Competición
  • Champions League

GOLF | US OPEN

Pebble Beach muerde a Tiger y Rahm y Sergio aguantan

El Tigre no estuvo fino y se quedó a ocho del líder en casa club, Woodland con -8. García, de más a menos, sigue en -2 y Rahm subió a -3. Arnaus y Cabrera Bello lucharon para pasar el corte.

Tiger Woods US Open 2019
ROSS KINNAIRD AFP

Tiger Woods tenía clara su estrategia para la segunda vuelta del US Open, disputada este viernes. Saliendo desde el décimo hoyo en su partido matinal con el líder Justin Rose y Jordan Spieth, Woods apuntaba a “aguantar arriba” los nueve primeros, más complicados en este caso, e ir a por todas en la segunda mitad del recorrido. La primera parte de su plan la ejecutó a la perfección: cogió casi todas las calles y con un birdie sin fallos se plantó en el tee del uno en -2. Se esperaba entonces el rugido del Tigre, una explosión que le acercara liderato. No sucedió. Se fue dejando putts de birdie aquí y allá hasta que llegó el golpe: dos bogeys en los últimos hoyos. Cerró en +1 y al par en el total, lejos de la cabeza y con el semblante serio.

Con la Península de Monterrey cubierta de nubarrones y los greenes más rápidos que el jueves, esta vez Pebble Beach sí mordía. Era un día de aferrarse al campo con todo. Lo que hicieron Brooks Koepka y Justin Rose. El ‘cyborg’ de Florida, defensor del título por segundo año consecutivo, volvió a hacer dos bajo par y se quedó en -4. Y el inglés dejó un liderato en casa club de -7, con -1 en el día, hasta que por la tarde emergió un estratosférico Gary Woodland para firmar el mismo 65 que él el día anterior, igualando el récord del campo y subiendo el listón a -9. Por detrás hacía catarsis para dejarse alguna opción el tejano Jordan Spieth, ganador en 2015 (ese año añadió el Masters de Augusta y el Tour Championship) e irreconocible este año. Siete birdies y cinco bogeys jalonaron su vuelta de -2, de las mejores de la mañana (la mejor fue el -4 de Furyk). 

Sergio y Rahm brillan en el turno de tarde

Además de Spieth, Koepka o Rose, en el retrovisor de Woodland estarán Sergio García  y Jon Rahm, que partían de -2 en el turno de tarde.  El de Borriol  fue de menos a más y subió a -3 como Rahmbo, que se repuso a un mal inicio con tres birdies limpios en los nueve segundos.  Con este último jugó McIlroy, otra buena vuelta de -2 para -5 en total. Por la mañana había salido el canario Cabrera Bello (+3 este jueves), que se batió a cara de perro y peleó el corte como Adri Arnaus (+4 fue su vuelta). Ambos lo consiguieron con +2. Peor suerte corrieron clásicos como Ian Poulter y ganadores de majors como Justin Thomas, Bubba Watson, Jimmy Walker o Keegan Bradley. Pebble Beach enseña los dientes.