizás todo se enfriaría, la gente se habría olvidado un poco".

"Ha pasado demasiado tiempo hasta que se ha vuelto al Royal Portush, y la gente ha demostrado las ganas que tienen de no tener que esperar otros 70 años", dijo el inglés Lee Westwood al finalizar el torneo. Pero las buenas sensaciones y el apoyo recibido no fue únicamente hacia los jugadores ingleses e irlandeses. Jordan Spieth, ganador del Open en 2017, también abogó por el regreso a este links: "Ha sido increíble, he disfrutado mucho del campo, espero que entre en la rotación. La gente del pueblo es de primera categoría".

También se mostró a favor de la vuelta a Irlanda del Norte el norteamericano Rickie Fowler: "Me encantaría volver. Este campo es un gran test, es muy distinto al resto de links en los que he jugado". Sin duda, Portrush ha dejado muy contentos a las estrellas del golf mundial, entre ellas a Justin Rose: "La hospitalidad aquí es fantástica, te reciben muy bien. Ha pasado tanto tiempo que se notaba la ilusión de la gente".

De momento, las tres siguientes ediciones del Open Británico ya están asignadas: en 2020 se jugará en el Royal St George's Golf Club, en Inglaterra. Esto romperá con la tradición de acudir cada cinco años a St Andrews, pero es que será en 2021 cuando se vuelva al legendario links escocés, con motivo de la 150 edición del Open Championship. En 2022 el torneo viajará hasta Royal Liverpool. Es a partir de ahí, aunque los rumores apuntan a 2024, cuando Royal Portrush y su entrañable gente tendrá la oportunidad de volver a celebrar un Open.