Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

GOLF | BRITISH OPEN

Jon Rahm, como en casa

El golfista de Barrika, de 24 años, arranca el British Open en Portrush, en Irlanda, donde tiene dos victorias en el Irish Open.

Jon Rahm, como en casa
Kevin C. Cox Getty Images

Viento, lluvia, frío... y una relación que roza lo romántico hacen que Jon Rahm en Irlanda se sienta como en casa. En la isla ganó dos veces el Irish Open (el último hace 11 días) y hoy comienza el British Open en Portrush, al norte, cerca de la Calzada del Gigante y Portstewart, el recorrido en el que comenzó su idilio en 2017. "Los campos que juego aquí son como los de la Costa Vasca, me gusta llevar el jersey puesto, es el clima con el que he crecido. Es el grande más antiguo y el más prestigioso", señala el de Barrika (Vizcaya) para un torneo para el que se esperan 250.000 personas.

Rahm, de 24 años, ha dado un paso más esta temporada en los majors. Noveno en Augusta, tercero en el US Open, admite que ha crecido "como golfista y como hombre": "Aquí cada golpe cuenta. En un grande hay que hacerlo todo bien. Dejarla en calle, pegarla a green, manejar los hierros... Hay muchas cosas que pueden intimidar y el viento será clave".

Rahm aspira a suceder a Seve Ballesteros, el único español que ganó la Jarra de Clarete. El de Pedreña lo hizo tres veces, en 1988, 1984 y 1979. De aquel primer título se cumplen 40 años. "Creo que he visto todos los vídeos posibles de Seve que hay en Youtube", explica Rahm, que idolatra la figura de Ballesteros: "Sería muy especial ganar en el 40 aniversario de aquella victoria. A mí me gustaría".

Aunque si un español estuvo cerca de ganar el British Open fue Sergio García, segundo en dos ocasiones. "El campo me gusta, es un links en el que el viento será clave. Se nota que en Irlanda hay entusiasmo", decía. Y, además, están El Pisha Jiménez, que regresa a un major con 55 años, Arnaus, Cabrera Bello, Campillo y Otaegui. Siete españoles para unir su nombre en el cuadro de ganadores a Seve. En Irlanda, ante millares de aficionados y con Rahm, como en casa.